Inteligencia artificial y diseño, alianza que se debe integrar a las tendencias digitales
Minuto a Minuto

20 de febrero de 2023

“En los últimos años, la Cuarta Revolución Industrial nos viene mostrando que el mundo digital está cambiando, y que para que esta transformación sea posible se requiere de una sociedad abierta, humanista, crítica y capaz de plantearse las preguntas correctas para buscar las soluciones y suplir las necesidades de un usuario”, afirmó el profesor Gerry Derksen, de la Universidad Clemson (EE. UU.), invitado a la celebración de los 60 años del programa de Diseño Gráfico de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Bogotá.

Durante la conferencia “El diseño y la inteligencia artificial”, el profesor Derksen señaló que “los sistemas de inteligencia artificial son capaces de aprender, comprender y responder a muchos idiomas diferentes, y esto hace que la tecnología sea significativa para todas las culturas y todos los países”.

“Con el paso de los años el proceso de diseño ha ido cambiando y se ha dado una dependencia de las herramientas de la inteligencia artificial, haciendo que el diseñador se sienta relegado, lo cual no debe ser así, pues él no puede ser eliminado del proceso, sino que, por el contrario, se debe relacionar e integrar a las tendencias digitales”.

“Además el ser humano no podría ser remplazado por una máquina, ya que posee características únicas como su sensibilidad, creatividad y ética”, recalcó el académico.

La inteligencia artificial es un subcampo de la informática que trata de solucionar tareas sencillas para los seres humanos pero difíciles para las computadoras, y que permite automatizar procesos que por lo general se hacen manualmente, permitiendo así una mayor eficiencia de los procedimientos de manera confiable y sin provocar fatiga a las personas.

Las habilidades que puede adquirir una máquina (o software) dotada con inteligencia artificial son: comprender ciertas situaciones o contextos y dar una respuesta o actuar en consecuencia, identificar objetos, reconocer imágenes, comprender el lenguaje, analizar y dar respuesta a un problema, y aprender a hacer ciertas tareas.

“Así como las personas tienen neuronas, las máquinas poseen redes neuronales artificiales que les otorgan una cierta capacidad de aprendizaje, o deep learning”, explicó el profesor Derksen.

A su vez, mediante técnicas de machine learning (o aprendizaje de máquina), en las que utilizan distintos algoritmos, pueden ser entrenadas para revisar enormes cantidades de datos y reconocer patrones que luego les permiten “aprender” y tomar decisiones por sí mismas.

“Es así como el diseño de avatares es una nueva modalidad de inteligencia artificial basada en experiencias en tiempo y espacio”, menciona el académico.

El profesor Derksen ha dedicado su vida a la investigación y la docencia en inteligencia artificial, y su investigación de doctorado se centró en el uso de datos extraídos de juguetes que ayudan a los niños con dificultades para tomar decisiones o sufren formas leves de autismo.

Su interés particular es el diseño de juguetes que expresen historias que puedan extender sus narrativas a través de interacciones durante el juego.

En su investigación intenta responder preguntas sobre el desarrollo cognitivo en los niños y brinda la oportunidad de crear juguetes que respondan a la interacción del usuario en los contextos en los que juegan.

“La entrada dinámica de los usuarios se captura a través de sensores, reteniendo la información para animar a los niños al provocar el recuerdo de la memoria, la retroalimentación háptica (comunicación táctil que funciona con un patrón de vibración), y al mismo tiempo enriquecer su experiencia”, explica.

La capacidad crítica sigue siendo esencial

Durante el evento, el profesor Juan de la Rosa, decano de la Facultad de Artes de la UNAL, señaló que “en el caso del diseño y otras disciplinas creativas existe un principio de pensamiento generativo, es decir, de interconectar ideas diferentes para producir otras nuevas, por lo tanto, la inteligencia artificial no podría tomar el rol de creatividad o de innovación”.

Señaló además que “con esta conferencia iniciamos la celebración de los 60 años del programa de Diseño Gráfico de la UNAL, acontecimiento significativo para nosotros como comunidad y para el país porque la Universidad fue la primera institución de educación superior de América Latina es abrir esta carrera”.

“El trabajo del profesor Derksen sirve como ejemplo de por qué los diseñadores deben desarrollar la capacidad crítica y de trabajo en equipo con profesionales de diferentes disciplinas, además de la aptitud de entender la información y la forma en que esta es procesada por los sistemas digitales”, concluye el decano.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co