Diseñan y entregan careta de protección facial completa para personal de salud
Minuto a Minuto

 

 

 

28 de mayo de 2020

Una careta facial completa (máscara-careta) para uso del personal de salud, con nivel de protección que cubre las necesidades requeridas en ambientes de consulta, atención y quirúrgicos, fue diseñada en el Laboratorio Nacional de Manufactura Aditiva y Digital (MADiT), con sedes en el Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología de la UNAM, y el Tecnológico de Monterrey, en colaboración con el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) del Hospital General “Dr. Manuel Gea González”.

Para su elaboración se utilizó material de baja rugosidad, resistente a múltiples agentes desinfectantes; puede sanitizarse varias veces sin que pierda transparencia, se manche o se rompa. También, se consideraron factores como las necesidades del personal médico, materiales bioseguros y procesos de manufactura adaptables a diversas condiciones y cantidades de producción en nuestro país.

Siguiendo una estrategia de desarrollo rápido de productos, en un lapso de siete días el MADiT obtuvo el diseño de una careta de protección facial completa, avalado por médicos del Hospital Gea por otorgar una barrera física ergonómica, ligera y funcional, y ser un equipo de protección útil para realizar sus labores diarias de forma cómoda y segura.

Denominada “GEA-MADiT”, la careta sirve como barrera protectora del rostro completo (desde la parte baja de la barbilla hasta la parte alta de la frente), ofrece ajuste perfecto a diversas formas de cara y cubre los costados.

El diseñotambién permite su fácil integración con equipos de protección personal requeridos por protocolo, como cubre bocas, gafas de protección y gorros quirúrgicos.

Es de baja rugosidad y por ser resistente a múltiples agentes desinfectantes permite al personal médico sanitizarla varias veces. El material bioseguro utilizado es PET-G, reciclable, por lo que puede ser reincorporado al flujo de materiales PET, contribuyendo así al cuidado del medio ambiente y a la visión de una economía circular de materiales.

Además, fue diseñada para fabricarse por múltiples procesos: con herramientas de corte manual para casos de emergencia; corte láser para mediana demanda; y suajado para proveer altas cantidades. Así, puede ser manufacturada en pequeñas, medianas o grandes cantidades.

Los participantes en el desarrollo de “GEA-MADiT” acordaron liberar el diseño bajo una licencia de “reconocimiento no comercial”, para que los interesados en ayudar con esta solución de protección personal, tanto de la iniciativa privada como de la sociedad civil, puedan hacerlo sin fines de lucro. El licenciamiento y transferencia del diseño incluyen acceso a información complementaria para facilitar su correcta manufactura.

La careta se desarrolló sin fines de lucro, pero en virtud del interés que generó entre la sociedad en general, los desarrolladores crearon el sitio https://bit.ly/3d4q2wo con instrucciones y tutoriales sobre cómo elaborarla a pequeña, mediana y gran escala, cómo armarla y colocarla.

Donación de 14 mil cartas

Con el apoyo de las compañías Eastman y Laminex, que aportaron 1.3 toneladas de láminas de PET-G, se logró donar más 14 mil caretas a instituciones públicas de salud, como los hospitales generales “Dr. Manuel Gea González” y de México “Dr. Eduardo Liceaga”; los hospitales de la Mujer y Juárez de México; el Instituto Nacional de Perinatología y el Centro de Alta Especialidad “Dr. Rafael Lucio”.

De igual manera, a hospitales públicos y organismos de seguridad pública en diversos puntos del estado de Nuevo León. Se estima, con base en las descargas de este diseño, que se ha generado un impacto en producción de hasta 50 mil caretas “GEA-MADiT”en el país.

Las que han sido entregadas están revestidas de una película de protección, lo que brinda seguridad al personal médico de que está recibiendo un producto nuevo para su protección. Aunque fueron diseñadas para este segmento, su uso es recomendable entre la sociedad civil, pues contribuiría a reducir contagios en combinación con cubrebocas y las medidas de higiene indicadas por la autoridad.

En el proceso de producción de las mascarillas para donación también participaron las empresas Mandarina Design (proceso mediante corte láser), Comercializadora de Arte y Diseño Guvimex, y Suajes Daicot (para el desarrollo del proceso de fabricación por suajado). Personas de la sociedad civil hicieron donaciones y voluntarios ayudaron en la preparación de los paquetes para su entrega.

Boletín UNAM-DGCS-462/2020

next
prev

Hay 1084 invitados y ningún miembro en línea