Mario Vargas Llosa y René Avilés Fabila
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

El pasado día 2 marzo, el escritor René Avilés Fabila –maestro distinguido de la UAM- entrevistó, para el canal de televisión de esa universidad, al Premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa. Fue una conversación extraordinaria la de estos dos escritores latinoamericanos que –de manera interesanote- comparten rasgos como los de ser novelistas, articulistas de periódicos y críticos de los poderes establecidos en contra de la libertad y de la democracia.

La conversación, básicamente, tocó los temas de la relación entre la política y la literatura; la literatura y el periodismo; y la trivialización de la vida por la modernidad.

Sobre el primer tópico, Mario Vargas Llosa dijo –respondiendo la pregunta de René Avilés Fabila-  que la política es uno de los temas principales de su novelística, no el principal pero si uno de ellos, y, además, que considera que es obligación de todo ciudadano –sea cual sea su oficio o profesión- participar en la vida pública.

Acerca del segundo asunto, la relación entre literatura y periodismo, Vargas Llosa dijo que, contrariamente a lo que sostienen algunos, la literatura y el periodismo no son lo mismo, porque el periodismo utiliza un lenguaje funcional que incorpora necesariamente a su discurso lugares comunes y simplificaciones, y la literatura, por lo contrario, hace uso de formas de decir complejas y polivalentes con el fin de crear mundos paralelos al cotidiano.

Y, finalmente, respecto a tercer asunto, la trivialización de la vida por la modernidad, Mario Vargas Llosa aseveró que la frivolidad, esa visión superficial que sólo busca el entretenimiento, erosiona las relaciones sociales, la cultura y las artes.

Afirmó que la frivolización no es democratización, sino peligrosa depauperación de los contenidos de los discursos sociales, y, además, sostuvo que esa tendencia amenaza con deteriorar la vida académica y literaria, habida cuenta que ya ha deteriorado la vida política reduciendo al mínimo el catalogo de palabras y homogeneizando los modos de habla de todos sus actores.

Respondiendo la pregunta de René Avilés Fabila: “¿La Universidad Pública puede hacer algo para detener este proceso de frivolización?”, Mario Vargas Llosa sentenció que la Universidad pública debe restituir los cánones y los sistemas de valores porque son los instrumentos que orientan la vida espiritual de la sociedad.

El Nóbel de Literatura afirmó que vivimos en confusión ontológica y que la desaparición de las jerarquías  y de los valores en el campo estético es peligrosa porque ya se extiende al campo moral: así como ya no sabemos qué es lo bello, no sabemos ya tampoco qué es lo justo.

La frivolización de la vida social, apuntó, desaparece las referencias éticas, despoja de sentido las acciones humanas y torna equivalentes todas las manifestaciones culturales: es la antesala de la barbarie. Hasta aquí las palabras de Vargas Llosa.

Como puede verse, es crucial la responsabilidad intelectual que confiere a la universidad pública. Inmensa. Tan desproporcionada es la tarea que me hace evocar la historia de David y Goliat, pero no se si en este caso el desenlace favorezca a David.

Fidelísimo lector, me despido recordando aquí que el autor de la novela Conversación en la catedral ha dicho que formar individuos que sean capaces de resistir la infelicidad –elemento esencial de la condición humana-  es la misión de la literatura, porque este mundo no basta.

martinez garcilazo*Roberto Martínez Garcilazo es poeta y escritor poblano.

Más de Roberto Martínez Garcilazo:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1436 invitados y ningún miembro en línea