El Bien y el mal en el Anillo del Rey Salomón
Minuto a Minuto

 

 

El Bien y el mal en el Anillo del Rey Salomón
Milan Gaona Villalvazo
Enrique Canchola Martínez
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa
Ciudad de México
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

19062020

Algunos libros hebreos y algunos relatos orales que se han convertido en leyendas, relatan los poderes fantásticos del anillo del tercer y último monarca del reino unido de Israel, el poderoso, sabio, carismático, arquitecto y poeta, Salomón (965 y 928 a. C.) del (hebreo שְׁלֹמֹה, Shlomoh), también llamado Jedidías (hebreo: יְדִידְיָהּ Yedidyah) o Sulayman, según el Corán. Autor según la Biblia del Libro de Eclesiastés, el Libro de los Proverbios y el exquisito y romántico y hasta un tanto erótico Cantar de los Cantares.
Se dice que en el anillo formado por dos triángulos superpuestos con un vértice hacia arriba y el otro vértice hacia abajo que en conjunto forman una estrella de 6 picos, fue heredado a Salomón por su padre el Rey David y que en este anillo están contenidos todos los conocimientos posibles de la humanidad y las conciencias del yo material, del yo social y el yo espiritual, a lo que la Iglesia Católica a denominado la Santísima Trinidad o a lo que la psicología y particularmente el psicoanálisis han interpretado como el ello, el yo y el súper yo o el Cerebro Triuno, según el Médico Norteamericano Paul D. MacLean (1 de mayo de 1913 – 26 de diciembre de 2007) en el cual se encuentran la naturaleza animal, (cerebro Reptil), la naturaleza emotiva (cerebro límbico) y la naturaleza pensante y espiritual del hombre (la neocorteza).
Se ha dicho también que el anillo fue entregado por el Arcángel Gabriel, mensajero de Yahveh el dios de los judíos, al llamado rey sabio para que con su secreta erudición pudiera manejar a los genios también llamados djinn, a los demonios y hasta a los animales y poder de esta manera gobernar con rectitud y justicia y aplicar la Ley de Dios para que el Reino alcanzara la prosperidad.
También se cuenta que dicho anillo contiene en el centro el nombre sagrado de Dios, a lo que los árabes han denominado el Khatim Sulaymani (sello de Salomón), o andamio celestial por donde transitan el bien y el mal, el principio y el fin, la luz y la oscuridad, el ying y el yang, el pecado y la pureza. A la sortija se le ha atribuido ser un talismán del que proviene la sabiduría; para diferenciar entre el bien y el mal, y para protegernos de los demonios. En estos tiempos es muy buena alegoría el anillo del rey Salomón. Necesitamos uno como ese porque los demonios no se cansan en visitarnos a pesar de que los saludamos y platicamos con café y galletas, cada vez que se van nos dejan mucho peor que antes. Tenemos que rescatar la parte de la mente y la conciencia que todavía pueden luchar contra los demonios y quitar la viga de los ojo para ver claramente ya no solo la diferencia del bien y el mal y darnos cuenta de que tal vez no existen el bien y el mal, solo niveles de intelección y cercanía a lo más perfecto de lo perfecto.
Porque acaso Dios diferencia entre bueno o malo, blanco y negro?? Nosotros sí tenemos que hacerlo porque es nuestro castigo? Aprendemos el ejemplo. Pero habrá un ejemplo mejor que el padre de todo?? Tenemos que imitar a la naturaleza y así podremos vivir y morir en paz y no nos vaya a pasar lo del Rey Salomón que la avaricia lo destruyo y lo mató.

next
prev

Hay 620 invitados y ningún miembro en línea