Una muerte a fuego lento
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Jorge A. Rodríguez y Morgado

Con fibromialgia no vives, sobrevives.

Sobrevives, muriendo a fuego lento.

Anónimo

El 12 de mayo de cada año se celebra el Día Internacional de la Fibromialgia, en homenaje al aniversario del día de nacimiento de la enfermera y escritora Florence Nightingale (1820-1910), considerada precursora de la enfermería profesional moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería.

Florence, conocida como “la dama de la lámpara” por su costumbre de realizar rondas nocturnas con una lámpara para atender a sus pacientes, sentó las bases de la profesionalización de la enfermería con el establecimiento, en 1860, de su escuela de enfermería en el hospital Saint Thomas de Londres, actualmente parte integrante del King's College de Londres. Su trabajo fue la fuente de inspiración de Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja y autor de las propuestas humanitarias adoptadas por la convención de Ginebra.

Hasta no hace mucho, la enfermedad de fibromialgia se conocía cómo fibrositis. No fue hasta 1976 que se cambió por la palabra fibromialgia, que proviene del latín Fibro: que significa tejido conjuntivo (grupo de tejidos orgánicos); Mio: del griego y se traduce literalmente cómo músculo y de Algia: también del griego, y quiere decir dolor, por lo tanto, la palabra adquiere el significado de “dolor en los músculos y tejidos”.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado, con una exagerada hipersensibilidad en múltiples áreas del cuerpo y puntos predefinidos. Además del dolor, otros síntomas, como fatiga intensa, alteraciones del sueño, depresión, ansiedad, rigidez articular, cefaleas y sensación de tumefacción en manos, se encuentran entre las manifestaciones clínicas más comunes.

Se estima que el 6.3% de la población mundial padece de fibromialgia. Si bien es más frecuente en las mujeres, también se produce en los hombres y niños de todos los grupos étnicos. Por sexos, la prevalencia entre los varones se estima en un 0.2%, frente a un 4.2% en las mujeres. Sin embargo, cuando afecta a la población infantil y juvenil, la mayor prevalencia en el sexo femenino no es tan acusada.

En México estudios recientes del Instituto Nacional de Cardiología, en conjunto con el Instituto Nacional de Psiquiatría y la Asociación Mexicana para la Prevención de la Ceguera en México, confirmaron que la fibromialgia es una neuropatía, que se origina en el sistema nervioso central y daña los nervios transmisores del dolor. Indican que aproximadamente un 2.5% de la población en México padece fibromialgia.

Los síntomas principales de esta enfermedad son: El dolor localizado, por ejemplo en la zona lumbar, cervical, hombros, rodillas, muslos y brazos, y suele empeorar con el frío, infecciones, estrés y falta de sueño; Agotamiento o fatiga crónica que oscila durante el día con una intensidad moderada a severa; Trastornos del sueño: dificultades para conciliarlo o interrupciones frecuentes durante la noche; Síndrome del colon irritable, síndrome de vejiga irritable, rigidez del cuerpo, cefaleas, malestar abdominal, entumecimiento y mareos; Aunque no es una enfermedad mental, el 30% sufre cuadros como ansiedad o depresión, y trastornos cognitivos como dificultad para concentrarse o retener información.

No existe en la actualidad un tratamiento curativo por tratarse de una enfermedad crónica y progresiva, pero dentro de las opciones de tratamiento se recomiendan: Programas de ejercicios aeróbicos; Ejercicios de fortalecimiento muscular y de estiramiento o flexibilidad; Técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad; Programas educativos que ayuden a comprender y controlar la fibromialgia; Además, se ha comprobado que la terapia cognitivo-conductual, mindfulness (atención plena), kinesiología, la terapia ocupacional, la musicoterapia, la terapia recreacional y la danza terapia son muy efectivas.

Con respecto al tratamiento farmacológico, hay algunas drogas aprobadas que han demostrado eficacia en el manejo de los siguientes síntomas: reducción del dolor y la ansiedad, mejoría del sueño y en la calidad de vida.

En virtud de que la fibromialgia, amable lector, es una enfermedad crónica e invalidante de causa desconocida y sin tratamiento eficaz y debido a que es una realidad que sigue creciendo, que no entiende de clases sociales, nivel cultural, edad, ni punto cardinal, es por ello que es necesario informarnos para estar en posibilidad de detectarlo a tiempo e iniciar un tratamiento.

Twitter @jarymorgado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

conoSERbien; www.sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 847 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc