El devastador de la naturaleza
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

5 de julio de 2016

Sólo hay una guerra que puede permitirse el ser humano: la guerra contra su extinción.
Isaac Asimov

El hombre, desde siempre, ha utilizado la caza como medio de subsistencia, pero en los últimos años se ha caracterizado por ser un voraz destructor de la fuente natural de su propia vida, lo que le ha permitido estar en la cúspide de la pirámide depredadora, ya que hasta mata por deporte, y no existe en la actualidad criatura alguna que le dispute el puesto.

El ser humano, en los últimos tiempos, destruye su hábitat y a las criaturas que le acompañan, alimentan y viven con él. Acaba con las plantas que son su sustento, su abrigo y medicina, sin la más mínima consideración. No está mal que se intervenga en cierta medida en el ciclo natural, pero es necesario siempre respetar el equilibrio interno elemental de la vida con el medio ambiente. Si se pudiera hacer una relación de cuantas cosas ha destruido, destruye o intenta destruir el hombre en su paso por la tierra y en cada generación, como si fuese la última que fuera a existir, la lista sería interminable.

Lo anterior va al caso porque un 3 de julio de 1844, la historia reporta que ese día son eliminados los dos últimos ejemplares de alca gigante, de nombre científico Pinguinus impennis, del cual existe constancia de que coexistió con los Neanderthales y que era cazado por ellos hace ya más de 100,000 años, apareciendo también en pinturas rupestres que datan de aproximadamente 35,000 años. Esta especie extinta de ave Charadriiforme de la familia Alcidae, fue la más grande de las alcas (denominada también como alca imperial, gran pingüino o simplemente pingüino) que carecía de la capacidad de vuelo, aunque era una buena nadadora y buceadora. Formaban parejas que incubaban un único huevo extraordinariamente grande durante la época de reproducción.

Se dice que esta especie sufrió una intensa persecución por caza, recolección de huevos y plumas y agotamiento de su alimento a causa de la sobreexplotación pesquera. Su incapacidad para volar y lo apetitoso de sus huevos (13 centímetros de longitud y 400 gramos de peso) y carne las hicieron un apreciado alimento. Peligrosidad y poca rentabilidad mantenían a salvo a las últimas alcas gigantes. Su suerte cambió durante las Guerras Napoleónicas, cuando dos barcos arribaron a su hábitat en 1808 y 1813 y se recolectaron cientos de aves y huevos. Un ave tan rara despertó entonces el interés de los coleccionistas, que pagaron cantidades desorbitadas por hacerse con una piel o un ejemplar disecado de alca gigante.

Estudios recientes indican que: “En Europa la naturaleza ya perdió la batalla frente al hombre, mientras que en América Latina todavía hoy las fuerzas naturales se oponen y luchan al avance de una civilización que ahora muestra por todas partes su rostro destructor y depredador. Hay que tener respeto por la naturaleza esa es la clave de la supervivencia de la Humanidad y América Latina es todavía el reino de la naturaleza y es por eso una región de resistencia y de esperanza”.

La esperanza a nivel mundial se encuentra en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (organización internacional cuya misión es influir, alentar y ayudar a las sociedades de todo el mundo a conservar la integridad y biodiversidad de la naturaleza y asegurar que todo uso de los recursos naturales sea equitativo y ecológicamente sostenible), en donde se establecen nueve criterios estructurados que nos indican, de mayor a menor riesgo, la situación en que se encuentra una gran cantidad de especies.

La Lista Roja incluye 77,340 especies evaluadas, de las cuales 22,784 están amenazadas de extinción. Entre los diversos animales que se encuentran actualmente en peligro de extinción, están:

1. Las jirafas,
2. Rinoceronte de Java,
3. El lémur juguetón norteño,
4. Tortuga Carey,
5. Leopardo de Amur,
6. Gorila Montañés,
7. Elefante de Sumatra,
8. Ganso de Hawaii,
9. Murcielago de Indiana,
10. Lince de Iberia,
11. Rana Kihansi,
12. Foca Monje Hawaiana.

Se mencionan también otras especies en grave peligro de extinción y marcadas como en estado crítico, siendo éstas:

a. El oso polar,
b. El tigre,
c. El koala,
d. El cóndor,
e. El gorila,
f. El lince y
g. El oso panda, entre otros.

Como podrá apreciar, amable lector, muchas especies están en peligro, por lo que el consumir de forma sostenible con la naturaleza sería ayudar a la preservación de ellas, ¿no lo cree así?

Imagen: haggardhawksblog.blogspot.com

Jorge A. Rodríguez y Morgado
Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 723 invitados y ningún miembro en línea