Las Mujeres del Alba*
Minuto a Minuto

 

 

En uno de los peores momentos que vivimos las mujeres mexicanas,  inicia el mes de marzo -el 8 es el día declarado “Día internacional de las mujeres”-  siendo testigos del asesinato de mujeres luchadoras sociales exigiendo justicia por los asesinatos de sus hijos.  Documentando, que día a día la lista de mujeres víctimas de las reformas constitucionales que han vulnerado los derechos adquiridos se incrementa, sumiéndolas a dobles infortunios: la pérdida espontánea de sus hijos y vivir en un régimen confesional que las sentencia a 23 años de prisión. Conociendo,  cómo el “pánico moral”  -señalado así por Gloria Careaga-  se apodera del gobierno federal panista para obstaculizar los avances  en la defensa de los derechos humanos para todas y todos.

Y ahora, por si no fuese suficiente,  se está persiguiendo y asesinando a los familiares: secuestrados, torturados, incendiadas sus propiedades.

Justamente por ello, resulta particularmente muy interesante en este momento en que la violación a los derechos humanos se está haciendo común, la lectura de la reciente publicación del libro póstumo escrito por Carlos Montemayor,  Las Mujeres del Alba.

A  un año justo de su muerte, con la publicación de Las Mujeres del Alba,  el autor cumple  la promesa que en vida hizo cuando al presentar otro de sus libros Las armas del alba,  se le cuestionaba “que en ninguna de sus partes se mirarán las mujeres” y se comprometió a escribir otro libro dedicado a las mujeres de esos guerrilleros; en toda su lectura subyace el papel de  las mujeres, cuando de defender sus causas se trata.

Por ello hoy es de obligada lectura  para todas las autoridades;  de todos los niveles pero especialmente para aquellas del gobierno federal panista, empezando por el Presidente de la República  y continuando con todos los hombres encargados de la “guerra” en contra del narcotráfico, para que se enteren acerca de las reacciones que se provoca en las mujeres cuando son perseguidas, criminalizadas y hasta asesinadas.

Las Mujeres del Alba nos traslada a conocer las historias de vida de personajes femeninos que encarnan y dan voz a  Herculana,  Monserrat la madre,  Albertina, Monserrat la hija, Estela la esposa, Carmen, Lupe, Esperanza, Alma la madre, Alma la hija, Paquita, Irene, Estela la hermana, Águeda, Nohemí, Bertha;  madres, hijas, esposas, hermanas, amigas de aquellos hombres que se unieron a una lucha social  que dio origen a los movimientos armados del México contemporáneo, en la década de los setentas.

Mujeres que nos narran sus sentimientos, sus preocupaciones, sus fortalezas para enfrentar la muerte de sus familiares.  Cómo el miedo a la muerte en lugar de frenarlas les daba más furia y más orgullo;  cómo vivían su duelo, muchas veces sin verlo, porque no sabían a donde se llevaban a sus familiares, pero sabían que estaban muertos; cómo no permitían que las vieran llorar, cómo guardaban su dolor ante sus hijos y no se dejaban derrumbar;  muestran también, cómo los acompañaban en sus vidas para infundirles vigor, cómo se amaban y se demostraban amor; y cómo después enfrentaban las persecuciones en su contra.

Todas ellas mujeres con plena conciencia que desde su vínculo con los seres queridos silenciosamente, solidariamente apoyaban a quienes ofrendaban sus vidas por defender su causa.

Por ello rescato esta lectura en la que una vez más, la acción de las mujeres se hace presente, como lo fue en el movimiento de la independencia y de la revolución mexicana;  cómo lo es en estas luchas sociales narradas excepcionalmente por Carlos Montemayor; cómo sucede hoy,  con las mujeres víctimas de la guerra en contra del narcotráfico, que exigen justicia para sus muertos.

Muchas luchadoras sociales de ayer como Juana Barragán La Barragana, Juana Bautista La Gabina, Josefa Ortiz La Corregidora, Leona Vicario, en la Independencia.  Muchas Guadalupe Roldán, Rosa, María y Guadalupe Narváez Bautista, Carmen y Natalia Serdán y las Adelitas, las Coronelas en la Revolución, solo por mencionar algunas.

Y hoy muchas Marisela Escobedo  o  Josefina Reyes Salazar que no solo arriesgaron sus vidas, después de vivir la pérdida de sus hijos e hijas, no temieron a la muerte y demostraron que a veces con plena conciencia y a veces de manera espontánea e intuitiva, enfrentan.  
Y nunca más las frenan, y sí, les dan más furia y más orgullo.

¿Esa es la ruta de solución que el gobierno federal pretende recorrer?
Espero que así no sea y que el 8 de marzo del próximo año, las cosas sean diferentes.

*Titulo de la novela  “Las mujeres de Alba”.- Carlos Montemayor.- Primera edición: agosto,   2010.

rocio garcia o*Rocío García Olmedo (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)ha desempeñado diversos puestos públicos y políticos en el estado de Puebla, México.

Más de la obra de Rocío García Olmedo:
next
prev

Hay 815 invitados y ningún miembro en línea