Niños aprenden más de ciencias con los cuentos
Minuto a Minuto

 

 

MEDELLÍN, 03 de junio de 2021 — Agencia de Noticias UN-

Diana Patricia Betancourt Gómez, magíster en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín y autora de la investigación, explicó que tradicionalmente en las escuelas del país los cuentos se han usado para enseñarles a los niños asuntos relacionados con la lengua castellana, en particular para fomentar las habilidades de comprensión lectora.

“Pero hay muchos otros conocimientos que ellos pueden adoptar, porque cuando llegan en forma de historias las entienden más fácilmente. En los primeros grados de enseñanza los niños se asombran ante los matices de voz en una lectura y se enamoran de los personajes de las historias: casan al árbol con el gato, pero aprenden de los árboles y de los gatos”, explica.

Para poner a prueba su estrategia de enseñanza didáctica con cuentos, la magíster construyó, dibujó y leyó historias con estudiantes de los grados primero y segundo de primaria. Inicialmente hizo observaciones sobre sus reacciones a las lecturas y sus preferencias, luego aplicó una técnica de lecturas auditivas en las que no había imágenes.

En esta etapa encontró, por ejemplo, que los matices de la voz en la lectura para simular personajes o enfatizar situaciones –como la voz gruesa de un árbol que habla– despertaba mayor interés en los niños.

A distancia también se cuenta

Pero la llegada de la pandemia, en medio de la investigación, supuso otro reto que amplió su alcance: cómo mantener el efecto de aprendizaje a distancia y sin interacción física. Tanto la maestra como los padres de familia temían que los niños perdieran la capacidad de asombro ante las pantallas, pero el resultado de las pruebas fue mejor de lo que esperaban.

“Aquí empleamos las herramientas tecnológicas. Al principio queríamos hacer un libro con las historias y los niños, pero con la distancia optamos construir historias más cortas. La sorpresa es que ya no solo se involucraron los niños, sino también las familias. Yo, por ejemplo, les mandaba audios y textos, y ellos los leían con los padres y aplicaban algunas de las cosas de las que hablábamos, como sembrar plantas”, detalla la magíster Betancourt.

Agrega que después de una búsqueda que incluyó investigaciones en toda América Latina, pudo establecer que usar el cuento como recurso educativo, más allá de la enseñanza del idioma español, es aceptado en varios países.

En ese sentido, advierte que “en casi toda la región se está trabajando para rescatar la oralidad y a partir del cuento se han podido mantener vivas ciertas tradiciones. En algunos cuentos, por ejemplo, se habla de pedir permiso para tomar algún recurso de la naturaleza y eso es lo que hacen ciertas comunidades campesinas e indígenas”.

Tanto las técnicas probadas por la investigadora como varios de los textos y guías de actividades se estandarizaron de manera que el modelo se pueda replicar en distintas regiones y con distintas áreas del saber. “No solo para hablar de ecología y cuidado del planeta, sino para aprender asuntos como las diferencias en las formas geométricas o los números”, concluye.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 1396 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc