Anonymous, ¿Robin Hood del activismo?
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 06 de julio de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Así lo afirma Yuliana Andrea Agudelo Montoya, magíster en Estudios Políticos, quien con la guía del profesor Édgar Ramírez, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, delinearon varias características del movimiento Anonymous, a partir de un estudio de caso del movimiento vislumbrado en el nodo (o célula) Anonop, en el trabajo de tesis denominado “Análisis del cibermovimiento Anonymous, estudio de caso”.

“La manera disruptiva utilizada por el movimiento, con la cual visibilizan problemas, atacan a los posibles causantes o creadores de una coyuntura –especialmente de violaciones a derechos humanos– apuntan al objetivo de una manera transgresora llamando la atención de la opinión pública y se alimentan de ella”, afirma la magíster Agudelo.

En su trabajo, destaca que se trata de “una estructura que se asemeja a un panal de abejas, por fuera puede parecer caótica, pero con un corte sagital (plano medio) se pueden ver sus estructuras y divisiones internas que permiten entender su funcionamiento”.

Este colectivo virtual trasciende la territorialización (vínculo específico creado por la conexión con un territorio) de muchos movimientos políticos y sociales, lo que le da una visibilidad internacional, que además es aprovechada por la estructura horizontal del movimiento que, aunque desterritorializado, está ligado al espacio virtual en el que actúa. Cuenta con la aprobación de muchos al mismo tiempo, mientras que otros los ven como un grupo que atenta contra la seguridad informática.

Un movimiento descentralizado

El estudio demostró que las estructuras de organización y accionar tradicionales, caracterizadas por la rigidez y centralización, quedan atrás cuando se sumergen en este ecosistema virtual, abriendo oportunidades de liderazgo interno, además de la rápida proliferación de sus objetivos y acciones que le permite alcanzar con mayor facilidad el nivel internacional a través del hacktivismo.

Estableciendo contacto con miembros activos de Anonymous que trabajan conjuntamente en Anonops y utilizando diversas metodologías de investigación, la magíster Agudelo pudo comprender con mayor claridad el modus operandi y la organización que, por lo general, se forma sin premeditación y más bien con mucho pragmatismo, atendiendo a las condiciones y al contexto inmediato.

“Debido a la naturaleza del fenómeno, se hizo una aproximación desde diferentes metodologías para dar una mirada más amplia al mundo hermético de esta organización”, agrega la magíster Agudelo.

En el desarrollo del estudio se usaron varias fuentes, literatura de la profesora Gabrielle Coleman –el proceso evolutivo del movimiento–, entrevistas, observación de dinámicas asequibles y herramientas de internet, con el fin de realizar una triangulación de la información que permitiera robustecer esta aproximación desde las ciencias sociales.

Pese a que estos grupos nacieron como agregados, carentes de líderes, voceros, estructuras jerárquicas y descentralización, las circunstancias los han hecho actuar bajo otra dinámica: se trazan algunos esquemas de jerarquía y autoridad que ostentan unos cuantos miembros, quienes por condiciones específicas son fichas fundamentales dentro del colectivo y en el desarrollo de las maniobras, por factores como alcance y conocimiento técnico.

“Las circunstancias externas también son determinantes en el comportamiento del grupo en materia de estructura y organización, en la medida en que se deben ajustar internamente para evitar los peligros legales que sus actividades suponen o las amenazas a sus repertorios de acción”, explica.

Mil caras bajo una sola máscara

Además de Anonymous –y el rostro de Guy Fawkes– que es la marca global del movimiento y de quienes parten las bases ideológicas de la comunidad, existen otros portales –o nodos– como Anonops (estudio de caso), que a través de una interfaz sencilla ofrece numerosas opciones para los miembros y usuarios que ingresen a ella, sin dejar a un lado sus propósitos arraigados de trabajar y luchar por los derechos y por el principio en el que creen: la libertad de expresión.

Si bien bajo ciertas circunstancias se cae la imagen de estructura horizontal, se mantiene a toda costa la internacionalización de ciertos objetivos, y más que eso, la desterritorialización de la lucha y el accionar.

Ya no hay enfrentamientos directos en una latitud física, sino que las operaciones y misiones tienen lugar en un espacio abstracto en el que todos pueden ser actores, perpetradores o víctimas.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

next
prev

Hay 194 invitados y ningún miembro en línea