Tratamiento ayudaría a prevenir isquemias cerebrales
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 02 de marzo de 2021 — Agencia de Noticias UN-

En dicho examen se le inserta al paciente un catéter por el muslo, dirigido hacia la circulación cerebral, para que a través de una sustancia de contraste, apoyado con la utilización de rayos X, se puedan evaluar el estado de los vasos sanguíneos y realizar eventuales tratamientos de enfermedades o complicaciones como la isquemia.

La isquemia cerebral se produce cuando en una zona determinada del cerebro el flujo sanguíneo del es insuficiente; al no llegar sangre, las células nerviosas de esa zona se ven privadas de oxígeno y nutrientes, por lo que no funcionan de forma correcta. Esta es una complicación que se puede presentar en el 40 % de los casos de pacientes con vasoespasmo cerebral.

Actualmente no hay forma de saber qué pacientes desarrollarán esta condición, por lo que utilizar este tratamiento ayudaría a prevenir una eventual aparición de la isquemia.

Así lo expone en su investigación Luis Carlos Salazar Díaz, especialista en Radiología e Imágenes Diagnósticas de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

La terapia endovascular se realiza justo en el momento en que se evidencia ausencia de respuesta al tratamiento médico, por un neurorradiólogo intervencionista, o en su defecto por un neurocirujano con entrenamiento endovascular.

Este tratamiento se está implementando en algunos hospitales, como el Hospital Universitario Nacional (HUN), en donde se ha desarrollado un protocolo de atención a pacientes con hemorragia subaracnoidea aneurismática, es decir que llegan con sangrado cerebral por la ruptura de los vasos sanguíneos dilatados, lo que se conoce como aneurisma cerebral.

Sin embargo, dada la complejidad del procedimiento y el requerimiento de personal altamente capacitado y recursos tecnológicos avanzados, actualmente este tratamiento se realiza en pocas instituciones médicas de país.

“El accidente cerebral hemorrágico afecta más a los pacientes jóvenes, en comparación con el accidente cerebrovascular isquémico. Generalmente estos pacientes se encuentran en plena etapa productiva y muchas veces sin antecedentes médicos, por lo que su morbilidad y mortalidad es un evento trágico tanto para sus familias como para la sociedad en general”, señala el investigador.

Los pacientes que desarrollan esta hemorragia hacen vasoespasmo cerebral, y cerca del 40 % de ellos terminan en infarto cerebral. De los pacientes que sobreviven, el 50 % desarrollan discapacidad y el otro 50 % retorna a sus capacidades cotidianas.

En su estudio, el especialista realizó una búsqueda en bases de datos, en las que identificó 2.098 registros de estos casos, de los cuales pudo trabajar con 26 estudios, 11 de Estados Unidos, 4 de Canadá, 3 de Alemania, 3 de Japón y 1 de México.

Factores de riesgo

Según el investigador, dentro de los principales factores de riesgo asociados con esta hemorragia está ser mujer, de raza negra y poseer una carga genética en el desarrollo de los aneurismas cerebrales. También influye el tamaño de la aneurisma y otros factores como ser fumador o hipertenso, pues estos contribuyen a que si se tiene una aneurisma cerebral de un tamaño considerable, se puede romper.

Japón y otros países orientales presentan una mayor prevalencia de estos eventos, mientras que Colombia figura dentro de los países con una incidencia baja a media.

“Cualquier síntoma neurológico, como no poder mover una extremidad, que se duerma una parte de la cara, que se tenga dificultad para hablar, o comunicarse, dolor de cabeza intenso y súbito, entre otros, debe ser motivo de consulta urgente, pues en este momento es muy probable que esté sufriendo un evento cerebrovascular, y por lo tanto debe dirigirse a una unidad de urgencias y consultar lo más rápido posible”, recomienda el especialista.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 753 invitados y ningún miembro en línea