El efecto pinocho: mentir (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

11 de agosto de 2022

ConoSer Bien

 

Los labios mentirosos son abominación a Jehová;
Pero los que hacen verdad son su contentamiento.
Proverbios 12:22

Como usted sabe, amable lector, Pinocho es un muñeco de madera del libro escrito por Carlo Lorenzo Fillipo Giovanni Lorenzini, más conocido Carlo Collodi, publicado entre 1882 y 1883, en donde el autor pretendió entregar un profundo mensaje espiritual, iniciático, esotérico y de desarrollo personal (Alekséi Nikoláyevich Tolstói escribió en 1936, una adaptación en ruso de ese libro, llamado “Las aventuras de Buratino”).

Pinocho es la historia del alma humana en su viaje de evolución espiritual. Mientras el carpintero Geppetto lo está tallando en su taller, cobra vida gracias al Hada azul. Lo que había sido un tronco de madera y luego una marioneta, se convirtió finalmente en una persona real. Un grillo llamado Pepe permanece junto al muñeco jugando el papel de la conciencia.

Cuando Pinocho sale al mundo surgen los problemas y sucumbe ante la tentación del orgullo. Se une a una compañía de circo y recibe aplausos, pero después de la actuación lo encierran en una jaula.

El Hada Azul acude a él preguntándole la causa de su encierro y Pinocho intenta justificarse ante ella diciendo mentiras; pero con cada mentira que dice le crece la nariz, reconociendo el muñeco de madera, que el mal no puede ocultarse con mentiras, y reconoce sus errores con honestidad, arrepintiéndose de ellos y promete no mentir.

La palabra mentir tiene el significado de "falsedad" y viene del latín mentiri, con el significado de "mentir, urdir un embute con la mente”. Mentiri hace alusión a la construcción de una falsa realidad a partir de saberes firmes, es decir algo sabiendo que es falso. En castellano existe una amplia lista de sinónimos de mentir: patraña, falacia, enredo, engaño, bulo, embuste o trola, entre otros muchos.

Desde la más remota antigüedad el mentir ha estado presente en la humanidad, ya que en la mitología griega Ápate era una divinidad que personificaba el engaño, el dolor o fraude. Fue, junto a su correspondiente masculino Dolos uno de los espíritus que salieron de la caja de Pandora y solían estar acompañados por los Pseudologos. Por ello tenían como opuesta a Alétheia, la verdad. Su equivalente romano era Fraus.

Los Pseudologos eran las personificaciones de las mentiras y las falsedades, los perversos hijos que tuvo Eris (la discordia) por sí misma. En la mitología romana Mendacium sería su equivalente. Una fábula transmitida por Fedro afirmaba que Mendacium (la mentira) fue creada por Dolo, la personificación de los engaños y las ardides, cuando trabajaba de ayudante de Prometeo.

“Prometeo tuvo que ausentarse cuando estaba fabricando a la Verdad. Dolo aprovechó la ocasión y construyó una estatua idéntica a la de su maestro. Cuando Prometeo volvió se sorprendió gratamente de las artes de su aprendiz, y metió ambas estatuas en el horno. Pero Dolo no había tenido suficiente barro para acabar su obra, y no había terminado de rematarle los pies. Por eso, cuando ambas estatuas salieron del horno, la Verdad caminaba con pasos firmes mientras que la Mentira, coja, tenía que detenerse”.

Así mismo, en la anécdota de “Los tres filtros de Sócrates” se nos invita a no mentir, ya que entre las preguntas que el maestro Sócrates hace a su discípulo, cuando éste le iba a contar algo de un amigo, le manifestó que antes de escuchar lo que tenía para contarle, el mensaje debía pasar por tres filtros necesarios. Si no los superaba, el mensaje no era digno de ser escuchado.

Las preguntas son: ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es verdad?, ¿Lo que vas a decirme es bueno o no? y ¿Me va a servir de algo lo que tienes que decirme de mi amigo? Entonces si nos es verdad, no es bueno y no tiene utilidad ¿Para qué querría saberlo? Esto nos asegura el no permitir que digamos o lleguen a nosotros informaciones o mensajes que sean mentira, que dañen o que sean inútiles.

Todo el mundo recurre a la mentira de manera cotidiana y muchas veces sin reflexionar sobre ello. La mentira común se distingue de la mentira patológica en que la mentira habitual es una falsificación voluntaria de la realidad con el objeto de obtener un fin o huir de una situación desagradable. La mentira patológica se hace fundamentalmente para eludir la realidad.

La mentira es una conducta cotidiana del ser humano y se considera como uno de los recursos más útiles y deseables para conseguir lo que uno se propone, pero, el mentir implica arriesgarse a ser condenado por los demás, si se es descubierto. Aun al proferir una mentira piadosa, por un bien superior.

En un inicio, el autoengaño puede surgir como un intento de hacer más fácil el acto de mentir: El sujeto se engaña a sí mismo para automatizar el acto de mentir. Sin embargo, pronto el beneficio adquiere un nivel mucho más íntimo. La falsa imagen sobre su persona se vuelve creencia. El engaño surge de nuevo de una necesidad, pero esta vez es una necesidad de creer que se es lo que se pretende.

La historia de Pinocho puede no ser sólo una historia de ficción ya que la nariz sí nos delata. Científicos de la Universidad de Granada, en España, revelaron lo que denominaron "el efecto Pinocho": cuando una persona no dice la verdad, la temperatura de la punta de su nariz aumenta o disminuye.

Para llegar a esa conclusión, los expertos aplicaron una técnica para detectar la temperatura de los cuerpos (termografía), llegando a la conclusión de que: "Si realizamos un gran esfuerzo mental, desciende la temperatura en nuestra nariz, y ante un ataque de ansiedad, se produce una subida general de la temperatura facial"¹.

También encontraron que al mentir aumenta la temperatura corporal en la zona del músculo orbital, situado en la esquina interna del ojo.

El mentir, amable lector, es un fenómeno arraigado a nuestras personas formando parte de nuestra vida diaria. Mentir nos brinda una ilusión de control sobre nuestra realidad, que nos otorga ciertos beneficios. Al ocultar la verdad, adquirimos el poder de presentar la que consideramos nuestra en su lugar.

Evitemos el efecto Pinocho.

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com

Referencia:
1. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/11/121123_salud_nariz_efecto_pinocho_temperatura_tsb

next
prev

Hay 1810 invitados y ningún miembro en línea