Enfermería ayuda a pacientes hipertensos a seguir sus tratamientos
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 18 de noviembre de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Así lo detalla la investigación de la enfermera Natalia Esquivel Garzón, especialista en Cuidado Crítico en Adultos y en Pedagogía, y doctora en Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien realizó un estudio cuasiexperimental en una muestra de 153 adultos con HTA, 78 de los cuales recibieron atención habitual y 75 intervención adaptada.

Según el estudio, dentro de los factores asociados con la falta de adherencia a los tratamientos de la HTA se incluyen la inadecuada comprensión del proceso de enfermedad, la falta de habilidades y la baja motivación, que pueden desencadenar en un menor control de la presión arterial, lo que a su vez aumenta el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

La intervención “Desplegando mis recursos personales”, que surge desde el Doctorado en Enfermería de la UNAL, consiste en aplicar un cuestionario de cinco minutos sobre la cotidianidad del paciente en aspectos como la regularidad en la toma de medicamentos y si tiene o no actividad física, lo que permite evaluar si se adhiere o no a su tratamiento.

Después se le informa al paciente el estado de esa adherencia y se le invita a reflexionar sobre su estado de salud. Se le hacen preguntas guiadas y previamente desarrolladas, orientadas a las necesidades desde el conocimiento o motivación, pues pese a que algunos conocen la enfermedad, carecen de motivación para tratarse.

Por último se traza un plan de acción concertado, se establecen objetivos puntuales y se evalúa si hay o no mejora. Se hace un seguimiento a esos logros y dificultades que permitan ir modificando su estilo de vida, como por ejemplo evitar el consumo de alimentos enlatados con alto contenido de sodio, o reemplazar la sal por especias recomendación típica para estos pacientes.

“En esta intervención, que debe ser individual, es importante la escucha activa, identificar qué necesita el paciente y cómo se puede trabajar para mejorar el tratamiento y su adherencia”, señala la investigadora, y agrega que esta se desarrolló con base en la literatura, en consenso con expertos y pacientes.

Compromiso del paciente

En el grupo de enfermedades crónicas o no transmisibles, la enfermedad cardiovascular ocupa el primer lugar en morbimortalidad en el mundo. Dentro de los mayores factores de riesgo se encuentra la HTA.

Esta patología se asocia con la aparición de otras enfermedades como la coronaria, la cerebrovascular y las renales, ocasionando en la población adulta discapacidad, afectación de la calidad de vida, pérdida de años productivos e incremento de costos en atención para el sistema de salud. 

Para el adecuado control de las cifras de presión arterial se requiere de la participación y el compromiso del paciente en la planificación, ejecución y seguimiento del régimen terapéutico, el cual se construye en acuerdo con el profesional de la salud. 

“Los pacientes requieren ajustes en su estilo de vida y asumir un régimen farmacológico y no farmacológico, por lo que se enfrentan a una serie de cambios que los afectan emocional, social y biológicamente. En consecuencia, tienen diferentes formas de comprender, explicar, manejar y comportarse, lo que deriva en un grado de adherencia al tratamiento diferente para cada paciente”, concluye la investigadora.

Fuente. agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 1264 invitados y ningún miembro en línea