La ventaja de la Historia
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

1 de julio de 2016

-La Historia Jamás Contada-

Los gravísimos acontecimientos de Nochixtlán, Oaxaca, donde en un misterioso tiroteo se vio –y registró- a agentes federales “desarmados” disparar (¿?) armas largas y hubo un saldo de muertos y heridos, permiten poner bajo la lupa no sólo a los medios oficiosos –la “prensa vendida” de siempre-, sino también al periodismo llano, profesional, independiente y crítico, y el papel que desempeñan todos en el desdibujamiento primero y luego, con el tiempo, la extinción del recuerdo de los hechos en la memoria colectiva.

En efecto, cada bando de informadores, entre comillas unos y auténticos otros, obedeciendo ya sea a sus consignas –y estipendios, desde luego- los primeros o a sus principios éticos los segundos, convergen finalmente en el mismo callejón sin salida, dejando a sus atentos y motivados seguidores con la desagradable sensación de saber aún menos después de acudir a ellos.

Unos por mentir descaradamente y otros por dejar en el aire un cúmulo de interrogantes suscitadas por datos que contradicen palmariamente la versión oficial, SIN llegar a configurar un patrón –pattern- lo suficientemente consistente para constituir una versión alterna de los mismos hechos.

El resultado no puede ser otro que la prevalencia de la “verdad burocrática”, por absurda que resulte… al principio, pues como bien sabía Herr Joseph Goebbels, una mentira repetida mil veces termina por convertirse en Verdad -¿Histórica?. No, éste fue un añadido que, entre bostezo y bostezo, acuñó recientemente un “licenciado del PRI” metido a epistemólogo-.

¿Cómo pueden entonces los periodistas íntegros no traicionarse a sí mismos en la práctica? Pues acudiendo a la Historia, en la que encontrarán fundamento y explicación suficiente para cosas incomprensibles desde el enfoque inmediatista de un periodismo que se acoge al fetiche de lo patente como garantía de “ética y profesionalismo”, como si los hechos se dieran sin más y sólo una vez.

Por el contrario, (en la Historia) siempre habrá antecedentes que contribuirán a aclarar lo que sucede hoy mismo. Piénsese por ejemplo en los días inmediatamente posteriores al 2 de octubre de 1968, cuando una férrea censura, parte del plan represivo gubernamental, impidió circular por los medios cualquier otra versión distinta a la  suya: que “ellos no fueron”, “los soldados sólo se defendieron”, “había francotiradores entre la multitud” y así ad absurdum. En síntesis, que “los patos dispararon a las escopetas”, desubicando a los verdaderos perpetradores, tanto sicarios como funcionarios, pues ya no fue posible rastrearlos debido a que el parloteo y garrapateo mediáticos había borrado su pista.

Todo es tan parecido, que podría pensarse con cierta legitimidad que se trata de los mismos, si no personalmente por el tiempo transcurrido, sí por lo menos de sus descendientes cconsanguíneos o corporativos, sus clones ideológicos.

Recapitulando, a los periodistas profesionales, auténticos investigative reporters empeñados en llegar al fondo de las cosas, les convendría dedicar parte de su tiempo a hurgar en el pasado no tan remoto, buscando analogías y patrones  operativos, pero también genealogías políticas y familiares: seguramente encontrarán las huellas o vestigios –de donde viene “INVESTIGACIÓN”- que conducen hasta el presente.

Imagen: dgratisdigital.com

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 953 invitados y ningún miembro en línea