El Gran Miedo
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

"El hombre más peligroso es aquel que tiene miedo"

Karl Ludwig Börne

El día de hoy, 4 de agosto, se cumplen 230 años de que, en Francia, la Asamblea Nacional de la Revolución Francesa abolió los privilegios de la aristocracia y del régimen feudal. Fue la consecuencia directa de la insurrección campesina conocida como Gran Miedo, que se extendió por la mayor parte de Francia a finales de julio de 1789.

El miedo es una sensación universal. Se caracteriza por la impresión de angustia que se produce ante la percepción de una amenaza. La sensación de miedo aparece para avisarnos de un peligro, esto provoca que nos pongamos alerta y preparemos los recursos necesarios, para afrontar la situación si consideramos que podemos, de lo contrario iniciaremos la escapada o la huida, para alejarnos porque no nos sentimos capaces.

La palabra miedo tiene referencia en el vocablo en latín metus. En griego, el término utilizado para referirse al miedo es phobos, de donde proviene precisamente la palabra fobia.

El Gran Miedo es un movimiento popular campesino de miedo colectivo que se desarrolló en Francia entre el 20 de julio y el 6 de agosto de 1789, lo que dio origen a la abolición del régimen feudal. Sus causas directas son múltiples y confusas. Por un lado, la crisis alimentaria había provocado en los meses anteriores a julio de 1789 unas importantes revueltas muy localizadas pero repartidas sobre áreas muy diversas del territorio nacional.

Esas primeras revueltas habían sido motivadas por el hambre y la ira hacia algunas personalidades locales. Por otro lado, el desasosiego reinante desde antes de la Revolución favorecía que cundiera fácilmente el pánico ante rumores de ataques, destrucción y pillaje.

El miedo hacia los bandidos venía de muy atrás, y existía una tradición de hordas de vagabundos errantes que sembraban el terror y saqueaban aldeas de campesinos. El hambre y la pobreza asociadas a las malas cosechas que se venían sucediendo desde 1783 habían multiplicado tales bandas.

En julio de 1789, al llegar a la Asamblea Constituyente las primeras noticias sobre bandas de saqueadores de cosechas en la región de París y el norte de Francia, los diputados llegaron a la conclusión de que estas poderosas bandas podrían estar armadas por la aristocracia, interesada en perjudicar al Estado.

Desde el punto de vista político, algunas ciudades francesas habían conocido desde 1788 movimientos esporádicos de oposición violenta a la nobleza local. El miedo a los bandidos se extendió con rapidez. Los campesinos se armaron y formaron milicias para protegerse de los eventuales bandidos, pero como estos sólo eran fruto de la imaginación y del miedo, no los encontraron.

Los diputados reunidos en Versalles estaban divididos sobre las medidas a adoptar para restablecer el orden y el 4 de agosto por la noche, los miembros decidieron pedir la supresión de los derechos feudales, la igualdad ante el impuesto, la abolición de las servidumbres y la desamortización de los derechos feudales y señoriales. Dando lugar al Decreto del 4 de agosto de 1789, en el que se establecía:

“Artículo I. La Asamblea Nacional suprime enteramente el régimen feudal y decreta que los derechos y deberes, tanto feudales como censales…la servidumbre personal y los que los representan, son abolidos sin indemnización, y todos los demás declarados redimibles, y que el precio y el modo de la redención serán fijados por la Asamblea Nacional…; Artículo 3. El derecho de caza y de coto abierto queda de igual forma abolido…; Artículo 4. Todas las justicias señoriales son suprimidas sin ninguna indemnización…; Artículo 5. Los diezmos de cualquier tipo y los censos a que dieren lugar bajo cualquier denominación con que sean conocidas y percibidas, incluso por abono, poseídos por los cuerpos regulares y seculares como sus beneficiarios, los edificios y todo tipo de manos muertas…, serán abolidos; Artículo 7. La justicia se volverá gratuita…”

El Decreto agregaba que: “Artículo 9. Los privilegios pecuniarios personales o reales en materia de subsidios son abolidos para siempre…; Artículo 11. Todos los ciudadanos, sin distinción de nacimiento, podrán ser admitidos a todos los empleos y dignidades eclesiásticas, civiles y militares, y ninguna profesión útil reportará deshonra”.

Es así, amable lector, cómo la importancia de las revueltas propició un levantamiento del campesinado conocida como el Gran Miedo, provocando la supresión de los privilegios feudales y estableciendo la igualdad de todos los franceses ante la ley y los impuestos.

Jorge A. Rodríguez y Morgado

Twitter @jarymorgado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

conoSER; www.sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1260 invitados y ningún miembro en línea