Armando Roal por primera vez en Puebla. "La Dueña" de la Juárez, jueves 18 de octubre, 21:00 horas.
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

Miércoles 17 de octubre de 2018.

-Armando Roal por primera vez en Puebla: jueves 18 de octubre, 21:00 horas, “La Dueña” de la Juárez.

-Comedia de observación y Standup en un solo espectáculo, lleno de la simpatía, humor, anécdotas y sarcasmo del comediante.

 

POR MINO D’BLANC

Este jueves 18 de octubre en “La Dueña” de la Juárez, se presenta por primera vez en Puebla Armando Roal, con un espectáculo de comedia de observación. Él está marcando vanguardia dentro del género, no solo del Stand Up, sino de la misma comedia.  Se presenta junto con Adán Moroni “El Gigolo de la Comedia” y con Carlos Sánchez “El Choco”, además de que en la música estará “Norteño Banda, la de la 57”. El acceso para el público será a partir de las 21:00 horas. Armando Roal promete un show en que la gente no parará de reír y por qué no, también de reflexionar a través de la comedia.

Platicamos con él, gracias a las atenciones del licenciado César Garibay, promotor y empresario.

MD’B: Platícanos del espectáculo que vas a presentar por primera vez en Puebla.

AR: Estoy invitando a todos los amigos, toda la gente de Puebla que me acompañen este jueves 18 de octubre a las 21:00 horas en “La Dueña”, ubicada en la avenida Juárez No. 1914, donde vamos a presentar un espectáculo de comedia que dura alrededor de 90 minutos. Además, estará “Norteño Banda, la de la 57”. Me acompañan dos excelentes comediantes que son Adán Moroni “El Gigolo de la Comedia”, que participa en la Cofradía de la Comedia, del señor Javier Carranza “El Costeño” y Carlos Sánchez “El Choco” que participa en el programa “Desestresados”.

MD’B: ¿Cómo se puede definir al género de comedia que manejas?

AR: Hago una comedia de observación que va de las cosas cotidianas, las cosas que todos hemos vivido cotidianamente, desde la escuela, la pareja, el cómo nos comunicamos o cómo hemos dejado de comunicarnos; ahora cada vez es menos personal la comunicación con todo esto de las redes sociales; cómo nos enganchamos con cosas como el futbol, el buscar tu nombre en una lata de refresco, y todas estas cosas que estamos viviendo. En realidad yo estoy como en el limbo porque los comediantes dicen que no soy comediante, que soy standupero, los standuperos dicen que no soy standupero, que soy comediante, entonces yo me presento como humorista. Para mí el Stand Up es otra herramienta más de la forma de hacer comedia, como pueden ser los chistes, como puede ser el sarcasmo, todo ese tipo de situaciones que aumenta la comedia. Lo importante no es el adjetivo, sino el objetivo.

MD’B: ¿Tu show está hecho a través de experiencias personales, de amigos o de cosas que se te ocurren?

AR: Van siendo entre experiencias personales y cosas que nos van contando los amigos y cosas que vivimos, que creo que la mayoría de la gente coincidimos en ciertas cosas.

MD’B: ¿Cuáles son tus principales influencias en la comedia para llegar al escenario?

AR: La verdad soy súper admirador de la comedia colombiana; a mí me súper encanta el señor Piter Albeiro, que para mí es uno de los mejores comediantes que hay en el continente con esa forma de hacer monólogos. De la comedia mexicana y actual, Javier Carranza “El Costeño”, quien es una metralleta para hacer comedia y con quien trabajo en su Cofradía de la Comedia; el Indio Bryan y actualmente trabajo también con el payaso “Chuponcito” y he tenido la oportunidad de compartir escenarios con grandes como el maestro Jaime Rubiel, como Betina Salazar “Olga Sana”, “Gamborimbo”. Obviamente hay súper ídolos de la comedia, de los que puedo tener cierta influencia, pero creo que el hablar de esas grandes estrellas a veces los siento inalcanzables y son los que han abierto la brecha para que todos los que vamos atrás vayamos pasando.

MD’B: ¿Hay alguna autocensura dentro de tu espectáculo, algo que no cuentes por seguridad personal, protección o por no tocar temas delicados, sensibles y demás?

AR: No me autocensuro, pero hay cosas que ni en la comedia, ni en términos generales no podríamos coincidir toda la gente, como la religión, como la política, que son cosas de mucho respeto, sobretodo en la religión. Igual los localismos; es tan respetable la gente de cada región, de cada lugar, como para hacer algún tipo de  comedia de ese tipo. Es lo que no toco, no por autocensurarme, sino porque considero que no necesito hacerlo en el show que yo hago.

MD’B: El espectáculo que presentas ¿ya está completamente armado o vas cambiando las secuencias de acuerdo a como vas sintiendo la reacción del público?

AR: Algo que nos platicaba mucho y que me enseñó Javier Carranza “El Costeño” es aprender a pulsar al público. Tenemos que ver de qué público es, percibir sus sentimientos. Hay cosas que veo que tal vez no les está interesando, que no son agradables para ellos, entonces paso a temas que voy considerando que van a entrar más ad hoc al público que tengo.

MD’B: ¿Cuántas secuencias tienes escritas para lograr esto y qué tiempo te ha llevado escribir este espectáculo?

AR: Hay rutinas que nos lleva escribirlas más de un año y no solo es el escribirlas, sino también probarlo de una forma, probarlo de otra, y aquí no funciona y ahora decirlo de esta manera, decirlo antes, decirlo después. De entrada voy haciendo comedia con lo que está pasando en la actualidad. Hay comedia que es muy fija, que a todos nos ha pasado; los conflictos con la pareja, con los hijos, hasta cómo te bañas, es algo que nos puede hacer reír. La diferencia en cómo regañaban antes los papás a cómo regañan ahora; la situación de las redes sociales. La forma en que ha cambiado la música, la forma de cotejar a una mujer, la forma en que han cambiado las relaciones. Eso es de lo que hablo generalmente.

MD’B: ¿Cuál es el sello que te diferencia de los demás comediantes?

AR: La realidad es que todos vamos hablando de lo que nos pasa, de lo que vamos viviendo, de la forma en que nosotros mismos vemos la vida y vamos lidiando con los problemas. De esa forma yo pienso que cada comediante, cada persona que hace Stand Up tiene un sello muy particular, porque lo que vive cada uno no es similar. Sí hablamos de lo mismo, hacemos comedia, pero creo que no hay como algo que nos caracterice a todos, porque somos diferentes; cada uno tenemos una línea, una forma muy personal de contar diferente. Lo que te hace reír a ti no le hace reír a él. La comedia yo la considero como la comida; hay platillos que a unos les gustan y a otros no.

MD’B: ¿Por qué el público debe ver tu espectáculo?

AR: Porque llevamos un espectáculo que considero que es de calidad;  eso la gente lo debe determinar. Un espectáculo diferente a lo que generalmente ven, en el que participan compañeros comediantes que son excelentes, van bailarinas y queremos compartir un poco de alegría, que la gente se ría, se divierta y la verdad, nosotros también nos divertimos, nos reímos. Lo hacemos más por diversión que por otra cosa.

MD’B: ¿En qué momento cambió tu vida para dedicarte a la comedia?

AR: Yo soy técnico en urgencias médicas. En eso trabajé antes. Soy paramédico. Estuve muchos años como voluntario para la Cruz Roja Mexicana y fui encargado de las urgencias en la secretaría de hacienda, en el servicio de Administración Tributaria. Esto me llevó a ser como instructor en prevención en combate de incendios, primeros auxilios y me tocó hacer esto a nivel escolar, a chavos de prepa, en donde lo tuve que hacer de manera coloquial para que no fuera de alguna forma aburrido, tedioso para los jóvenes. Alguien me dijo: eso que estás haciendo, eso que estás diciendo es Stand Up. Fue el Indio Bryan quien me impulsó a tomar un taller con el maestro Rafael Romero y de ahí tuve la bendición de haber sido visto por Adal Ramones, quien me invitó a su programa “Stanparados”, en el cual estuve en todas las temporadas y de ahí ya me empezaron a invitar a varios programas de televisión a hacer este tipo de comedia, en donde ya empecé a decidir en dedicarme de lleno a la comedia.

MD’B: ¿Qué tiempo crees que dure esta forma de hacer comedia, tomando en cuenta que hay quienes no le guardan el debido respeto al escenario y por ende, no les importa la forma de vestir, de proyectarse visualmente hablando?

AR: Pienso que cada forma de hacer comedia tiene un público específico. La gente que disfruta de los show de los maestros como Teo González y como Jorge Falcón, no es la misma que asiste a los shows de lo que ahora es el Stand Up. Creo que no es en sí la comedia como tal, sino depende de cada persona que vamos haciendo este tipo de humor. Yo estoy de acuerdo que el Stand Up no tiene que estar ligado a ser fachoso, o a no ser alineado, o no vestirse adecuadamente, o no guardarle ese respeto al público o al escenario sobretodo. Yo estoy de acuerdo que demerita que la forma que llegas te subas al escenario. La gente puede percibir que no le estás dando peso a ser un artista de alguna manera, pero creo que depende más de la gente que lo está haciendo y del tiempo. Creo que son más jóvenes los que están haciendo esto de no darle una importancia visual al escenario y en algún momento les va a caer el veinte y lo van a corregir. El maestro Rafael Romero me decía: ¿tú qué quieres hacer de la comedia? ¿Lo ves como un modo de vida o como un hobby? Entonces en el momento que yo creo que a este sector le caiga el veinte de que esta es una profesión tan respetable como la de un médico, como la de un abogado, yo creo que le van a comenzar a dar la importancia y el peso que se requiere para subirse a un escenario.

MD’B: ¿En qué momento el Stand Up se convierte en Arte? ¿En qué momento el standupero se

AR: Yo no me refiero tanto a que sea un arte como el Teatro, la Danza. Yo me refiero al aspecto generalizado de presentarte ante un público al cual se le debe tener respeto de subirte a un escenario, de exponerte a hacer una labor en este caso de que la gente se ría, porque tan artista es el que genera el sentimiento del llanto, el de mover una emoción, como la misma risa.

MD’B: ¿Hay algún momento en tu espectáculo donde al contar lo que estás contando, sufras?

AR: Sí; creo que el sufrimiento, la tragedia más el tiempo nos da un resultado de comedia, y todos en algún momento nos reímos de lo que sufrimos en otro tiempo. Cuando hablamos tiempo después de esa tragedia que nos pasó, la convertimos en comedia, y los mexicanos tenemos mucho eso de tomar la vida con alegría, con optimismo, de reírnos de lo que nos ha pasado y de la forma en cómo lo hemos librado.

MD’B: ¿Eras uno antes y uno después de hacer comedia, como persona? ¿Qué tanto te ha cambiado la comedia, te ha hecho ser mejor ser humano, qué tanto le has aprendido a la comedia y qué no volverías a hacer ahora que haces comedia de lo que hacías antes de que la hicieras?

AR: Toda mi vida ha sido estar en las urgencias médicas, que es algo totalmente diferente. En las urgencias se ve el sufrir y te vuelves un poquito más amargado, un poquito más temeroso, por lo que vamos percibiendo de la sociedad, los accidentes, la inseguridad. La comedia me ha hecho ver la vida de una forma más optimista, más alegre; he aprendido a sensibilizarme un poco más con la gente. A veces se piensa que la comedia es burlarse de alguien y creo que debe ser todo lo contrario, como tener empatía con la persona. Te hace ser más humano; aprendes qué temas tocar, en dónde no tocarlos o de plano no tocarlos, por el respeto que se le debe tener a la gente en sus creencias, en su preferencia sexual, incluso en la región en la que viven. Pienso que esas son cosas que nos sensibilizan. Muchas veces se va estereotipando de acuerdo a los lugares, y lo que debemos hacer en lugar de ello, es unirnos con la risa, no separarnos. Ver las cosas con humor.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 540 invitados y ningún miembro en línea