Amor en las venas, poesía y etología (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

27 de noviembre de 2022

Sabersinfin

 

Lo cotidiano eres tú,
soy yo,
somos todos...
Filosofar en lo cotidiano. Abel Pérez Rojas

 

Amor en las venas (Sistema UMA. 2022), el más reciente poemario publicado de Salvador Calva Morales, es un compendio de cincuenta poemas entrelazados por ficción amorosa y erótica, hilo conductor característico en él, pero con una novedad, introduce una vertiente que le es propia por su experiencia con los animales, en especial los salvajes.

El autor de una quincena de libros trae a sus amigos, maestros y algunos pacientes –los animales–, para que sus cualidades morfogenéticas y etológicas, sirvan de resorte simbólico para arribar al lecho amoroso, a las praderas de la amistad y a los campos del saber.

Sí, Salvador Calva abre a sus lectores otro tramo más de su mundo, territorialidad muy singular basada en la observación, la deducción científica y las anécdotas mezcladas por la inspiración del estado poético permanente.

El poeta toma a la naturaleza como gran educadora y a las especies como sus maestros y referentes.

Lo afirma tal cual en Fragua (p. 21):


lecciones de la naturaleza / del molusco / de la libélula y la flor / brotan esperanzas de vida / declaración de mi amor / cada quien su cometido / más temprano que tarde / la flecha acierta a la diana / dime niña hermosa / ¿tú y yo cuándo seremos / como la libélula y el molusco? / entrelazados / herméticos / corazones fundidos


Ratificación que viene inmediatamente En la holganza de vivir (p.23), sin embargo, va más allá, como veremos más adelante:

El caracol y su fuerza / traslado y su esfuerzo / sorprendido y admirado me quedé / aprendizaje a la vista de todos / centímetro a centímetro / reptar a contraluz / admiración y comprensión / aprendizaje en cada micra / molusco y misión / revelación y esperanza / ¿cuántos de nosotros / pudiendo caminar / permanecemos perezosos? / sin querernos levantar / habiendo tantos proyectos / como humanos cumplir / retobados nos quedamos / sin nada que concluir / triste desesperanza para mí / ver que todos podemos / a pasos inmersos cubrir / y lerdos desamparados en / la holganza vivir

Es a través de los versos de En la holganza de vivir, por los cuales el también experto en temas educativos da un avance y brújula de una próxima entrega que ya prepara.

Se trata de una serie de libros –dentro de la Colección Biblioteca Salvador Calva Morales– bajo el título: Etología y caractitud.

Sí, el autor de títulos como Reflexiones educativas para las nuevas generaciones, Transpandemia y Glocalidad educativa, prepara varios libros en los cuales analiza el comportamiento animal, a través de los aportes de la etología, vinculados con algunas de las líneas de investigación que trató en su libro Caractitud.

El bate y educador encuentran sus caminos entrecruzados y dan de sí para que los lectores podamos ver cómo es que si observamos con detenimiento el comportamiento de los animales, podremos deducir saberes que consideramos erróneamente exclusivos de los seres humanos.

Es decir, Calva Morales se asume filósofo de la naturaleza, en particular del reino animal y lo analiza a la luz de los entornos del llamado homo sapiens, para ver que de la etología podemos brincar a la moral y a la ética.

Salvador va tomando varias de las cualidades de los animales para entreverar con las aspiraciones psicológicas propias, como si tratase de lo que fueron los tótems en las culturas ancestrales, por ejemplo, en De casanova a oso (p.31) se dice a sí mismo, para decirle al lector:

de casanova a oso / seré hoy y siempre / protector y fiero / guardián cauteloso / amarte como te quiero / protegerte como pretendo / entregarme con todo…

De las cualidades fornidas evidentes del oso, el recién también doctor en Administración, se sumerge en entornos surrealistas, pero sin soltar al tótem en turno, como puede leerse en Pez guardián (p.38):

soy delfín de tus sueños / nado en la noche junto a ti / no despiertes nunca / sirena encantada / sigue volando entre sábanas / revoloteando agua salada / bañada de narcosis nebulosa / pupilas encantadas…

Agua y aire, mar y cielos, agua salada y narcosis nebulosa; eso y más unido por el simbolismo del delfín: Símbolo de regeneración, adivinación, sabiduría y prudencia, velocidad de desplazamiento (delfinio.com).

A los poemas anteriores hay que sumar otros más que refuerzan la presencia de los animales en Amor en las venas: Sirena al amanecer, Como humilde ciervo, Colibríes jugando, Mariposas y mujeres, Como águila veloz, entre otros.

Al leer Amor en las venas no pude dejar de pensar en las aportaciones de Konrad Zacharias Lorenz, Desmond Morris, Jane Goodall, David Frederick Attenborough, entre otros quienes gracias a sus investigaciones hoy sabemos más de nuestros hermanos los animales y de nosotros mismos.

En fin, Amor en las venas es un refrendo de que la poesía, al igual que el amor y la vida, se porta en las venas, en la médula, en lo más recóndito; y cuando eso se hace consciente, la existencia no es la misma.

Amor en las venas también es, como lo he tratado de evidenciar, una especie de bitácora de navegación o cuaderno de trabajo, en el que un experto en la salud animal y la zootecnia, aúna poesía y etología.

Para gozar y reflexionar.

Abel Pérez Rojas (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es escritor y educador permanente. Dirige: Sabersinfin.com