La Antología del 24 Encuentro Internacional de Poesía del Estado de México, ahora disponible en la Biblioteca Abel Pérez Rojas del Centro Cultural D'Los (Nota, poemas y video)
Minuto a Minuto

 

 

 

3 de agosto de 2021


* La Antología comprende poemas de cuarenta y siete escritores mexicanos y extranjeros.

 

Llegaron desde Toluca, algunos ejemplares de la Antología del 24 Encuentro Internacional de Poesía del Estado de México, producción literaria bajo el sello de Casas del Poeta A.C.; los cuales estarán disponibles para su lectura en la Biblioteca Abel Pérez Rojas del Centro Cultural D'Los.

Los compiladores de la Antología son Francisco Javier Estrada y Thelma Morales.

Entre los autores incluidos se encuentran: Otto Raúl González, Sonia H. Martínez de Villa, Carmen Nozal, Marlene Pasini, Edith Barrios Rodríguez, Roxana Zubieta, María Anger, Sergio García, Aurora Olmedo, Azril Bacal Roij, Leonardo Fabio Marín, Jorge Nández Britos, Raúl Estrada Albornoz, Paloma Cuevas, entre otros.

Aquí parte del mensaje de presentación del maestro Francisco Javier Estrada, Presidente de Casas del Poeta A. C.

Muchos buenos sentimientos unen a nuestro Encuentro del Estado de México, alegría para los lugareños, los de nuestra patria y aquellos que son extranjeros por nacimiento, pero hermanos por vacación. En el país hay a diario cosas buenas hechas por mexicanos y mexicanas que cabe destacar. Nosotros estamos orgullosos de este Encuentro, y de aquellos, que en otras partes del país se realizan, para comprobar el amor por la palabra en cada lector y escritora, que por las diversas entidades son prueba de que la literatura existe y goza de buena salud.


Cabe destacar que el Centro Cultural D'Los se encuentra ubicado en la 5 sur 506, Centro Histórico de Puebla, Puebla, México.

Aquí tres poemas contenidos en el libro:

 

Duda


Jorge Nández Britos (Uruguay)

 

En el cauce de una duda errática
se aglomeran preguntas.

Un enjambre de hebras crudas
dejan sin aliento y apenas luce como restinga
el balbuceo bisílabo.

Pulsa el cambio de signos,
el abrazo ya no es de brazos,
el puño ocupó la mano.
El beso es una aspiración nombrada.

Cuanto queda, todo lo que queda
irrumpe en ángulo dispar.
En la intemperie de los cuerpos
subsiste el instintivo por redimir.

La mirada se extiende por horizontes huérfanos
y entre dígitos y cálculos ciegos
percibe la monótona onda de una letanía aciaga.

En el nervio de la duda
un corral universal aturde
…y urde preguntas.

El fuero del esfuerzo busca en el plural del atajo
restañar, renombrar, volver a decir
con indulgencia plenaria.


Literatura Indígena


Leonardo Fabio Marín (Colombia)

 

danza de mujeres al ritmo de tamboras
incienso y música ancestral
fuego y poesía pueblo originario
danza de las máscaras en la medianoche
de los cuerpos tatuados

pictograma del tiempo donde el inframundo
emerge como un cántico a xibalbá
versos a la noche rostros invisibles poesía y fuego

somos por siempre la raíz del dios hecho de maderas
de los hombres nacidos del maíz de la tierra
tehuacán origen versos y música

danza al instante donde todo es humo y cenizas
tenochtitlán de baile y regocijo luna plena
noche estrepitosa noche luciérnaga
icuic macehualli

regresas al abismo
donde mueren mis palabras el verso
los recuerdos
infierno de metales y mordiscos al vacío de la nada
centro del vórtice donde muero cada noche

poesía y fuego danza de las máscaras en la medianoche del abismo

 

El viaje


Aurora Olmedo (Chile)

-Me verás llegar y me preguntarás ¿Dónde estuviste?
Y yo, como al descuido,
te responderé: “De viaje, solo estuve de viaje”
- ¿Y tantas valijas?
-Solamente traigo sonrisas en captura que me hicieron feliz,
la inauguración del desencanto, el amor bello de mis alumnos,
el rastro perdido de quien fui,
mil y un abrazos, uno partido, que me salvaron la vida,
otra casa que se murió, que me quitaron de los brazos
bajo legalidades ilegales, y que yo disfracé de risas por vergüenza.
Traigo también el vicio arraigado de amar de más,
la libertad de mis versos sin filtros y mi palabra presente,
una trinchera encubierta con máscaras rientes,
los años huecos de ausencia disfrazados de triunfo
porque era tan grande, tan larga la tristeza sin mi tierra.
La cruel conciencia del paso del tiempo me arrojó espejos malos
y ahora sé que nada será olvido nunca ni tampoco recuerdo.
Y traigo regalos para que se distraigan. Tengo que distraerlos.
Por favor, no me expongas. La pena se irá cuando pise mi calle sureña.
Y recuerda, por favor, si te preguntan, si alguien al descuido te pregunta…
di que estuve de viaje. Solo estuve de viaje.

next
prev

Hay 557 invitados y ningún miembro en línea