Módulo para vendedores ambulantes ayudaría a reactivar sus ventas
Minuto a Minuto

MEDELLÍN, 26 de junio de 2021 — Agencia de Noticias UN-

Cambiando solo las uniones, este módulo se podría unir con otro y así crear espacios de múltiples usos: teatros, salas de vacunación, etc., explica Andrés Mazo, uno de los cinco creadores, y agrega que se trata de un dispositivo táctico posconfinamiento que se diseñó pensando en las necesidades de los comerciantes, ya que muchos de ellos son padres de familia con hijos que aún están estudiando desde la virtualidad.

“Buscábamos un módulo con espacio exterior para exhibir los productos que vende el padre, y otro interior para que el hijo estudie, pero que además pudiera unirse con otros para crear una infraestructura social”, destaca.

“Es como una célula pequeña que va escalando de tamaño y cambiando de forma para resolver múltiples problemas”, comentó Sebastián Gómez, otro de los participantes en el proyecto, que fue reconocido por el Colectivo de Estudiantes de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (Cesca).

El dispositivo base (módulo sencillo) está creado a partir de dos estibas de 1,20 x 1,20 m, además de los tubos y las uniones. Al juntarse con otro módulo, el dispositivo gana cerca de 4 m de espacio, y cuando ya se tienen 4 módulos unidos, se crea un sistema con cubierta a dos aguas.

“El concepto aplicado es el de un dispositivo fácil de usar, con un manual de construcción, sencillo y económico de fabricar, y que al juntarse crea espacios urbanos interesantes”, agrega el estudiante Mazo.

Hacia la reactivación económica

Por su parte el estudiante Gómez enfatiza en que el objetivo de este desarrollo es que realmente aporte a la reactivación económica, más allá de crear un módulo de ventas diferente. Por eso consideraron que los espacios urbanos generados a partir de la integración de cada módulo podrían servir para incluir a artistas y personal de la salud, entre otros.

En el equipo de trabajo también participaron los estudiantes Juan Pablo Osorio, David Palacio y María Clara Montoya, quienes actualmente cursan octavo semestre de Arquitectura en la UNAL Sede Medellín.

El equipo fue reconocido con el tercer lugar en el concurso Dispositivo Táctico Post-Confinamiento, adelantado por Cesca Bogotá. En el fallo, el jurado señaló que “se valora la sencillez compositiva en cuanto a diseño y resolución técnica [...] Es valiosa la intención de marcar un hito en el contexto (local) y que sea un lugar de referencia para los ciudadanos”.

Como parte del concurso, los estudiantes participaron en cinco clases magistrales con profesionales de todo el país, lo que también contribuye a su desarrollo académico.

El equipo anuncia que el siguiente paso será construir un prototipo a partir de sus diseños y confirma que seguirá en la búsqueda de nuevos proyectos que promuevan soluciones a problemáticas similares en las que se pueda aplicar el dispositivo, o nuevas creaciones.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co