Calidad del aire evitaría mayores afectaciones por COVID-19
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 11 de mayo de 2020 — Agencia de Noticias UN-

En diálogo con el programa Observatorio de Gobierno Urbano, de UN Radio (98.5 FM), el profesor Luis Belalcázar, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y experto en calidad del aire, afirmó que “no es adecuado tener una ciudad contaminada durante una pandemia que ataca el sistema respiratorio, por eso tanto el Gobierno nacional como las administraciones locales deben darle prioridad al mejoramiento de la calidad del aire”.

Este año empezó con alertas naranja y amarilla en Bogotá y Medellín por la contaminación del aire. A pesar de las políticas para mejorar la situación, hasta el inicio de la cuarentena no había sido posible disminuir estos altos índices en las dos ciudades, lo cual amenazaba con producir, al igual que el año anterior, al menos 660 muertes por enfermedades respiratorias, según el Instituto Nacional de Salud.

Aunque este es un evento recurrente por esta época del año en las ciudades más grandes del país, es preocupante que los altos índices de contaminación del aire también se registraran en ciudades como Bucaramanga y Cúcuta.

No obstante, el académico precisó que “en este momento la calidad del aire ha mejorado mucho en el país, lo cual se debe, entre otros factores, a la reducción tan drástica en la actividad antropogénica, que puede ser de hasta un 80 %”.

“Encontramos que a pesar de que el nivel de material particulado –el contaminante que más preocupa– se ha reducido en un 50 % comparado con días de actividad normal, el ozono no se redujo por ser un contaminante secundario, es decir que se forma por reacciones químicas en la atmósfera”, agregó.

Consumo exagerado de recursos

El académico precisó además que “la contaminación del aire es un fenómeno complejo, con distintas variables, que no se reduce con el confinamiento de la población. Las reflexiones que podemos hacer de esta situación es que estamos consumiendo demasiados recursos, por eso es importante pensar en qué consumimos, cómo lo hacemos, y si realmente es necesario”.

Aunque hoy se promueve el uso de la bicicleta para reducir el empleo del transporte público, esto supone riesgos por el incremento del vehículo particular y, lo más preocupante, el uso de la motocicleta. “Por la enorme cantidad de ellas, las motos generan un alto nivel de contaminantes, por ejemplo de material particulado”, advirtió el docente.

Agregó que antes de la pandemia se calculaba que en Bogotá habría 3 millones de motocicletas en 2030, y hoy ya se registran 600.000. Un aumento de estos vehículos tendría serias consecuencias para la calidad del aire de la ciudad.

Por otro lado, existe el desafío de reducir el uso del transporte público para evitar el contagio del coronavirus, situación que resulta contraria a la política de incentivos de estos medios de transporte promovida antes de la crisis para mejorar la movilidad y la calidad del aire.

Al concluir la emisión de este programa, del Instituto de Estudios Urbanos (IEU), el profesor Belalcázar resaltó la importancia de mejorar y fortalecer la comunicación y la interacción entre la academia y el Gobierno nacional, para diseñar estrategias que permitan solucionar los retos que impone la pandemia del coronavirus.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

next
prev

Hay 1040 invitados y ningún miembro en línea