Para que sirven los Buenos y los Malos Recuerdos
Minuto a Minuto

 

 

Para que sirven los  Buenos y los Malos Recuerdos 
Enrique Canchola Martínez
Universidad Autónoma Metropolitana
12042020

Los recuerdos son programas mentales que tienen la función de estructurar, regular y verificar la actividad cerebral para que en ese andamio transite el aparato mental.

Los recuerdos son necesarios para organizar las actividades conscientes e inconscientes de los seres vivos y especialmente de los humanos.

Los recuerdos son emociones que nuestro aparato mental los almacena, los decodifica y los clasifica como positivos o buenos y malos o negativos.

Los recuerdos tienen cada uno de ellos una función específica.
Los recuerdos positivos son rescatados de donde reverberan, en los centros nerviosos que participan en la obtención, procesamiento y almacenamiento de la información.

Los buenos recuerdos
Los recuerdos buenos, aumentan la atención, la capacidad de retención al mismo tiempo de muchas informaciones, conocimientos y conceptos que permiten construir conciencia renovada y nuevos conocimientos y conceptos mediante mecanismos mentales deductivos e inductivos.

En resumen los buenos recuerdos o positivos sirven para aumentar la atención, la memoria la conciencia y son particularmente inductores de emociones que llevan al individuo a ser creativos y a realizar actividades sublimes y desempeñarse mejor tanto física como intelectualmente.
Desde el punto de vista neuroendocrino los buenos recuerdos modulan la función de todas las glándulas induciendo la secreción y la liberación de todas las hormonas relacionadas con el placer, el crecimiento y la reproducción y de los neurotransmisores responsables de la felicidad y del hedonismo, entre ellos la dopamina, la serotonina, la acetilcolina, la noradrenalina y las encefalinas y endorfinas entre otros.

Los malos recuerdos
Por otra parte los recuerdos malos o negativos, son emociones que se quedaron codificadas en los centros nerviosos de la aversión y que duelen recordarlos, son perturbadores de nuestra mente y de nuestro cerebro, conllevan dolor, ansiedad, estrés, tristeza desesperación y son capaces de modificar las funciones de nuestro cuerpo, especialmente los malos recuerdos son los responsables de la perturbación de la actividad de del eje hipotálamo, hipófisis suprarrenal que se traduce en alteraciones hormonales y de neurotransmisores que modifican funciones de todos los sistemas de nuestro cuerpo, especialmente el hígado, la piel, el estómago, los intestinos, la tiroides y el corazón provocando enfermedades de estos sistemas, como son diabetes, hipertensión y otros trastornos metabólicos.
Sin embargo, es importante mencionar que los malos recuerdos tienen algunas funciones positivas, entre otras, aumentan la capacidad y disposición para reflexionar sobre las malas o equivocadas acciones de que en forma voluntaria o involuntaria, conscientes o inconscientes llevamos al cabo, ayudan a focalizar la atención sobre el actuar en nuestra vida y sobre la interacción inadecuada social política económica familiar etc. que nos ha llenado de miedo rencor o tristeza, finalmente es importante mencionar que los recuerdos negativos también son emociones movilizadoras qué hacen que el individuo reflexione y actúe con renovada conducta y con una conciencia empática y solidaria que le dé sentido, alegría y felicidad a la vida .

next
prev

Hay 364 invitados y ningún miembro en línea