La oscuridad constructora de subjetividad neurofenomenológica (Artículo)
Minuto a Minuto

La oscuridad constructora de subjetividad neurofenomenológica
Enrique Canchola Martínez
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa
Ciudad de México, México.
Correspondencia: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
10 de diciembre 2021

La oscuridad lo ilumina todo, en la oscuridad se despiertan otros sentidos que en la luz están apagados, en la oscuridad, además del gusto, el tacto, el olfato, la vista y el oído, se encienden
el sentido vital, el sentido de la palabra el sentido del movimiento el sentido del yo ajeno y el de la otredad
En la oscuridad es donde no hay distractores externos, es donde no hay energía distractora, es donde el espíritu se expande y se llena de gozo de sí mismo, es donde el espíritu se materializa y encuentra su fotón para iluminar el sendero de su dimensión, es donde la energía mental es tan poderosa que se consume a sí misma, es donde el principio y el fin forman la unidad y se complementan y donde al final aparece la liberación del alma a través del rescate espiritual con esa energía mística y maravillosa que tiene la oscuridad que se transforma en luz.
En la oscuridad es donde solo existe el electromagnetismo que construye los pensamientos en el cerebro, y donde se encuentra el yo mismo auto construyéndose eternamente y se encripta el superyó construyendo la subjetividad para constituir lenguaje, memoria, pensamiento, civilización, cultura, emociones y arte.
En la oscuridad es donde el átomo se desintegra y pierde el fotón llevándose con él al tiempo y su dimensión, es donde el misterio de la vida habla con el alma y pone a la mente en silencio y la lleva a la reflexión conectándola con el universo mental y es también donde afloran los miedos y las incertidumbres cuando el alma no tiene paz y el espíritu está en conflicto consigo mismo.

La oscuridad es donde se pueden percibir los colores, donde los amantes con sus deseos terrenales y espirituales se pueden meter unos en los otros, para que sus cuerpos y sus mentes formen una comunión
En la oscuridad es cuando el alma se expande y conversa con el cerebro y con todos los órganos de nuestro cuerpo, mediante un lenguaje neuroendocrino molecular utilizando a la melatonina para despertar nuestra consciencia que es el reloj maestro de la estabilidad mental y nos sincroniza con el universo aumentando los neurotransmisores que modulan las capacidades mentales.
Conforme va transcurriendo el tiempo de la mente en la oscuridad el alma gira y sube al siguiente nivel para dialogar con el espíritu con un lenguaje más universal utilizando la methoxydimethyltryptamine (5-metoxi-DMT), sustancia alucinógena que permite comunicar al hombre con el espíritu astral y construir nuevas esencias neurofenomenológicas con capacidades psíquica de sanación, clarividencia y precognición y transformar al cerebro en una entidad más receptiva y creativa que le permitan ver la luz de la divinidad.
En resumen la oscuridad es sincronizadora neuroendocrinológica de los fenómenos mentales y espirituales.

Enrique Canchola Martínez