Igne Natura Renovatur Integra
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Jorge A. Rodríguez y Morgado

En un incendio sin explicación, hay un silencio del tamaño del cielo.

Oswald de Andrade

Consternación mundial causó lo ocurrido el pasado 15 de abril en la emblemática catedral de Notre Dame en París, cuando un incendio devastó gran parte de la iglesia de 856 años de existencia. A las 6:20 pm del lunes llegó la primera llamada a los servicios de emergencia mencionando un incendio en el ático, pero en ese momento no se veía ningún fuego.

20 minutos más tarde, hubo una segunda alerta y el incendio fue visible en ese momento. Alrededor de 400 bomberos fueron desplegados en la escena. El fuego se extendió muy rápidamente a través del techo en una sección de aproximadamente 1,000 metros cuadrados y poco antes de las 8 pm hora local, la famosa aguja de la catedral, con sus 93 metros de altura, se convirtió en una antorcha ennegrecida antes de que se derrumbara. Junto con esta pieza tampoco consiguió salvarse el gallo, símbolo de Francia, que coronaba la aguja.

Las llamas devoraron el techo de la catedral, de roble del siglo XIII, de más de 100 metros de largo construido con armaduras de madera, conocido como “el bosque” debido al gran número de vigas que hubo que utilizar para construirlo ya que cada viga era procedente de un árbol. A primera hora de la mañana del martes, el incendio estaba bajo control, y la brigada de bomberos anunció “que el incendio se había extinguido nueve horas después de que comenzara”.

De este terrible siniestro sobrevivieron los emblemáticos campanarios de la catedral, inmortalizados en el cuento de Victor Hugo “El jorobado de Notre Dame”, junto con la elaborada fachada de piedra de la catedral. Los tres rosetones, unas vidrieras que representan las flores del paraíso, que se construyeron en el siglo XIII, y los tres órganos de la iglesia están en buenas condiciones. Las dieciséis estatuas de cobre que adornan el chapitel de Notre Dame, que representan a los doce apóstoles y los cuatro evangelistas habían sido retirados de su base hacía solo unos días para ser restaurados.

Entre los invaluables artefactos que se salvaron está la Santa Corona, la que según los católicos portaba Jesús poco antes de su crucifixión, al igual que la túnica de

San Luis, uno de los reyes más famosos de Francia. Además, se conservan otras dos reliquias de la Pasión de Cristo: un pedazo de la Cruz y un clavo.

Con sus torres, su aguja, sus contrafuertes y sus vitrales, Notre Dame es considerada tanto una proeza de la arquitectura gótica, como un símbolo de la religión católica y un legado de los llamados alquimistas. De acuerdo con estos últimos el arte gótico no viene de los “Godos” sino que se acerca más a lo “Goético” que traducido sería “mágico”. El “art ghot” es traducido como “argot”, es decir, un idioma que sólo entienden un grupo reducido de personas. Ese argot aparece reflejado en la misma catedral de Notre Dame, donde a través de símbolos, existe un saber apto únicamente para unos pocos que comprenden los mensajes que allí se representan para comunicarse entre ellos.

El arte y la ciencia de los viejos alquimistas quedó plasmado en la catedral gótica parisina. En el siglo XIV los alquimistas se reunían en el Pórtico Principal de Notre Dame donde exponían el resultado de sus investigaciones y observaban los símbolos alquímicos que allí se representaban.

Notre Dame a lo largo de su historia ha sido objeto de grandes acontecimientos, entre ellos: En 1314 Jacques de Molay fue quemado vivo en la hoguera frente a la catedral, aún en construcción; En 1429 se coronó a Enrique VI de Inglaterra durante la guerra de los Cien Años; En 1804 se llevó a cabo la Coronación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia y de su mujer Josefina de Beauharnais como emperatriz, en presencia del papa Pío VII. Debido a este evento, el papa elevó a Notre Dame a la categoría de basílica menor; En 1909 se verifica la Beatificación de Juana de Arco; En 1937 fallece Louis Vierne durante la interpretación de su recital de órgano número 1750; En el año 1980 el papa Juan Pablo II celebra una misa en la plaza Parvis de Notre Dame; Recientemente en 2017 hubo un atentado por un soldado de la organización terrorista Estado Islámico de Irak con un martillo a un policía, el cual fue frustrado por los agentes.

En un discurso televisado a la nación el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo: “Reconstruiremos Notre Dame aún más hermosa y quiero que eso se haga en los próximos 5 años”.

Esperamos, estimado lector, que esto ocurra a la mayor brevedad para el bien cultural de la humanidad.

Twitter @jarymorgado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

conoSERbien; www.sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 604 invitados y ningún miembro en línea