iPoemario, ópera prima de Dany Dharma (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

Sabersinfin

4 de septiembre de 2022

 

La búsqueda profunda remonta a la motivación,
al superficial “echarle ganas”,
al corruptor “vas bien”.
Abel Pérez Rojas

 

iPoemario es un compendio de cincuenta y siete reflexiones poéticas que constituyen la ópera prima de Dany Dharma.

Con iPoemario Dany Dharma formaliza su amor por las letras, específicamente por la poesía –aunque se asume más cuentista–, y su pasión por el desarrollo humano.

Entre la literatura y la psicología humana, el nacido en la Ciudad de México, abre una brecha para explayarse en la riqueza simbólica de las palabras, la exploración íntima de las personas, sus relaciones con los demás y la capacidad vinculatoria para crear entramados, en el entendido de que todo está conectado con todo.

Sin embargo, no nos damos cuenta de la interconexión infinita, porque el embotamiento de la saturación fatua nos adormece, nos orilla a recubrirnos de máscaras, ropajes, títulos; de muchas, muchísimas costras que nos hacen creer que eso somos.

Aturdidos nos estancamos en la comodidad de los convencionalismos, los acuerdos complacientes, el endiosamiento de los sentidos externos y la búsqueda frenética del placer.

Estancamiento del permanente fluir, contención del río de la vida, camisa de fuerza para la lozana alegría.

Te miras al espejo y vanidosamente sonríes, / te toca ponerte la máscara del lunes, una de tantas / que aguardan indiferentes en tu sombrío guardarropa, / para sobrellevar tu grisácea y pusilánime identidad. / Vives aprisionado tras las rejas de tus adicciones, / incluso resultaste tan sofisticado que tienes / una colección de ellas para cada día del año. / Tratas inútilmente de impresionar al mundo, / esperando aceptación o su efímero reconocimiento. / Por la noche al dormir en tu interior mortuorio, / frívolamente sueñas con la máscara del martes, / del miércoles, del jueves y de los demás días, / tratando de llenar ese vacío que por dentro te consume. / Tu ego se ha vuelto una avalancha de inconciencia, / al grado que has olvidado vislumbrar el sendero / que llevará a tu espíritu libre por el fluir de la vida. (Máscaras. D.D.)

La búsqueda remonta a la motivación, al superficial “echarle ganas”, al corruptor “vas bien”.

El andar es oxígeno y combustible, avance y ruta, en efecto, el camino se hace al andar, al igual que el explorador se esculpe caminando conscientemente.

La toma de consciencia es la perla buscada, la utopía inagotable, la fuente que no se consume en sí misma, porque constituye vórtice en expansión que cambia lo que encuentra a su paso.

Habitamos dentro de una realidad programada, / atrapados en nuestra propia configuración. / Olvidamos que somos creadores incipientes / para solo existir en infinidad de simulaciones. / La inconsciencia y el letargo en los que transitamos, / son incubados por largo tiempo en nuestras mentes. / Provocan en nosotros que la desdicha se perpetúe, / haciendo que nos deleitemos presenciando espejismos. / Sufrimos porque creemos que el sueño es real / y que estamos separados de los demás. / Vivimos inmersos en una medusa de alucinaciones, / malévolamente proyectadas por la matrix seductora. (Seducidos por la matrix. D.D.)

En las rendijas de la matrix –la farsa vendida y comprada como realidad–, cada vez más herejes, proscritos, meditadores, exploradores y buscadores de la verdad, sanan sus heridas, se reconstruyen, se ilustran unos a otros y mantienen viva la esperanza del amanecer colectivo.

La magia de la existencia consiste en disfrutar al máximo, / va más allá de nacer, crecer, reproducirse y morir. / Atrévete a vivir tu vida, no la de los demás. / Quizás vivir como quieres no sea tan complicado, / quizás lo más complicado puede ser vencer tus miedos. / Arriésgate y decide cómo quieres vivir. / A veces no hay próxima vez, / A veces no hay segundas oportunidades. / ¡Es ahora o nunca! (Ahora o nunca. D.D.)

Sabedores de la existencia de la llama que alumbra en la más cerrada neblina, y de que la prístina Luz nace al seno de la más oscura noche, comparto las líneas que escribí a manera de prólogo para iPoemario, confío en que sirvan de motivación para adquirir la publicación:

Entre la e y la o está la i, igual que la poesía está entre la pluma del juglar y el corazón de enfrente.

Dany Dharma —el hombre que hizo de su nombre su propia marca—, lo sabe.

Intuye que entre la e y la o hay mucho trecho. Tanto que la i es solo una marca en el plano para señalar que en la bastedad cualquier punto es el centro.

En realidad, todo es vacío y dentro de ello la infinitud es la constante.

Este portento está frente a nosotros, sin embargo, pasamos de largo como ciegos errantes.

En las praderas de la i hay miles de palabras, pero sólo cuatro escogió el hábil pescador en labor de poeta, como si tratase en sí de un mensaje cifrado: Inconciencia, Introspección, Interconexión e Impermanencia.

De los asuntos burdos a los sutiles nos lleva Dany en el cuerpo de este poemario.

De la volubilidad al mal carácter pintados en los versos de A veces, nos empuja al ineludible compromiso de trascender, para dejar huella, sentimientos e ideas plasmadas en Viviendo de prisa.

A lo largo de iPoemario, Dharma se decanta por la maravilla de la poesía, por la riqueza literaria y se aventura a la LUZ por sí mismo.

Consciente de lo que significará en su vida este poemario, Dany baja de su barca al contador público y al coach de vida, para dar el timón completo al poeta neonato.

Tal vez no lo sepa el lector, pero iPoemario es el fruto de la transición de Dharma del cuento a la poesía.

Teniendo iPoemario en nuestras manos, de alguna manera somos cómplices de cómo el atrevimiento se abre paso pese a las voces en contra.

Dentro de algunos años Dany verá lo que consiguió y lo que no pudo alcanzar en este libro, pero lo cierto es que más allá de ese momento de enjuiciamiento futuro, hoy quien alguna vez se llamó Daniel León Islas, da clara muestra de que la poesía potencia, vigoriza, libera de la inconciencia a través de la introspección, dilucidando interconexiones para comprender la impermanencia.

iPoemario es poesía licuada con los descubrimientos que Dany Dharma ha realizado en otros campos del saber, por ello es lírica con sustancia.

En efecto, iPoemario es la muestra de que entre la e y la o hay vastedad, por eso se le agradece a Dany Dharma que hoy nos lo recuerde de bella forma.

Hasta aquí la extensa cita.

iPoemario, la ópera prima de Dany Dharma, es respiración profunda en el trajín cotidiano, voz de esperanza ante los embates de la apatía, meditación escrita.

 

Abel Pérez Rojas (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es escritor y educador permanente. Dirige: Sabersinfin.com
next
prev

Hay 1508 invitados y ningún miembro en línea