La batalla por la modernidad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

6 de mayo de 2016

-La Historia Jamás Contada-

Hacia 1962, con los preparativos para la celebración del centenario de la Batalla del 5 de Mayo, esta Ciudad experimentó un cambio fundamental en su carácter, pasando de provinciana y un tanto somnolienta, a moderna e incluso contemporánea, algo que en esa década de  los ’60 no era de soslayarse, como lo comprobarán fácilmente quienes no la vivieron, con tan sólo echar una ojeada a la cultura popular urbana –o “cultura pop”, a secas- de la época.

Sí, aquí también llegó y floreció la semilla de la modernidad, para escándalo de los que todavía se aferraban a las “viejas y buenas costumbres” de un pasado mítico, quijotesco, de glorias que nunca fueron, como las de Maximiliano, el Díaz dictador y hasta Ávila Camacho.

Lo importante en ese momento era vivir en el presente, con lo que el Mundo ofrecía de novedoso y atractivo, y esto no sólo entre los jóvenes y muy jóvenes –los que fuimos niños entonces-, sino la población en su conjunto, Gobierno incluido, por insólito que suene ahora.

Por ejemplo, la Unidad Cívica construida en la zona de los Fuertes, lugar de la histórica batalla, era realmente muy moderna, con el Auditorio de la Reforma como punto focal. Y lo mismo las nuevas construcciones, tanto las del Centro –aún no “(pre)histórico”- como de las flamantes zonas residenciales, que seguían la tendencia de moda en arquitectura y urbanismo, sin que (a) nadie se culpabilizara por ello.

Pero lo más notorio en la Ciudad para la época, era la actitud misma de sus habitantes, que se aventuraban a probar otras formas de vivir, relacionarse y divertirse, abandonando conscientemente el tradicionalismo en que supuestamente residía la esencia de lo “mexicano” –o “poblano”, para el caso-, la tan traída y llevada aunque no menos hechiza “identidad nacional” (¿?),  supremo fetiche de los conservadores a ultranza.

Muy significativamente, los primeros en adoptar y hasta cierto punto institucionalizar estos pequeños pero trascendentales cambios culturales en sus propias familias, fueron los padres y madres jóvenes de la clase media en general, desde la socioeconómicamente baja –como en mi caso- hasta la profesional en ascenso. Unos resueltamente y otros un poco aprensivamente, pero lo hicieron.

Fue cuando los oficiosos “guardianes de la tradición” comenzaron a alarmarse y contraatacar a través de sus organismos ad hoc, pues aparentemente su moralina preventiva disfrazada de entretenimiento de masas, como el cine de la llamada Época de Oro y sus clones o remakes sesenteros –entre otros dispositivos similares- no estaba dando resultado, al quedar el adoctrinamiento desplazado por una realidad indiscutiblemente más rica y prometedora.

El resto es Historia… contemporánea, pues la BATALLA POR LA MODERNIDAD aún se libra hoy en día y curiosamente contra el mismo pensamiento imperial-colonialista que propiciara la Invasión de 1862 y las inmediatas posteriores, por increíble que se antoje. ¡Quién lo dijera!

Imagen: pinterest.com

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 691 invitados y ningún miembro en línea