La revolución de los estilos alternativos de vida
Minuto a Minuto

 

 

 

- La Historia Jamás Contada -

 

Suele pensarse en las revoluciones de manera épica, esto es, como grandes conmociones sociales que cambian violenta y drásticamente la forma de vivir de poblaciones enteras y sin que medien los deseos o expectativas de los individuos que, de pronto, se ven arrastrados por el ímpetu de acontecimientos que ciertamente no desencadenaron.

 

Esta visión, así de fatalista –trágica- como suena, ha sido adoptada por casi todas las filosofías de la Historia, incluyendo la que se tiene a sí misma como la más “científica”, esto es, la marxista. (¿Recuerdan aquella frase de “las revoluciones son las locomotoras de la Historia”, que aparece en LA LUCHA DE CLASES EN FRANCIA DE 1848 A 1850?)

 

Pero no siempre es el caso y, de hecho, en la Historia abundan ejemplos de otros tipos de revoluciones más amigables con el individuo y su subjetividad, esto es, más líricas. (Me percataba en el párrafo anterior del paralelismo que existe entre los tipos de Revolución y los géneros puros del arte que me explicara hace unos 35 años un gran amigo artista, Sergio Olimán, y que son el lírico, el dramático, el cómico y el trágico. Debe haber por ahí también ejemplos de una revolución cómica, ¿por qué no?)

 

A la que me refiero aquí, que sin duda cambió radicalmente la VIDA COTIDIANA de la gente, viene a colación porque podría estar en riesgo ahora mismo al ir ganando nuevamente popularidad –vía propaganda oficial- la antigua concepción autoritaria en los llamados regímenes “de Izquierda” latinoamericanos, que convierte en “héroe” a cualquier hijo de la… madrugada que arremeta contra los que considere traidores, conservadores o, simplemente, con metas y derroteros en la vida ajenos a los de la supuesta Epopeya nacional que predica su respectivo Gobierno.

 

¿Pero en qué consistió esta REVOLUCIÓN DE LOS ESTILOS ALTERNATIVOS DE VIDA? Simplemente en que cada individuo fue acondicionando su propia vida diaria de la manera que encontraba más cómoda, conveniente, atractiva, estimulante o relajada, etc., sin tener que someterse a los dictados de una Autoridad política o moral, una Mayoría social, una Revelación divina o cosa por el estilo. Esto, que ahora nos parece lo más lógico y natural, hasta los años ’50 del siglo pasado, era... INCONCEBIBLE. Por ejemplo, todos los varones adultos debían usar sombrero. Y ahí estaban los Manuales de Urbanidad y Buenas Maneras para recordárselos.

 

La especialidad académica que estudia este tipo de revoluciones es la HISTORIA CULTURAL, básicamente una Historia lírica, a diferencia de la Historia épica, que nos cuenta o canta las hazañas de los héroes y de cómo llegar a ser uno de ellos, aunque sea por sus peores características, que siempre ha seducido a quienes no han podido hallarse a sí mismos y prefieren ser la caricatura de uno anterior antes que no ser NADA, como seguramente podrán deducir ustedes de muchos de los próceres de todos los tiempos…

 

Y DEL ACTUAL TAMBIÉN, POR CIERTO.

 

 

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey) es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

 

Imagen: Internet

next
prev

Hay 570 invitados y ningún miembro en línea