Reflexiones de la soledad desde la discapacidad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

20 de junio de 2016

Dicen que la soledad es buena amiga, pero como todo tiene un límite, no se puede vivir siempre solo, menos aislado de las demás personas.

Todos al menos una vez nos hemos sentido solos, que no tenemos a nadie que nos escuche, nos comprenda o ayude, haciendo que nos sintamos tristes, solitarios, no confiados en las demás personas, otros incluso han tenido miedo de volver a creer y algunos más han llegado a extremos de quitarse la vida.

Lo mismo pasa con las personas que sufren alguna discapacidad, incluso es más el sentimiento de soledad al ver como la sociedad los tacha, los discrimina, los ve como fenómenos, haciendo que se sientan desgraciadas al encontrarse así, haciendo que la soledad sea lo mejor para ellos, no voluntariamente, forzosamente. Pero en ocasiones que es tan grande esta soledad, sobre todo cuando ni en la familia se puede contar que se llega al camino más corto:  el suicidio.

De todo es lo más trágico, duele ver a personas con alguna discapacidad solas, sin que nadie los vea, sin que su familia tenga la voluntad de ayudarlos, de llevarlos un día de paseo, muchos viven aislados de la sociedad entre cuatro paredes por el miedo al qué dirán y lo más defraudante es que la misma familia es la que lo piensa y no la persona, pero a su vez le pasan esa idea.

Ya basta de esas ideas tan egoístas, todos tenemos derecho de disfrutar de la vida lo más que se pueda, si alguien tiene un familiar o amigo así, brinden su mano y hagan que no esté sola, pues nadie está aquí para vivir en soledad permanente.

Muchas personas se sienten bien al ayudar a otras, pero no se pueden explicar con palabras, así que los invito a descubrir esas sensaciones.

Y juntos miremos diferente.

Imagen: villadelrosarionet.com.ar

José Velázquez Juárez, técnico en computación. Radica en San Mateo Tlaixpan Tecamachalco, Puebla.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1604 invitados y ningún miembro en línea