¡Mande! Facundo y el tango
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

26 de julio de 2016

Tango que viene de lejos a acariciar mis oídos como un recuerdo querido con melancólicos dejos.
Enrique Cadícamo

Dedicado a la Familia Canevari Porta

Salimos de la Casa del escritor de la construcción de metáforas a la redacción de música. Era un jueves especial, previamente el martes tuvimos una clase con Paco Sánchez a la fina atención de Fausta Letona, nuestra provocadora del género crónica viva, fuimos al restaurante Mande Facundo, en Teziutlán sur en la colonia la Paz. Entramos, el vino fue la primera insinuación en lo que los músicos se preparaban, observo a la gente que ingresa  para participar en la milonga, con su indumentaria ad hoc, los zapatos de tanguera, siempre con tacones altos; las medias de red, y las faldas asimétricas en diagonal con vuelos, o bien ceñida al cuerpo con una abertura con mucha elegancia y glamour. Estábamos en una mesa en la esquina, advirtiendo los detalles del lugar; nos topamos con una frase estampada en la pared, de Facundo Cabral, el amigo, el trovador, el argentino. "No soy de aquí, ni soy de allá",... la leo y con la música de fondo, las empanadas de carne y elote; el chimichurri, veo entrar a alguien con un sombrero a lo Gardel.

Eran cerca de las nueve y ya había mucha gente, todos  cómplices del mismo placer, la evocación a la nostalgia, la seducción, al bandoneón, al asado. Trato de poner atención a la letras de las canciones, sin embargo el lenguaje es solo una cota del cuerpo totalizador de la música, escucho mejor a la guitarra, el bandoneón se abre entre esos compases que saben a sortilegio, a un lamento que sale del alma. Estábamos platicando de Caito, de Facundo Cabral, sobre la escenografía, repasar lo Argentino desde Borges y sus ficciones, al arte culinario, a su música. Borges acuño esta fraseEl tango es prostibulario, refiriéndose a los orígenes del mismo; era admirador del tango primitivo, alegre y pícaro,  nos escribe  en el poema  El tango,  “Esa ráfaga, el tango, esa diablura, los atareados años desafía, hecho de polvo y tiempo, el hombre dura menos que la liviana melodía”.  Ese manifiesto del argentino valiente, tozudo, que usa cuchillos de arrabal se manifiesta en el poemario borgeano en la composición de “Milonga de Nicanor Paredes” y “Alguien le dice al tango” despreocupado y zafardo, siempre mirando de frente. Tango que fuiste la dicha de ser hombre y ser valiente. Parece que a Borges le gusta el tango de picardía y no el tango nostálgico que vino más adelante, ausente de cuchillos, corajes amor y muerte.

Seguimos repasando sobre composiciones magistrales, me toco investigar después sobre grandes orquestas como Florindo Sasonne para tangos que se bailan, hablamos de los tangos que más nos gustaron y sugerimos los siguentes: Adios Nonino de Astor Piazzolla, el día que me quieras y  volver de Carlos Gardel. “El día que me quieras endulzara su canto el pájaro cantor, florecerá la vida, no existirá el dolor” “Volver con la frente marchita las nieves del tiempo, platearon mi sien” de pronto los danzantes inician su baile, aderezando con su cadencia una proximidad tan íntima, como un juego de seducción.

En detrimento de la conversación,  ahora lo que más disfruto es observar el baile,  los pies y sus insinuaciones, las piernas se cruzan, van y vienen como el oleaje del mar, los movimientos curvilíneos, la complicidad cada vez más cercana y correspondida entre los bailarines, ella sube la rodilla formando un triángulo equilátero, y el introduce su pie entre las piernas medio separadas de la delicada dama, que con su postura erguida simula un cisne con su elegancia, y de nuevo los círculos, con su porte y sensualidad. Termina la canción y sus cuerpos se deslizan y se inclinan como laderas de montañas.

De pronto entiendo la magia, ésta la provoca el deslizamiento, la mujer se inclina y forma figuras, piernas entrecruzadas, lo importante es la gracia, la elegancia y sobre todo el sentir ese abrazo íntimo. Detectó que hay una solicitud en ese interrumpir el paso de la dama, y la mujer corresponde con una caricia a la pierna del varón. Esta insinuación me parece como un cortejo del alma. Pero creo que es suficiente de especulaciones y lo que conviene ahora es preguntar.

¿Qué es lo que más te gusta del tango?
Que es un baile espiritual, aquí no hay clases sociales, Lo importante es la conexión, con la danza hay una comunión con el otro ser, en ese espacio las dos almas se dicen que están juntas,  para hacer un momento irrepetible, la conexión se logra en otro nivel, dos almas pulsando al ritmo del 2x4.

El tango no siempre es dolor y drama, es música llena de experiencias, llena de emociones, siempre mueve algo.

Lo fundamental en el tango es el abrazo, y eso lo hace terapéutico, te hace sentir acompañada, ese abrazo te da la sensación de bienestar, es el antídoto para cualquier crisis de amor.

¿Algún tango en especial que quieras compartir conmigo?
Tú El cielo y tú. Interpretado por Alberto Podestá

Tibio guardo el beso que dejaste
en mis labios al marcharte
porque aún no te olvidé...

Tú...
yo sé que el cielo,
el cielo y tú,
vendrán acá para salvar
mis manos presas a esta cruz.

Los ojos claros como se dilatan y los labios rojos carmesí, se estremecen al recordar esa canción. Seguramente ella tiene una historia alrededor de esta melodía y soy testigo de su rostro como el pensador de Rodin, absorta en su corazón.
 
La saco de su ensimismamiento y le pregunto.

¿Que debiera de saber del tango, por que unos se bailan más rápidos y otros son más íntimos?
Lo que viste son tres estilos: La milonga, el tango y el vals criollo.
El tango es el más alargado entre los movimientos, en la milonga el baile es más picado, con pasos más cortos. En un tango social como este, lo más usual es el tango y la milonga.
Ahora que es el descanso de los músicos me dirijo con la anfitriona de la reunión, Covadonga Osorio.

¿Qué tienes que decirme del tango?
Es un patrimonio de la humanidad, es baile, es música del alma. Su historia surge en el Río de La Plata. Los migrantes europeos con la nostalgia de su tierra. Es una fusión de diferentes géneros, música polca, Vals, el chotis español, la milonga, estos ritmos se funden y alimentan lo que es el tango. El tango surge en los suburbios, en el puerto, en ese suburbio  de prostíbulos, entre varones que esperaban en turno para el encuentro con prostitutas, y jugaban con las navajas, después se insertaron mujeres con una función preponderante en la insinuación.

¿Cómo describirías al tango?
Un hombre caminando con una mujer clavada en el pecho. Es un abrazo donde se tocan los pechos.
El tango es una conexión de dos seres, no hay edad, ni clases sociales, ni idioma, es el hombre y la mujer con la magia de la intimidad del baile.
El tango no es un baile que se baile abrazado, es más bien, un abrazo que se baila.

Después de escuchar estos testimonios me dedique a disfrutar el evento, para entonces ya era parte de esa magia, de ese embrujo, y sin darme cuenta me contagie de ese hechizo para el alma y manifesté así mi sentir.

I
Esas guitarras
sus vibraciones
tienen llanto
saben a despedida.
II
El bandoneón se expande lentamente
y se contrae de súbito,
con la dilación de un pavo real.
Nos fuimos con Alfonsina y el mar,
y ese viento salido de la flauta huele a libertad,
a la sublevación del espíritu,
a la flauta le sigue la guitarra
y entrelazan vibraciones de ángeles
III
El Charango,
di, qui ri ri
di di
da da
tan tan
El músico se hace danzante,
sabe al sur del continente,
a los Incas, a los guaraníes
al Cóndor Pasa.

Imagen: espacio0violeta.wordpress.com

Seoane Espinoza Pacheco.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1211 invitados y ningún miembro en línea