Política cotidiana
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

30 de septiembre d e2016

No es en las urnas (electorales) donde se VIVE la democracia, no al menos en los países donde las decisiones que afectan a todos, pero negativamente a la mayoría, son tradicionalmente tomadas por una pequeña minoría que sólo ve sus mezquinos intereses particulares inmediatos –como el resultado de la próxima elección, por ejemplo-, un régimen político conocido como oligarquía.

Ésta ha evolucionado con el tiempo, pero no a la democracia –su opuesto cualitativo-, sino a una oligarquía de libre concurrencia en la que no son más los lazos de sangre o el “derecho divino” (¿?) requisitos indispensables para detentar el Poder (absoluto), sino posesiones más tangibles, como la cantidad de seguidores o el Capital.

Así, en lugar de limitarse a una casta, cepa o dinastía hereditaria, ahora se comparte entre un conjunto de corporaciones que colocan algunos de sus miembros en el Gobierno, dando lugar a una OLIGARQUÍA CORPORATIVA.

En cuanto a las corporaciones mismas, pueden ser de los más diversos orígenes: político, empresarial, militar, religioso y hasta criminal -¡sí!-, todas con el aparato del Estado a su disposición, lo que explicaría algunas cosas rarísimas que ocurren hoy día, donde no hay poder humano –en el Gobierno- que aplique la Constitución o las resoluciones de la Suprema Corte, si éstas son contrarias a los intereses de alguna corporación, pues los anacrónicamente llamados “gobernantes” no son más que empleados de alguna(s) de ellas, como quedó demostrado en el caso de las Iglesias contra el MATRIMONIO IGUALITARIO.

A estas alturas, los lectores seguramente se preguntarán por qué este tema en el apartado “DE LO COTIDIANO”, pero hay una buena razón para ello: la gente común sólo puede hacer política en su vida y ocupaciones cotidianas, al margen de la parafernalia electoral de una democracia representativa institucional que simplemente NO la representa.

Este no es un concepto nuevo ni mucho menos: se ha repetido a lo largo de la Historia, siendo posiblemente el más accesible al pensamiento actual, lo que a finales de los ’60 y durante los ’70 se conoció como la Nueva Izquierda –nada que ver con la corriente oportunista de conocido Partido-, cuando la gente misma alcanzaba sus objetivos interactuando, debatiendo y negociando con sus iguales, sin dejar las decisiones en manos de una burocracia intermedia, donde todo se diluye para quedar como estaba e incluso peor.

Esto lleva necesariamente a los interesados a plantear o formular rigurosamente sus problemas o proyectos, considerando las consecuencias que unos o las soluciones de otros acarrearán a los demás ciudadanos, lo que no hace aquélla, que suele enconar aún más los conflictos o los crea donde no existían.

A fin de cuentas, es ni más ni menos que de un ejercicio consecuente de CIVISMO, al mismo tiempo que un excelente entrenamiento para LA DEMOCRACIA QUE VENDRÁ a pesar de los oligarcas, que creían ya depositadas sus cenizas en las URNAS –funerarias, por supuesto-.

Imagen: sorianoticias.com

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 742 invitados y ningún miembro en línea