La Ciencia y Tecnología que no tenemos
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

- La Historia Jamás Contada -

Cuando me pongo a recordar las cosas que me atraían en la infancia, una prácticamente constante fue la CIENCIA, pero en conexión con la TECNOLOGÍA, a la que entonces no se le daba su debida importancia, creo yo debido a un exceso de academicismo, considerando sus aplicaciones o realizaciones prácticas como frutos poco menos que casuales de artesanos ociosos u obsesivas creaciones de soñadores antisociales, los INVENTORES, que en la imaginería popular pasaban por simples chiflados. (Recuérdese el personaje de Disney Gyro Gearloose -Ciro Peraloca en México o Giro Sin Tornillos, en Chile.)

A los científicos o inventores “serios” sólo los veíamos en las películas o series de televisión sci-fi. Sólo recuerdo haber tenido acceso a una revista en que se explicaba cómo sembrar un frijol en algodón mojado y verlo germinar dentro de un frasco de vidrio. (Experimento que realicé, por supuesto.)

Antes de entrar a la Primaria escribí una historia gráfica sobre un robot, pero no sería sino hasta después de terminado este ciclo escolar, que comencé a interesarme en la Electrónica real, a instancias de mi mejor amigo de Sexto Año, hobby que conservo hasta la fecha y que me llevó a aprender inglés, pues los mejores libros sobre el tema disponibles en la Biblioteca Franklin estaban en este idioma.

Pero la adquisición fundamental que me permitió establecer un puente entre la experiencia práctica y la teoría fueron las Matemáticas Superiores. NO el obligado Cálculo infinitesimal de la Educación (Media) Superior, sino las Matemáticas Discretas –o Discontinuas-, que desde el principio ejercieron una especie de fascinación sobre mí, dada mi familiaridad con lo concreto. Fue un salto cualitativo desde los tradicionales “problemas” aritméticos de la Escuela elemental a cuestiones ya propiamente de DISEÑO.

Esta experiencia, que supongo compartí con muchos miembros de mi generación dotados técnicamente, no halló entonces su debida formalización en un sistema escolar cuyo objetivo era, por el contrario, convertirnos a todos en simples artesanos productores de Kitsch, para satisfacción del turista común y su avidez por lo exótico: ¡el Plan de Once Años de Torres Bodet! (Recuerdo que en Sexto de Primaria, la maestra nos enseñó cómo hacer un radio en miniatura de madera, mismo que hubiéramos podido hacerlo funcional con tan sólo unos cuantos materiales, algunas herramientas… y los necesarios conocimientos elementales de Electrónica.)

Así que por un lado se hacía o, mejor dicho, copiaba o repetía la tecnología práctica transmitida por los diversos oficios, mientras que por el otro, en el medio académico se perpetuaba una enseñanza puramente escolástica de conceptos, definiciones y fórmulas, mediante el expediente de entregar éstos a una nueva generación para que, a su vez, hiciera lo mismo con la venidera.

(En el año 2003, propuse a un activista amigo mío, veterano maestro de Física de Preparatoria, hacer una demostración en plan de grilla en el Zócalo de la Ciudad, de cómo se diseña y calcula una rampa para subir y bajar cómodamente y con seguridad en silla de ruedas –anchura, plano inclinado, ángulo, gravedad, aceleración-, idea que para mi sorpresa le pareció absolutamente fuera de lugar.)

La conclusión lógica de estas remembranzas y consideraciones no puede ser otra que la urgente NECESIDAD que tenemos de replantearnos en profundidad la relación existente entre la TEORÍA y la PRÁCTICA en nuestra Sociedad, pues de otro modo seguiremos condenados a ser por la Eternidad un País de Cuarta… TRANSFORMACIÓN.


Fernando Acosta Reyes (@ferstarey) es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

Imagen: informaticasammychaly.webnode.es

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1343 invitados y ningún miembro en línea