Medicamentos: ¿bienes públicos?
Minuto a Minuto

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 30 de junio de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Así lo afirmó Michel Lotrowska, director ejecutivo de la Iniciativa  Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, por sus siglas en inglés) para Latinoamérica, organismo desde el cual se trabaja en enfermedades olvidadas como leishmaniasis, VIH, micetoma, chagas y filariasis, entre otras patologías.

Al referirse a la situación actual debido a la pandemia, el directivo señaló que esta deja grandes lecciones para varios sectores, tales como la necesidad de contar con servicios e infraestructura de salud pública de calidad, un límite de interdependencia global en suministros para la producción local de herramientas estratégicas y el papel protagónico de los Gobiernos para definir las prioridades en salud pública.

En Colombia, los gobiernos locales han sido líderes en tomar decisiones, aunque las entidades internacionales también han jugado un papel muy importante.

Recientemente la OMS designó al profesor Carlos Álvarez Moreno, profesor titular del Departamento de Medicina Interna de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Bogotá, como coordinador de la realización de estudios clínicos sobre tratamientos a pacientes con COVID-19, y como enlace entre proyectos actuales que se desarrollan en el país.

“Uno de los proyectos más representativos es un estudio en el que inicialmente participan 4.000 pacientes de 25 países, pero al que se han sumado decenas de personas alrededor del mundo para unir esfuerzos científicos en pro de atacar una situación que afecta a los ciudadanos sin distinción de fronteras”, explica el directivo.

En Colombia, más de 30 instituciones de Cundinamarca, Santander, Nariño, y Antioquia, entre otros departamentos, son aspirantes a participar.

“La respuesta de instituciones en el país para iniciar el proyecto se ha dado en tiempo récord e incluso se han logrado reunir comités de ética; hay pequeños y grandes retos, pero ha sido una experiencia importante de coordinación y solidaridad”, afirma el profesor Álvarez, ahora coordinador de la OMS para Colombia.

Antecedentes como referente

Según la abogada Judit Rius Sanjuan, funcionaria del PNUD de las Naciones Unidas, hay una historia relativamente optimista que recoger y transmitir; su experiencia con enfermedades olvidadas otorga, según ella, las mayores enseñanzas. Un reto reconocido es la brecha de innovación en América Latina: resultados y acceso equitativo.

Las enfermedades olvidadas –incluyendo malaria y tuberculosis– dan cuenta del siguiente panorama: en la década 2000-2011 hubo avances, pues del 1,3 % de la década anterior se pasó a un 3,8 % en la producción de medicamentos enfocados en estas enfermedades, es decir, 756 de 850 productos incluyendo vacunas.

Un elemento crucial es la falta de financiamiento y sostenibilidad de estos, especialmente cuando llegan a la fase III y son más costosos e intensivos.

“Los altos precios en medicamentos y la falta de innovación son un reto mundial, no solo se constituyen en un problema para los países en vías de desarrollo, sino que es global, hay economías altas que presentan el mismo problema”, afirma la abogada Rius.

El panorama retrospectivo deja, por un lado, un referente para que la COVID-19 no resulte en la lista de enfermedades olvidadas con el paso del tiempo y su normalización social; y por otro, que los esfuerzos especialmente político-económicos conjuntos permiten avanzar con más eficacia hacia la solución para combatir la enfermedad.

La declaración como bienes públicos tanto de la eventual vacuna como del tratamiento farmacológico y de todos los avances de esta temporada no interfiere en que privados puedan beneficiarse económicamente de los resultados: radica en que se hagan comunes las respuestas para que de ahí en adelante cada nación o región pueda tomar su camino.

Según la funcionaria Rius, “es necesaria la coherencia entre política y gobernanza: la ONU debería establecer un esfuerzo interagencial para el área e incrementar la coordinación entre las entidades, siguiendo las recomendaciones de los paneles al respecto”.

Estas intervenciones tuvieron lugar en el webinar “Modelos de coordinación de la investigación para garantizar la disponibilidad de medicamentos e insumos a nivel global en el caso de la COVID-19”, moderado por la profesora Claudia Vaca, del Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder de la UNAL, y organizado con el objetivo de tener una discusión enfocada en los desafíos posteriores a la  COVID-19.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

next
prev

Hay 357 invitados y ningún miembro en línea