Charles Pincus, el creador de las carillas de porcelana tipo Hollywood (Artículo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

1 de marzo de 2018

Las carillas dentales son un pilar esencial en Hollywood en la actualidad, sobre todo con tanta demanda de actores y actrices que interpretan personajes que deben lucir perfectos.

Los artistas del maquillaje saben que para hacer que un actor luzca como su personaje: la vestimenta, el cabello y los dientes tienen que estar perfectos. Además, la fotografía de alta definición, el maquillaje extremadamente detallado y realista, y los efectos especiales hacen que cualquier inexactitud se verá como un trabajo de aficionados.

Las carillas dentales han sido una característica dominante para los artistas de Hollywood por más de 80 años. Irónicamente, fueron inventadas por un dentista para Hollywood, sin embargo, las carillas dentales hoy son uno de los procedimientos más populares disponibles para mejorar sonrisas para el público en general.

En la década de 1930, un dentista de California llamado Charles Pincus creó las primeras carillas para mejorar el aspecto y las sonrisas de los actores y actrices de Hollywood que habían fracasado en cuidar de sus dientes. El advenimiento de las carillas ayudó a crear la ilusión de que las estrellas de cine eran las más glamorosas y perfectas, la creación de la legendaria “sonrisa de Hollywood”.

En aquellos días, las carillas estaban destinadas a sólo durar el tiempo suficiente para hacer una presentación en público o durante una filmación. Al principio, un adhesivo para dentaduras postizas era el material de elección para pegar las carillas sobre la superficie del diente natural. Fue así como empezó a desarrollar las carillas de porcelana, tenía que cumplir los requisitos de mejorar los primeros planos de las sonrisas de los actores con algún material que fuera altamente estético, cómodo, que no interfiriera con la función fonética y que se mantuviera en la boca el tiempo necesario durante el rodaje de las distintas secuencias cinematográficas. La técnica que utilizaba para desarrollar las carillas consistía en coser una capa muy fina de porcelana sobre papel de aluminio, diseñando de esta forma unas carillas ferulizadas que se pegaban temporalmente sobre los dientes del actor.

No fue hasta 1955, cuando Buoncore desarrolló la técnica de grabado del esmalte, el proceso de unión a los dientes de las carillas fue perfeccionado, permitiendo a las carillas dentales unirse al diente permanente.

Este gran paso fue muy importante en la adhesión al tejido dentario, aunque no se conseguía adherir a las cerámicas. En 1972 el Dr. Alain Rochette publicó un artículo donde describía un nuevo concepto de adhesión entre el esmalte grabado y las restauraciones de porcelana sin grabar, en las cuales se les aplicaba silano, para facilitar la adhesión química de un cemento de resina sin partículas de relleno. Pero no fue hasta la década de los 80, cuando se descubrió el efecto de grabado del ácido fluorhídrico sobre la cerámica. Es a partir de este momento donde empezó el auge y la evolución de las carillas dentales.

Museo de Odontología de la BUAP

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 707 invitados y ningún miembro en línea