Potencial vacuna contra la malaria pasa prueba de toxicidad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 07 de febrero de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Las pruebas en ratones y otros animales pequeños como los conejos son un primer paso antes de escalar las pruebas a animales más grandes y cercanos a los humanos, como los monos.

Dichas pruebas forman parte del trabajo que adelantan los investigadores de la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (Fidic) que dirige el doctor Manuel Elkin Patarroyo, desde donde se ha propuesto una metodología para diseñar una vacuna químicamente sintetizada contra el parásito Plasmodium falciparum, uno de los causantes de esta enfermedad.

La metodología se basa en identificar secuencias peptídicas derivadas de proteínas del parásito involucradas en interacciones entre el paciente (hospedero) y el patógeno, que son importantes para la infección. A partir de ahí se encontró que los péptidos que se unen a las células hospederas (glóbulos rojos y hepatocitos) cuyas secuencias son conservadas, no son inmunogénicas en monos Aotus, es decir que no generan una respuesta en el sistema inmunitario.

Sin embargo, se encontró que la cuidadosa modificación de algunos residuos de la secuencia de los péptidos conservados induce cambios en sus estructuras, las cuales permiten un mejor reconocimiento por las moléculas del sistema inmune y una respuesta eficiente contra el patógeno. Fue así como se seleccionaron los 23 péptidos en los que trabajó Jennifer Juliet Lambraño López, magíster en Bioquímica de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), para evaluar su toxicidad, con la coordinación de los profesores Hernando Curtidor y Carlos Arturo Guerrero.

“Queríamos ver si además de generar algún tipo de toxicidad también se producía alguna memoria inmunológica en el ratón, es decir si se generaban anticuerpos contra ese grupo de péptidos”, comenta la magíster, y resalta que esta vacuna para prevenir la malaria ha mostrado una alta efectividad en los monos Aotus, el modelo más cercano al humano en el que se han realizado pruebas.

Tres grupos de prueba

Con los péptidos sintetizados por el Grupo Funcional de Síntesis Química de la Fidic, la investigadora Lambraño realizó pruebas con tres grupos de ratones conformados de manera aleatoria: uno de control, otro tratado con la mezcla más un coadyuvante (componente que facilita el proceso) y un último tratado con el conjunto de péptidos solos.

El primer paso fue evaluar la toxicidad local en los grupos de ratones que fueron inoculados con la mezcla, es decir, si la vacuna generaba alguna respuesta en la piel, como irritación e inflamación; el segundo consistió en una prueba a nivel sistémico, para lo que se midieron –en diferentes tiempos– aspectos como la temperatura corporal, el peso y el consumo de alimento.

Después los animales se sacrificaron para hacer un control de los cambios que la mezcla hubiera podido ocasionar en los órganos, en comparación con los ratones del grupo control, que no fueron tratados.

Se encontró que la inmunización de una dosis o de dosis repetidas de la mezcla de 23 péptidos modificados es segura, ya que no produjo reacciones tóxicas a nivel local ni sistémico. Además ninguno de los ratones tratados presentó cambios en su comportamiento ni en actividades como el consumo de alimento, el peso y la temperatura.

“También se determinó que la mezcla de estos péptidos no genera en los ratones altas cantidades de anticuerpos, debido a que la cepa utilizada es la que da malaria en humanos y no en estos roedores”, manifiesta la investigadora.

Estos resultados sugieren que la mezcla de péptidos puede ser una candidata segura para probarla en la siguiente etapa del desarrollo de una vacuna contra malaria: toxicidad local, inmunogenicidad y protección en modelo primate no humano.

Según el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre malaria de 2018, se estima que en 2017 se presentaron 219 millones de casos, la mayoría ocasionados por el parásito Plasmodium falciparum, que cobraron la vida de más de 400.000 personas, especialmente en África.

A pesar de los grandes esfuerzos por desarrollar mejores métodos de prevención (como una vacuna altamente efectiva), diagnóstico y tratamiento de la malaria, hasta ahora no se cuenta con una solución eficiente.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

next
prev

Hay 1092 invitados y ningún miembro en línea