A vigilar niveles de metales en productos naturales
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 16 de noviembre de 2019 — Agencia de Noticias UN-

Estos fueron los resultados obtenidos por Luz Adriana Ruiz Pérez, magíster en Toxicología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien se interesó por este tema por la poca vigilancia sobre estos productos considerados de origen natural, en comparación con los medicamentos alopáticos, como se conocen los convencionales.

El estudio se hizo con 105 muestras, cuyos resultados se compararon con los límites establecidos en el Decreto 2266 de 2004, y no fueron excedidos. La investigadora explica que lo establecido para plomo son 10 mg por cada Kg y se obtuvo un máximo de 2,3 mg, mientras para el cadmio es de 0,3 mg y el promedio en los productos evaluados estuvo por debajo de este, excepto un caso que se acercó al límite.

La situación despierta preocupación, ya que en las últimas décadas se ha extendido el uso de plantas medicinales y de productos fitoterapéuticos en todo el mundo, por la búsqueda de alternativas para tratar diversas afecciones de la salud, a lo que se suma la sensación de “seguridad” sobre estos productos, considerados como naturales.

La investigadora menciona que dentro del campo de la toxicología se conoce que estos productos pueden estar contaminados con diversas sustancias químicas, como plaguicidas y metales pesados, cuyos límites máximos son establecidos por normativas como el Decreto 2266 de 2004, que se refiere especialmente al contenido de estas sustancias que pueden contener las plantas a partir de las cuales se obtienen los productos farmacéuticos.

A partir de ahí, la idea del trabajo era establecer una línea base para conocer los niveles de contaminación que podrían existir en los fitoterapéuticos de alcachofa y ajo, dos de las plantas más usadas en el país en tales productos, y que muchas personas los consumen de manera permanente, incluso una pastilla diaria para mantener sus niveles de presión arterial.

Para este estudio se partió de la información de la Secretaría de Salud Distrital, para identificar las tiendas naturistas de Bogotá y hacer una revisión aleatoria de los productos que venden en presentación sólida de ajo y alcachofa.

Las muestras se llevaron al Laboratorio de Toxicología de la Facultad de Medicina de la UNAL, donde se analizaron los niveles de cadmio y de plomo –únicos metales regulados por la normativa nacional– a través del método “espectrofotometría de absorción atómica con horno de grafito con digestión ácida asistida por baño termostatado”.

Mejorar las exigencias

Respecto a estos resultados, la magíster precisa, en primer lugar, que la normativa nacional, que se basa en los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud, solo habla de los niveles de estos contaminantes en la materia prima, que en estos casos son las plantas, y no en los productos terminados.

Aunque las muestras analizadas se encuentran dentro de lo exigido en el país, no les va tan bien si se comparan con normativas internacionales que son un poco más estrictas, como las de la Unión Europea, donde se ha identificado la contaminación por metales pesados en productos fitoterapéuticos como una problemática importante. En estos países, los niveles máximos permitidos para plomo pueden ser de 2 mg por Kg, y para cadmio de 0,2 mg por Kg.

Este primer acercamiento a la problemática relacionada con las plantas medicinales en Colombia evidenció que sí hay presencia de los metales buscados y que es importante vigilar la seguridad de estos productos con el fin de evitar que los consumidores se encuentren en riesgo.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1461 invitados y ningún miembro en línea