En diez pasos de buenas prácticas mejoraría cualquier proceso de negocio
Minuto a Minuto

13 de enero de 2023

Evaluación de la posibilidad de mejora, conformación del equipo patrocinador y ejecutor, definición de objetivos o evaluación constante, son algunas recomendaciones que forman parte de una especie de decálogo para mejorar procesos de negocios. Con su aplicación se optimizarían el funcionamiento de empresas bien sea multinacional o un pequeño negocio. Se probó en siete organizaciones con buenos resultados.

Antonio Fernando Vera Delgado, doctor en Ingeniería de Sistemas, de la Facultad de Minas de las Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, presenta una solución denominada BPI10 (Mejora de Procesos de Negocio a la décima potencia), que, además de los diez pasos, está conformada 26 actividades. Esta cuenta con un software y un paquete de cuadros de mando BI (inteligencia de negocios).

Para probar la eficacia de las diez prácticas, esta se aplicó en siete corporaciones multinacionales del sector automotriz, telecomunicaciones, tecnologías de la información y farmacéuticas.

Así, la farmacéutica obtuvo un 98,3 % de mejora en el número de artículos recogidos en comparación con soluciones anteriores; para el caso de la empresa automotriz, con la implementación del software y de los cuadros de mando BI (Inteligencia de Negocios), alcanzó un total de 205 minutos de actividad diaria automatizada; y la compañía de tecnologías de la información redujo en un 39,3 % el tiempo para contratación de personal.

Añadido a estos resultados, hay otras ventajas como que se trata de prácticas que pueden utilizarse en cualquier momento y proceso. Además, cuenta con una representación gráfica -basada en un estándar internacional apoyado en un modelo de inteligencia de negocios- para su aplicación.

“Quien quiera usarlas ingresa al modelo gráfico y le aparece un cubo manipulable con varias dimensiones. Es muy accesible, no son lecturas densas”.

Según el investigador, “la solución BPI10 le muestra a la empresa una ruta sobre cómo mejorar un proceso de manera incremental o radical, pero no cómo hacerlo”.

Explica que, por ejemplo, si el proceso que se busca mejorar es cruzar la calle, habrá algunas actividades y tareas para cumplir con dicho propósito.

“Las prácticas te dan una guía para llegar al otro lado de manera efectiva y eficiente. Por lo tanto, se ‘enruta’ a la persona para que verifique que el semáforo está en rojo, en verde el de los peatones y que no hay multitudes. Cómo cruzar ya es una elección personal, habrá quien lo haga corriendo, en bicicleta o monopatín”.

Según el investigador, quien implemente lo sugerido en su trabajo doctoral, deberá elegir un método o entorno de trabajo (framework) propio, es decir, podrá llevar a cabo lo indicado teniendo en cuenta sus conocimientos y posibilidades.

“La iniciativa es multidisciplinar, no importa si eres mecánico, docente o si quieres mejorar el área de una gran empresa. La gestión de procesos tiene marcos conceptuales comunes que aplican para cualquier ámbito”, anota, y destaca que “aunque puede ser usada por cualquier persona, su aplicabilidad será más sencilla para alguien que cuente con competencias relacionadas con gerencia de proyectos.

“Pero, de todas formas, un jefe a cargo de diez trabajadores, que no haya estudiado algo relacionado con management (administración), ya tiene nociones establecidas en términos de gerencia de proyectos”.

La tesis (de acceso libre haciendo clic aquí) fue validada por expertos internacionales referentes en la mejora de procesos de negocio, como Ned Kock (de la Universidad Internacional de Texas, Estados Unidos), Pinakpani Pal (Instituto de Estadística de la India, India), Luis Castro (Universidad del Quindío, Colombia), Hajo Reijers (Universidad Utrecht, Alemania), Sola Adesola (Escuela de Negocios Oxford Brookes, Inglaterra) y Carlos Monsalve (Escuela Superior Politécnica del Litoral, Ecuador).

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co