El encanto del saber
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

21 de octubre de 2016

A diez años de fundado SABERSINFIN, es tiempo de realizar un análisis riguroso lo mismo de su permanencia –que no suele ser la regla para iniciativas culturales como ésta- que de su peculiar evolución desde su concepto original de (tan sólo) una opción extraescolar de apoyo académico para estudiantes de nivel medio-superior y superior, propósito nada despreciable en un ambiente donde campea la incultura activa, esto es, la determinación a NO cultivarse propiciada por la omnipresente industria del entretenimiento.

Era en su momento una respuesta definida a un fenómeno que los educadores –promotores culturales incluidos- conocemos muy bien: la neutralización –en ocasiones, sabotaje deliberado- de aún los más tenaces y esmerados esfuerzos por elevar el nivel estético e intelectual de la población estudiantil, no sólo por las fuerzas ciegas del mercado, sino también por individuos, instituciones –frecuentemente la propia familia- y CORPORACIONES de todo tipo que medran con eso.

Cuando a finales de 2013, en un encuentro casual su creador, el doctor Abel Pérez Rojas, me puso al corriente del proyecto, se trataba ya de una estación de RADIO POR INTERNET. (“Victoria poética” –comentamos- sobre la intolerancia ideológica de (la Dirección de) una radiodifusora tradicional local que, sin mayor explicación, canceló el programa sabatino nocturno en que ambos colaborábamos en 2004.)

Ya en esta modalidad, era evidente que sabersinfin.com difería cualitativamente tanto de la Academia como la Radio tradicionales, dos quehaceres usualmente ajenos entre sí, salvo por la marcada tendencia de las Radios universitarias “modernas” a deslizarse dentro del esquema comercial de presentar sólo lo que VENDE: noticias, deportes y chismes, aprovechando lo que el hombre de la calle (cree que) sabe –cultura de masas- para inducirlo a consumir más… de lo mismo.

Aquí, por el contrario, había una temática diversificada a la vez que inusual, como correspondería a un grupo de universitarios independientes que hubieran creado una Institución a su medida, donde “nada de lo humano les fuera ajeno” (Menandro), sin renunciar por ello a su capacidad crítico-racional. Algo semejante a las utopías “realizadas” de la Freie Universität y Counter-University de los años 60. (La primera vez que estuve en sus instalaciones, inmediatamente atrajo mi curiosidad el nombre FRECUENCIA SINIESTRA en la “parrilla” de programación, junto a otros igualmente intrigantes para mí, “viejo lobo” de la (radio)escucha y el activismo cultural.)

Es precisamente a este nivel que el SABER deja de ser una tediosa obligación escolar para transformarse en apasionada búsqueda por motu proprio. De hecho es el contenido del nivel de Doctorado, pero… ¿cuántos llegan siquiera a inscribirse a la Universidad? Y el dispositivo que lo logra es muy sencillo en realidad, pues basta con reunir a las personas adecuadas en instalaciones –facilities- donde puedan técnicamente materializar sus capacidades docentes, culturales y motivacionales en un ambiente de libertad académica: lo demás “se dará por añadidura”, como dirían los clásicos.

Este es, a mi parecer, el mérito –exotérico- de sabersinfin, pero hay otro, quizá más importante aún, que con toda propiedad llamaría esotérico: el CRECIMIENTO PERSONAL de todos quienes, desde nuestras diferentes posiciones en él, lo hacemos posible, al llevarnos a definir y perfilar cada vez mejor nuestras propias ideas y percepciones y la manera de comunicarlas.

Es el ENCANTO de este colectivo, que no se limita al “saber” en abstracto, sino incluye también el hacer y, sobre todo, el SER de cada uno... junto a Ustedes, quienes hacen favor de seguirnos: el par dialéctico que nos mantiene movimiento.

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1675 invitados y ningún miembro en línea