El respeto: la piedra angular del éxito
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

Todos los niños merecen un futuro por el cual sonreír.

Colgate-Palmolive Company

Muchas de las empresas que existen actualmente deben sus nombres a los apellidos de sus fundadores, esto debido a que inventaron un producto que se ha hecho indispensable y es aceptado por la sociedad, lo que ha sido la llave del éxito.

La mayoría de estos emprendedores fundaron sus empresas sin imaginar que se convertirían en grandes marcas globales. Ejemplo de estas personas, de las cuales ya hemos hecho mención en otras entregas, y que han pasado a la historia son: Alva Edison, Graham Bell, Tesla, Harley-Davidson, Guillete, Nestle y otros más.

Otro caso de éxito es el de William Colgate (1783-1857) que con su espíritu emprendedor creó una empresa que está presente en más de 200 países y territorios y que en la actualidad es referente mundial de servicios en cuidado bucal, personal, del hogar y nutrición para mascotas. Siendo líder mundial en artículos para el cuidado personal con el 43% del mercado.

Los orígenes de Colgate se remontan a 1806, cuando el fundador de la empresa siendo muy joven abandonó la casa de sus padres, ya que no podían sostenerlo a causa de la escasez económica. Si bien William era un joven campesino, emigró a Nueva York con el fin de establecerse como vendedor de jabones. Allí experimentó la dureza de la vida en una gran ciudad y la dificultad para conseguir trabajo. A los 16 años William Colgate vendía jabones por la calle, las que recorría con una caja de madera colgando del cuello.

Cuentan que: “Un día de intensa lluvia, Colgate buscó refugio en una iglesia. Allí el predicador estaba narrando la historia de Jacob, que era un joven como él que estaba huyendo de su hermano Esaú, quien buscaba matarlo para vengarse”.

Jacob tuvo que dormir debajo de un árbol para escapar del hermano. El Señor se le apareció prometiéndole que estaría con él toda la vida, a lo que Jacob respondió: “Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.” Génesis 28:20-22.

Al escuchar esta historia que contaba el predicador, William Colgate se arrodilló depositando en el suelo su cajita de jabones y oró al Señor: “Dios mío, si me sacas de la

pobreza en que vivo yo te prometo que te daré durante toda la vida la décima parte de todas mis ganancias.”

Esa noche, Colgate tuvo un sueño en el que escuchó una voz que le decía: “aprende a fabricar jabones”. Y al día siguiente consiguió un nuevo trabajo en una fábrica de jabones como mensajero. Luego le dieron un ascenso por su buen desempeño, y a medida que pasaba el tiempo iba aprendiendo el oficio de la fabricación de jabones, así continuó hasta llegar a ser el propietario.

Con el tiempo William Colgate descubrió la fórmula de la crema dental en pasta introduciendo los tubos de pasta dentífrica, que hasta el momento se fabricaba en polvo. Además de la del jabón también innovó con la fórmula de detergentes, con la que se hizo multimillonario. Sin olvidar el compromiso del diezmo.

Con sus recursos económicos el empresario Colgate organizó algunas sociedades bíblicas como la American Bible Society en 1816 y también contribuyó con la Universidad Colgate, que tomó su nombre en reconocimiento a la actitud benefactora para con la institución.

Otro dato interesante es que para la Universidad Colgate el número 13 es de mucha importancia porque se dice que esta institución fue fundada por trece hombres con trece dólares. Por lo que cada vez que el trece del mes cae en viernes, se llama el día de Colgate, en el que los empleados, los estudiantes, y los profesores se visten de los colores de la universidad. Además, la dirección de la universidad es 13 Oak Dr., y se ubica en el código postal 13346, cuyos primeros dígitos son 13, y los tres siguientes suman 13. Una sociedad de honor de la institución, honra a los estudiantes que participan en muchos clubes y que demuestran el sentimiento de Colgate y se deja entrar a 26 estudiantes – 13 hombres y 13 mujeres.

Sin duda, amable lector, el legado de William Colgate perdurará por décadas, ya que fundó no solo una importante empresa, sino creó una cultura organizacional basadas en su forma de ver el mundo, es por ello por lo que la divisa: “Respeto por la gente, respeto por las comunidades, respeto por nuestro planeta y respeto por el mañana”, es el legado que Colgate dejó sembrado con ese espíritu emprendedor.

Jorge A. Rodríguez y Morgado

Twitter @jarymorgado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

conoSER; www.sabersinfin.com

Anafeli Noriega

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 684 invitados y ningún miembro en línea