Universidad e indígenas se conectan con sabiduría ancestral
Minuto a Minuto

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 23 de junio de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Esta iniciativa está ligada a la misión de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Amazonia que busca unir el desarrollo con el pensamiento y con los pueblos que habitan la región, teniendo en cuenta su forma de ver la vida y de hacer las cosas, para conservar sus tradiciones y la forma de educar a los miembros más jóvenes de las comunidades.

Así describe este espacio de encuentro el profesor Juan Echeverri, de la UNAL Sede Amazonia y del Instituto Amazónico de Investigaciones (Imani). “Muchos de los participantes son jóvenes que vienen a Leticia para buscar educación y un sustento económico, pero se encuentran con culturas totalmente diferentes y con una gran cantidad de vicios que pueden hacer se pierdan en el camino del alcoholismo y el desorden”, señaló.

El proyecto contó con tres grupos de personas: adultos mayores, mujeres conocedoras (cantoras, tejedoras) y jóvenes, que al final sumaban más de 300, con encuentros semanales los miércoles en la noche.

Además hubo un grupo de unos 15 jóvenes que siempre asistieron de forma espontánea, superando las dificultades propias de sus labores personales o laborales.

Uno de los grupos que participó fue el de danza Kaɨ Komuiya Uai (Palabra principio de vida), que proviene de lo que se conoce como hijos del tabaco, la coca y la yuca dulce, pueblos de las familias lingüísticas Witoto y Bora, de la región del Caquetá y Putumayo.

Promoción intercultural

Desde 2004 la UNAL Sede Amazonia recibe población indígena en sus programas académicos, gracias a la cual se ha generado el surgimiento de espacios interculturales como los “círculos de la palabra” y la construcción de una maloca en el campus (“Casa Hija” Komoko).

Se trata de un sitio singular del campus de Leticia, concebido desde 2010 como un espacio intercultural y renovado por completo en 2017 con la ayuda de los estudiantes indígenas de la UNAL, quienes querían contar con un espacio para mambear, lamer ambil y asentar la palabra que traían de sus territorios de origen.

Según el profesor Echeverri, el proyecto Ruakɨdo komekɨ jiyode nace gracias a las experiencias previas que se han tenido, que permiten generar con sabiduría un nuevo camino.

Un ejemplo de ello es la cátedra “La lengua es espíritu”, un espacio académico de lenguas que se dictó en 2018, y en el cual se buscó darle un giro a la tradicional cátedra de la Universidad, que siempre buscaba ponentes conocedores del tema, para que en esta ocasión fueran las lenguas nativas las que le dieran origen al encuentro.

“La cátedra buscaba la esencia y expresión del espíritu de las propias lenguas, lo cual lleva a dilucidar realmente el misticismo y el conocimiento intrínseco en la cultura, que nos habla sobre alimento, canto, baile, poesía, encuentro social, arte y curación”, señaló el profesor Echeverri.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

next
prev

Hay 653 invitados y ningún miembro en línea