Morenito de Fuego platica sobre su EP "Tex-Mex Volumen 1"
Minuto a Minuto

Jueves 3 de agosto de 2023.

 

-Morenito de Fuego platica sobre su EP “Tex-Mex Volumen 1”.

-Este viernes 4 de agosto lanza el video de “Nieve de chocolate con menta”.

 

Por Mino D’Blanc.

Morenito de Fuego está promocionando su EP “Tex Mex Volumen 1” que contiene las canciones “Estás bien bonita” cuyo video lo lanzó el 12 de mayo, “Te quiero hacer feliz” Feat Frankie J que lanzó el 9 de junio, “Todos los días te extraño” que presentó el 7 de julio, “Nieve de chocolate con menta” que dará a conocer este viernes 4 de agosto, “Órale Prirmo!” el 1 de septiembre y “Chu-Cu-Chú” el 29 de septiembre.

Platicamos con él, gracias a las finas atenciones del licenciado José Luis Toledo Madrigal, de Universal Music y Fonovisa Récords.

MD’B: ¿Quién te puso “Morenito de Fuego” y por qué te pusieron así?”

MDF: Lo adopté desde muy morro. Soy el más moreno de mi familia, de entrada. De morro me acuerdo que estaba en la tiendita para comprar para la escuela. Yo estaba en segundo de primaria y un batillo de sexto se burlaba de mí porque era moreno. Y decía “¿por qué te vas a burlar de mí por el color de mi piel?”. Estaba en una escuela privada. Lo adopté como eso, como del gancho que me podían dar y demás, era Alan “el moreno”, porque mi nombre de pila es Alan. Un día un bato me dijo “ese mi Morenito de Fuego” y se quedó así. Y va muy de la mano porque un día uno de mis mentores que fue Blanquito Man, de King Chango, que está en esta canción de “Cumbia sobre el río”. Y fue por eso que adopté “Morenito de Fuego”. Y lo de fuego porque soy bien intenso, bien fogoso. Fíjate que tengo una tía que está bien clavada con el feng shui y me aplaude mucho el alias; me decía “tú no tienes idea el poder del fuego; que tú lo lleves en tu nombre y demás”.

MD’B: Tu primer disco fue “Venta de Garaje”.

MDF: Hacía como alusión a las ventas de garaje de barrio o de las colonias. Comencé a hacer canciones en las que el hilo conductor era yo. Me metí a trabajar con distintos productores y con uno salía una cumbia más colombiana, con otro una cumbia más digital, con uno un ritmo más Jamaica, con otro un  ritmo más para la discoteca, entonces era como esto, en donde te encuentras el artículo más bizarro y con un elemento que a lo mejor transporta a otro lado como la cosa más superficial del mundo, entonces por eso le puse de nombre “Venta de Garaje”.

MD’B: De ahí, ¿qué decidiste? ¿Basarte a un solo estilo, un solo género, descubrir tu propia bandera que es tu sonido o seguir jugando a la experimentación de diferentes géneros y sonidos?

MDF: Fíjate que a final de cuentas siempre he partido de la cumbia; la cumbia es el ritmo que siempre he llevado como bandera. Siendo de Monterrey donde tenemos la influencia de la cumbia regia. Es también Colombia donde empieza la cumbia relajada. Estando tan cerca de la frontera donde tenemos la influencia de la cumbia Tex-Mex, estando en Monterrey siendo la cumbia del noreste, entonces estoy empapado de las distintas vertientes de la cumbia, como los Corraleros de Majagual, Aniceto Molina, Mike Laure, pero también obviamente Ramón Ayala, Los Palominos, Los Invasores, Los Cadetes, entonces esa amalgama de cumbia siempre ha estado en el ADN del regiomontano.

MD’B: Si tuvieras que definir tu género en una o dos palabras, ¿qué género sería?

MDF: Regional alternativo, tropical alternativo.

MD’B: Eres un salvaguardor del Tex-Mex. No podemos olvidar que una de las artistas que le dieron mucha fuerza en México a dicho género fue Selena, aunque el género ya había surgido desde antes. ¿Hacia qué Tex Mex te diriges?

MDF: Como te digo, me gusta ser respetuoso de los géneros. Si bien obviamente coquetea con ese término, pero sin caer en la apropiación cultural. Me gusta ser correcto en el sentido de que “oye, vamos a experimentar con el sonido de la cumbia Tex Mex”, bueno pues vamos a Corpus Christi (Texas), en donde está Freddie Récords que es la compañía de discos texanos más legendaria del género. Y uno de los productores de mi disco es Mariano Herrera, multi ganador del Grammy, y quien ha trabajado en los últimos discos de Ramón Ayala, conoce perfectamente el sonido desde la grabación, porque luego de pronto uno hoy en día con tanta digitalización pudiera creer que se puede grabar como sea porque a la hora de la posproducción, con tantas herramientas digitales se puede sacar un sonido específico.  Mariano Herrera es de los productores que dicen: “no Moreno, hay que microfonear el bajo sexto de esta manera, porque es que así el cuarto le da esta reverberación y la tarola”, entonces fue un proceso muy divertido el poder presenciar todos estos pasos para tener el sonido correcto. Pero obviamente mis canciones desde la composición armónicamente son distintas, porque a final de cuentas por ser de otra región, por tener otra perspectiva de la música, por estar empapado de otras corrientes, es bien chistoso cuando de pronto personalidades o amigos o colegas que están muy en el regional de que “¿pero qué es Morenito?, ¿qué es?”, pues acordeón, bajo sexto, batería y percusión en vivo. 

MD’B: ¿Cómo son los sonidos en este sentido en tu nuevo disco?

MDF: En este disco no hay un solo luv Quizá hay algún efectito, pero toda la instrumentación es orgánica.

MD’B: El Dusti te produce este disco. ¿Cómo llegó el a tu vida?

MDF: Es un personaje mexicoamericano, o sea de papás mexicanos, bien interesante. No habla español, pero es un conocedor de la cumbia y yo creo que la única palabra que se sabe en español es cumbia (ríe), pero es muy digger, un gran coleccionista de viniles. Tú vas a su estudio y tiene paredes plasmadas de viniles de todo tipo de música, entonces es como un music digger, un excavador de música. Llegamos a través como de esta oleada llamada nueva cumbia, de la cumbia digital o electrocumbia que hay quien también le llama; de toda esta camada de amantes de la cumbia que empezamos a experimentar con el hip hop, con los luvs y demás.  “A ver, le ponemos esta batería de hip hop  a este luv de guacharaca y conga”, entonces de pronto te vas ahí juntándote con tus similares y ahora con las redes sociales llegas mucho más fácil. Entonces inmediatamente hicimos click, empezamos a experimentar con música, con canciones y demás y ahora para este disco como te digo, me parecía como idóneo irlo a trabajar con él.

MD’B: ¿Te atreverías a fusionar alguna vez reggaetón dentro de tu música?

MDF: Siempre he sido como temerario y el alias y el mote de Morenito de Fuego, que de repente “¿qué será? o ¿qué es?”, o sea, me permite hacer eso, porque he hecho canciones con Celso Piña, con Lalo Mora, con Tatiana “La reina de los niños”, o sea que sin problema lo haría. Nunca me subí como a la ola del reggaetón, porque todo mundo en su momento me decía “¿qué, Moreno? Reggaetón” y como que no lo sentía. Si bien los sonidos del reggaetón vienen del sonido caribeño, del sonido de Jamaica, del sonido de Panamá. Yo siendo un amante también del reggae, creo que la cadencia del reggae y la cumbia van de la mano, desde el acorde donde va la conga en el dos, y el reggaetón es como una evolución como de eso, del reggae, de la plena panameña, del dancehall de Jamaica, sí sin problema  jugaría con esos ritmos; jamás jugaría al “ay, déjame hacer un disco de reggaetón, no creo”, pero sin problema jugaría con ello.

MD’B: Mencionaste a Tatiana. ¿Ya has hecho algo con ella y por ende, para los niños?

MDF: Irónicamente la canción que hice para los niños se llama “El rap del perico” (ríe). Habla de un periquito que está triste. Hice una canción y la verdad que es bien chistoso ver cómo conectas con otros públicos. Yo en su momento traía rastras hasta las rodillas y Tatiana hizo una botarga de un periquito con rastras y todo el show, y creo que a fin de cuentas y como dicen, “los borrachos y los niños siempre dicen la verdad”; teniendo un público tan genuino está bien chido.

MD’B: Se dieron dos colaboraciones en este disco.

MDF: Por la amistad con El Dustin y con Mariano. DJ Kane es el vocalista original de los Kumbia Kings y Frankie J estuvo en la primera generación del grupo. Entonces se dio a través de ellos. Nos conocimos, llegaron al estudio, escucharon los temas, les encantan y los grabaron. Para mí era muy importante tener esos elementos de la música texana contemporánea, porque los Kumbia     Kings son del texano contemporáneo, ya más fusionado, pero a fin de cuentas de la música Tex-Mex, de Corpus Christi.

MD’B: Este disco contiene seis canciones.  Por el nombre de las canciones y las temáticas, te vas mucho a lo romántico en el mismo.

MDF: Totalmente. Sabes que fue un proceso personal; de pronto hoy en un día pudiera parecer hasta trillada la palabra catarsis, pero sí es el resultado de un proceso personal. Yo viví un momento bastante gris y ha sido bien vocal al respecto, ¿no?; como ya sabes, estas montañitas rusas emocionales donde ahí coqueteas con la depresión y la ansiedad y demás.

MD’B: ¿Esto no te llevó a los vicios?

MDF: No; lo chistoso es que nunca he probado el alcohol, nunca he probado  el tabaco, ni la droga, ni nada. Toda mi ansiedad se iba a la comida, entonces subí treinta kilos. Yo siempre he sido una persona atlética y una persona cuidada, de estar así de esos “pinche green” que le llaman, de estar así nomás al vacío, gracias a Dios encontré esa lucecita, pude balancear todo mi ser y me permití ser más sentimental, un poquito más romántico, más vulnerable; siempre he sido transparente y leal, pero como que de pronto te vas en el sendero de “yo Morenito de Fuego, ¿qué es? Cumbia, guapachoso, fiesta y demás, eso es lo que yo tengo que proveer”, pero luego me permití hablar también como de estos procesos, como “Todos los días te extraño”, que es el tercer sencillo y que habla sobre ese proceso en el cual perdí a mi pareja por esto que me pasó.

MD’B: ¿Cómo se dio la relación entre la compositora Marcela de la Garza y tú y cómo componen juntos?

MDF: Es mi amiga; es una gran compositora que ha compuesto para Gloria Trevi, Paulina Rubio, muy en el pop. Pero por ejemplo, en el primer sencillo “Estás bien bonita”, viniendo de un sendero más como del rap, más del hip hop, siempre acostumbrado a escribir mis propias canciones, pero en este disco sí quería tener como esa perspectiva femenina, como esa visión,  como esa sensibilidad femenina. No tanto como radical, sino como “a ver, tengamos esta perspectiva de ambos géneros para poder llegar a un punto de encuentro en donde las palabras puedan enfatizar y puedan embonar con todo.

MD’B: ¿A qué suenan más las canciones de este disco? ¿A Marcela de la Garza o a Morenito de Fuego?

MDF: A mí totalmente, porque la mayoría de las canciones yo las tenía como listas. Obviamente me permito ahora tener esa mancuerna de compañía que definitivamente siempre va a ser enriquecedor, porque de pronto este colaborador lleva esa canción, esa melodía, a un lugar sónico por donde no la hubiera llevado. Es como “ah, esa melodía no la hubiera usado yo; ese arreglo o esa manera de decir las cosas no la hubiera hecho yo”.  De hecho, hice varios reels de contenidos para redes donde muestro mis notas de voz con las ideas de las canciones y luego cómo van creciendo de que me junté con Marcela y van evolucionando.

MD’B: ¿Son experiencias personales, experiencias de otros amigos o llegaba la idea y la escribían?

MDF: Fíjate que estas sí son experiencias personales. “Te quiero hacer feliz” que fue el segundo sencillo habla de ese momento en donde viví mes a mes con mi pareja esos días donde moría de cólicos, y yo como su pareja estaba de “¿cómo te hago feliz? Un caldito, un tesito, te apapacho, ¿cómo te hago feliz en estos días?”. El “Chu-cu-chú” es una canción que puede llegar a ser hasta como cursi por el estribillo del chu cu chú y habla del bato que va tarde a la cita con su morrita y se le atraviesa el tren y lo va a matar; tiene como su lado medio oscuro en donde en los últimos momentos en donde va a ser atropellado se pone a reflexionar de “no valoré a mi morrita; se me olvida nuestro aniversario; voy tarde a nuestra cita” y ese cotorreo. La de “Órale Primo!” es meramente baile. Quería tener como una cerecita ahí para bailar y esa canción se trata de eso.

MD’B: ¿Cuál es la cereza del pastel de este disco?

MDF: Yo creo que es el conjunto de la coherencia de todo el proyecto. Ojalá tengan la oportunidad de ver los videos de “Estás bien bonita” y “Te quiero hacer feliz”; estoy seguro que vas a encontrar eso.

MD’B: ¿Quién dirigió los videos?

MDF: Un director de Monterrey que ha tenido cortometrajes en Cannes. Es muy clavado, muy artístico. Sabía que con él quería hacer estos videos. Entonces toda la narrativa de los videos está bien bonita. A los dos se nos ocurrió la idea. Creo mucho en la colaboración, como te platico, pero también creo mucho en confiar. Entonces de pronto es de “mira, yo veo de esta manera la canción; ¿cómo la sientes tú? ¿por ahí va o por dónde?”. De esa manera como también siendo bien receptivo llego a cosas de las que termino bien contento y orgulloso, como estos videos.

MD’B: ¿Las historias de estos videos sí van fusionados a la letra y hasta la música misma, o están más hechos por la historia paralela que se les ocurrió a ti y al director?

MDF: Es que como te digo. Este disco por más que tiene tonalidades bonitas y románticas, tiene un trasfondo más allá. Por ejemplo, de la canción “Estás bien bonita” era importante también que en la narrativa del video se pudiera apreciar el tema del amor propio, más allá de uno mismo. “Estás bien bonita” es el halago más inocente del mundo, es el más cálido. Pero también era para mí bien importante esto, entonces el video tiene una versión extendida. Yo siempre creo que en el pedir está el dar y en las comunicaciones; imagínate que yo llego con la disquera con un video de siete minutos y me dicen “Morenito, ¿quieres sacar ese video?” y yo “sí”, porque viene un spitch de una amiga artista, escritora de ahí de Monterrey, Misa Cruz, como poniendo, plasmando el proceso del amor propio de la morrita. Más allá de yo decirle “estás bien bonita” de cómo las chicas día a día puedan verse al espejo y decir “estoy bien bonita”. Imagínate que los TikToks duran 15 segundos y yo llego con un video de 7 minutos.  

MD’B: Platícame cómo surgió “Nieve de chocolate con menta”. Ya me imagino a lo que ha de saber esa combinación.

MDF: Horrible. Por eso digo “por ti probé la nieve de chocolate con menta”, porque a mi pareja en ese momento le gustaba y a mí me sabe a pasta de dientes con chocolate, sabe horrenda. Entonces era eso de cómo cedes por tu pareja.

MD’B: ¿Qué historia cuentas en el video de esta canción?

MDF: Es una plática entre el chico y la chica, en la que el hombre le dice “desde que te conozco me siento mejor; desde que te conozco me baño todos los días”, como esas pequeñas cositas que de pronto haces por más mínimas que parecieran, por tu pareja, donde hay que ceder. Ese como punto intermedio donde cedes o donde eres colaborativo con tu pareja; más que el hombre como proveedor y la mujer como la que arropa la casa y demás.

MD’B: A como se vive actualmente, ¿no piensas que la gente lo pueda tomar como cursilería?

MDF: Tal vez sí, pero no es así. Por ejemplo, el primer verso termina diciendo “multiplicamos el amor y dividimos la renta”, porque al final de cuentas somos los dos; no es yo manteniéndote a ti, ni tú manteniéndome a mí. Nos amamos muchos, pero a final de cuentas somos autonomía y cada quien hay que ponerle. Por eso te digo que no cae en lo totalmente en lo sugar cougar, no cae en la melosidad de que sí es bonito, pero somos autónomos.

MD’B: ¿Cuál es la canción con la que te identificas más de este EP?

MDF: “Todos los días te extraño” porque perdí a mi pareja por este proceso que te cuento y que ha sido una de las decisiones más difíciles que tomas, donde tienes que dejar ir porque sabes que tu proceso no es de la noche a la mañana.

MD’B: ¿Qué es lo que nunca cambiarías de tu sonido y por qué?

MDF: Yo creo que la personalidad en la composición. Siempre me gusta que tenga como esta ligereza o esta comicidad o esta sátira un poquito la letra. Si bien obviamente tiene esta melosidad y esta cursilería específicamente este disco, pero de repente quiebra la melosidad una frase como “dime si vas a querer o mejor se lo echo al perro”. Son como esas pequeñas inflexiones abruptas a la prosa.

MD’B: ¿Por qué tienes esa influencia del humor en tus canciones?

MDF: Es mi personalidad, básicamente. Es humor de repente rayando en el humor negro. De pronto hay una línea dentro del disco que dice “ahora te llevas al perro, la plasma y el play”, refiriéndome al playstation y termina “gracias a ti tengo tendencias suicidas”, por cosas bien bobas. Entonces tiene como esos destellitos también de humorcito negro.

MD’B: ¿Has tenido alguna vez tendencias suicidas?

MDF: En el momento más gris de mi mundo, de mi vida, obviamente me pasa por la cabeza, pero yo creo que mi signo astral, mi horóscopo, siendo tauro soy muy terco, no podría dejar mi vida a medias nunca, no me gusta dejar nada a medias. Platicaba hace poquito que mi papá es abogado, entonces decidí entrar a estudiar leyes; obviamente al segundo tetra me di cuenta que si yo era abogado iba a ser el abogado más triste del mundo, pero no quise dejar la carrera a medias. Dije “quiero terminarla”; terminé mi carrera, me gradué, me escogieron para dar el discurso, pero jamás me dedicaría a las leyes. Sé que dicen “nunca digas nunca” y yo te lo digo, “¡nunca!, ¡jamás!, ¡jamás litigaría yo!, ¡nunca en la vida!”, porque sería el abogado más triste del universo. O sea, si te meten al bote no me hables porque te vas a quedar ahí. Yo decido que la música es lo que quiero hacer. Obviamente teniendo una personalidad creativa, artística y demás, cuando estás empinado de que “¿cómo sería si yo no estuviera aquí en el mundo?”, me imagino quiénes irían y llorarían por mí.

MD’B: ¿Cuál es el sello que te diferencia de todos los demás artistas de tu género?

MDF: Yo creo que lo transparente y lo real. Obviamente sin minimizar el trabajo de mis colegas, pero es eso, como la transparencia y lo real; que no me den pacho de pronto hasta mofarme de mí mismo. Me gusta verme bien y me gusta siempre tener una presencia digna y admirable y demás, pero también no me da empacho burlarme de mí.

MD’B: Después de este EP, ¿qué más viene?

MDF: Un segundo EP que es la pareja de este. El primero se llama “Tex-Mex Volumen 1” y el nuevo se va a llamar “Tex-Mex Volumen 2”, los juntamos y es abreviado.

MDB: ¿Las canciones para este segundo EP también las vas a componer con Marcela de la Garza?

MDF: No, en este segundo EP no compongo con ella.

MD’B: ¿Con qué instrumento compones?

MDF: Con piano. Jamás me consideraría el músico más virtuoso ni te diría “yo soy pianista”, pero sabiendo los acordes ahí comienzo a componer. Y como te digo, siempre con la colaboración musical con el productor lo lleva al siguiente nivel.

MD’B: Visualmente hablando, ¿qué tanto tiene que ver tu forma de vestir en la vida normal con tu música?

MDF: Totalmente. Me gusta que haya una sincronía y una coherencia. Lo veo como el actor metódico, como el intérprete o el artista metódico; “en esta temporada de la serie “Morenito de Fuego” estamos empapados del Tex Mex”. Entonces es la botita, la hebillita, entonces es como la coherencia del atuendo, del styling.

MD’B: ¿Con quién te gustaría colaborar?

MDF: Quisiera hacer una canción con Beto Zapata, de Grupo Pesado. Tengo una colaboración pendiente con el maestro Alex Lora, de El Tri. A él le abrí sus shows en la zona de Monterrey, Saltillo, Torreón; a través de su manager me invitó a su concierto que hizo ahí en Arena Monterrey por sus 50 años. El público de El Tri sabes que es un público celoso. Les gustó el show que di ese día y de ahí me invitaron a abrir sus conciertos que tenían en la gira y me fue muy bien. Me permitieron cantar dos canciones que fueron “Chilango Incomprendido” y “Chavo de Onda”, que de hecho a esa le hicimos como rock y dancehall como de Jamaica, entonces yo le escribí una rima como extra, entonces me acuerdo que Chela Lora se quedó viéndome de manera especial junto con otra persona y cuando acabó, se acerca y me dijo “Morenito ya te iba a regañar porque pensé que no te sabías la canción, pero ya vi que le escribiste una rima”. Le dije “sí, obviamente con todo respeto, pero quería yo imprimirle un poquito de mi toque” y me dijo que quedó muy bien.  

MD’B: ¿Por qué el público tiene que escuchar “Tex-Mex Volumen 1” y por qué tendrán que escuchar el siguiente EP?

MDF: Porque definitivamente es una propuesta distinta y fresca. Creo que salen en un momento muy idóneo para la música mexicana. El tener el aparador que tiene ahorita la música mexicana es un gran beneficio para mi disco. Lo tengo desde el año pasado; si hubiera salido en ese tiempo hubiese sido “ay mira, qué bonito, qué coqueto”, pero ahorita hay playlist en las plataformas digitales; que ganó una mexicana, que la mexicana fusión con urbano… Hay una conversación en relación a la música mexicana y creo que llega mi disco en un muy buen momento en donde también líricamente hay un bellaqueo del reggaetón y mucho beliqueo con el corrido tumbao y donde el ser romántico hasta pareciera disruptivo. Ahorita me siento romántico, me siento enamorado de la vida, de mi música; siento ese suspirito, esa piel chinita. Me han escrito chicas para decirme que mis canciones las apapachan, porque de repente se sienten gorditas, o se sienten feitas y mis canciones les hacen ver otras cosas importantes para ellas. Creo que hay momentos para todo y yo respeto todo; yo respeto hasta al que no respeta. Les propongo regar la plantita del romanticismo.