Finanzas del Gobierno no son iguales a las de la familia
Minuto a Minuto

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 11 de marzo de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Así lo explicó el profesor Jorge Armando Rodríguez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), durante su intervención en la primera sesión de la Cátedra Institucional sobre Tributación en Colombia, por medio de la cual se espera plantear soluciones a los problemas sociales que han aflorado en la coyuntura nacional.

Ante los estudiantes de diferentes facultades de la UNAL inscritos en este curso, el docente hizo una introducción sobre el papel que juega el Estado en las sociedades, y cómo este da luces sobre la importancia de la tributación, para lo cual partió de marcar una necesaria diferencia entre el manejo que se les da a las finanzas familiares y a las del país.

“Ante una situación económica difícil, para el hogar tiene sentido recortar los gastos, pero si el Gobierno hace lo mismo surge otro problema: que los gastos que recortó dejan de ser ingresos para los demás”, expuso el docente sobre el impacto negativo que puede tener que el Estado adopte medidas de austeridad en escenarios de recesión económica y desempleo.

Aunque en el caso de los hogares esto también puede ser cierto, el efecto sobre la economía de reducir los gastos es considerablemente menor, ya que si un Gobierno recorta su gasto público el efecto se puede traducir en menores ingresos de sus ciudadanos y en un menor consumo, lo que en vez de representar una mejoría terminaría ahondando la crisis.

Para el docente, esta es una de las grandes confusiones que resultan en las sociedades en temas de economía, lo cual permea a los medios de comunicación, que repiten la idea de que en tiempos de crisis se deben hacer recortes porque el Estado es como una familia. “Una manera de verlo es la falacia de composición: lo que es cierto para la familia no es necesariamente extrapolable al conjunto de la sociedad”, dijo.

No obstante, sí hay momentos en los que la austeridad puede ser una medida necesaria para los Estados, pero el secreto está en saber cuáles son esos momentos. “Keynes, importante teórico económico del siglo XX, lo decía bien: el Gobierno tiene que ser austero en momentos de auge, no en momentos de recesión, porque si los hogares tienen plata para gastar y se inyecta más gasto se crean más presiones sobre la economía, que ya tiene bastantes”, apuntó.

Otras diferencias planteadas por el profesor Rodríguez entre la familia y los Gobiernos es que estos últimos tienen cuatro monopolios: el de la fuerza (intervención en seguridad y control del conflicto) el de la tributación, el de la emisión de moneda y el de la promulgación de leyes.

“Si hay necesidad de proveer seguridad legítima, controlada y ejercida constitucionalmente, eso cuesta”, comentó el docente, quien planteó así la necesidad de la tributación como una de las formas de financiar gastos públicos, un tema en el que también entran en juego la deuda, la generación de activos a partir de propiedades del Gobierno –como Ecopetrol– y la emisión monetaria.

El docente también expuso que en una sociedad democrática la tributación se debe dar en condiciones de legitimidad, justicia, equidad y representación política.

La Cátedra, que constará de otras 13 sesiones, será dirigida por el profesor Camilo Díaz, coordinador de la Unidad de Análisis en Ciencias Económicas de la FCE. En ella se analizará cuál es el esquema de tributación que opera en Colombia, sus efectos sobre la política fiscal y sobre la distribución de la riqueza y el ingreso en el país.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

next
prev

Hay 1516 invitados y ningún miembro en línea