Etapas de alimentación de lechones determinan su rentabilidad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

MANIZALES, 30 de octubre de 2019 — Agencia de Noticias UN-

En Colombia el costo de producción de un kilo de carne de cerdo está determinado por la alimentación desde que nacen los lechones hasta que salen a la venta, pasando por tres etapas principales: cría, precebo y ceba.

Al comparar los parámetros que conforman la producción porcina –consumo de alimento, ganancia de peso y conversión alimenticia en la etapa de precebo–, John James Borbón Gómez, estudiante de la Maestría en Administración de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, busca demostrar cómo la alimentación en cada una de estas etapas se relaciona directamente con una mejor rentabilidad financiera de la granja.

“El rubro de alimentación en los lechones alcanza cerca del 75 % de los costos de producción, ya que Colombia depende de la importación de materias primas como el maíz y la soya”, advierte.

En el estudio se analizaron 5.753 lechones divididos en 3 grupos, con edad promedio de 21 días, alimentados con concentrado comercial. “Nos centramos en la etapa de precebo, cuando los lechones alcanzan los 6 kilos, logrando en 7 semanas un peso final de 32 kilos. En esta fase, la alimentación pasa de leche materna a una dieta basada en maíz y torta de soya”.

El análisis se enfocó en tres variables: consumo de alimento durante cada etapa de engorde; peso final que se encontrará al terminar la etapa y pesar los cerdos; y la ganancia de peso diaria, que corresponde al promedio de aumento diario conseguido por un lote de animales.

Los lechones se dividieron en tres subgrupos, según el peso promedio del lote; el grupo 1, de bajo peso, con 1.553 lechones hasta de 5,2 kg; el 2, de mediano peso, con 1.402 lechones y peso entre 5,3 y 6,5 kg, y el 3, de alto peso, con 2.798 lechones y un peso superior a 6,5 kg.

Durante el estudio se analizó la relación entre consumo de alimento y ganancia de peso en lechones que inician la etapa de precebo, contabilizando la cantidad de alimento depositado en los 39 comederos. “Los de menor consumo fueron los lechones del grupo 1, que corresponden a los más livianos, y, por lo contrario, los del lote 3, los más pesados, obtuvieron un mayor consumo. Esto permitió corroborar que la ganancia de peso es directamente proporcional al peso inicial”, puntualizó el estudiante.

También se analizó la mortalidad, que para el grupo 1 fue de 6,8 %, con un 5,9 % más que el grupo 2, cuya mortalidad fue de 2,9 %, y el grupo 3, de 1,9 %. “Ello se debería a que el destete es uno de los puntos más críticos de la vida del cerdo, pues se ve sometido a diferentes tipos de estrés, entre ellos la pérdida del instinto protector de la madre luego de su separación física y el alojamiento en nuevas instalaciones”, observa el estudiante.

En cuanto a la ganancia de peso, se determinó que el tiempo que toman los lechones en adaptarse al nuevo sistema de alimentación en el destete afectó más al grupo 1 (los lechones de menos peso)  en iniciar la etapa de precebo, obteniendo una ganancia diaria menor con 430 g por día, frente a los grupos 2 con 524 g/día y 3, con 566 g/día.

Según el estudiante, la ganancia de peso determina si un programa de alimentación está funcionando o no. Esta variable permite estimar el tiempo que requerirá un animal en alcanzar el peso para la siguiente etapa productiva o para el mercado, y también sirve para saber si está ganando el peso indicado según la etapa de producción correspondiente.

Costos de producción

Para los costos de producción a cada lechón destetado se le dio un valor de 70.000 pesos, divididos así: plan sanitario, 6.500 pesos por lechón; medicamentos e instalaciones (agua, energía, gas), 2.600 pesos por animal; costo del alimento, 1.400 pesos por kilo consumido.

Para conocer las pérdidas y ganancias de los 3 grupos, el precio de venta de los lechones se estableció con base en la tabla de precios del mercado de la soya, y se definió un valor de 6.000 pesos por kilo. “Aquí se encontró que el grupo 3 tuvo el mejor desempeño zootécnico y financiero, arrojando una tasa interna de retorno de 63,3 %, seguido del grupo 2 con 47 % y del grupo 1 con 23,5 %.

El estudio demostró que para el grupo 1 se necesitaron 1,96 kilos de alimento para producir 1 kilo de carne, mientras que el grupo 2 requirió 1,4 kilos y el grupo 3, 1,4 kilos para producir el mismo kilo de carne. “Esto también se puede ver reflejado en los costos de producción de carne producida, donde para el grupo 3 fue de 3.675 pesos, un 11,1 % menor frente al grupo 2 con 4.082 pesos y un 32,24 % frente al grupo 1 con 4.860 pesos”, puntualizó el investigador.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 434 invitados y ningún miembro en línea