RADIO Sabersinfin.com

16 de febrero de 2017

Será la más intensa emoción para un inventor el ver una de sus creaciones trabajando
Nikola Tesla

La obtención de energía libre, limpia, gratuita e inagotable ha sido uno de los principales objetivos de los hombres de ciencia. Muchos investigadores han dedicado toda su vida a la creación de máquinas y equipos con la idea de que con una mínima cantidad de energía se produzcan un movimiento perenne, es decir, una máquina que una vez de haber sido iniciado su movimiento, continúe funcionando sin mayor aporte de energía. Ejemplo de ello es la máquina que en 1712 Johann Bessler exhibió y que según él, sacó su energía de la gravedad, planteando que las ruedas de gravedad serían una solución para las necesidades energéticas de esa época.

Investigadores han utilizado los diferentes elementos como el agua, el aire y el fuego para tratar de producir máquinas de movimiento perpetuo, en su mayoría de tipo mecánico, diseñadas para mantener su funcionamiento a pesar de perder la energía de fricción y la resistencia del aire.

Los Esfuerzos realizados durante varios siglos de científicos como Bhaskara II (siglo VIII), Leonardo da Vinci (XV), Robert Boyle y Johann Bernoulli (XVII), E.P. Willis (XIX), Nikola Tesla (XX), Tom Bearden (XXI), no han tenido hasta la fecha resultados satisfactorios en virtud de que algunos de ellos han utilizado técnicas que no han sido validadas por las leyes físicas actuales, pero muchos inventos sirvieron para encontrar otro tipo de leyes como la de la Ley de la Conservación de la Energía y la Ley del Equilibrio de Fuerzas, principios básicos de la ciencia moderna.

Uno de los científicos más relevantes que ha contribuido a la investigación de la energía libre fue Nikola Tesla, el cual valoraba que sus inventos ayudaran a la humanidad por encima de cualquier premio o reconocimiento, incluso económico y éste fue su error ya que sus inventos fueron olvidados por la pobreza en que vivió en la última etapa de su vida. Tesla estaba fascinado por la energía radiante y su posibilidad de convertirse en energía libre y gratuita.

A principios del 1900, Nikola Tesla, dio comienzo a su sueño del Sistema Mundial Inalámbrico, mediante el cual quería transmitir electricidad sin cables y de manera gratuita y para ello se inició la construcción de la famosa Torre Tesla o Torre Wardenclyffe (en honor a James S. Warden, banquero y abogado que había comprado los terrenos en donde se levantaría la Torre), cerca de la isla de Manhattan en Estados Unidos, que intentaría llevar a la práctica sus teorías. La Torre Tesla fue un concepto muy adelantado a su época, tanto que los inversionistas no supieron tenerle la paciencia suficiente, dejando desacreditados conceptos revolucionarios que hoy en día son de uso común, excepto por la electricidad inalámbrica y gratuita.

En la actualidad, los físicos rusos Leonid y Sergey Plejanov rescatando el invento de Tesla, patentado en 1891, y que sería la base para la transmisión inalámbrica de corriente eléctrica, conocido como la Bobina Transformadora Tesla, proponen implementar este proyecto, utilizando los materiales y la tecnología contemporánea. “Imagínese la posibilidad de poner paneles solar a una distancia de 12 mil kilómetros en el Sahara, y construir una torre de transmisión de alto voltaje industrial allí. Esto podría alcanzar para suministrar energía al mundo. Ya podríamos olvidarnos de las estaciones de servicio, plantas de carbón, centrales nucleares, etc.”, afirmaron los hermanos Plejanov.

Los físicos iniciaron este proyecto con el estudio de documentos y patentes de Tesla hace cinco años. Para amparar las ventajas del proyecto, aseguraron que las fuentes de energía verde por lo general tienen sus centros de consumo en generadores muy distantes y esto implica un gran costo para transportarlo, mientras que en su plan no es necesario este gasto. Según dieron a conocer los investigadores, los desiertos del planeta reciben del Sol en seis horas la misma energía que necesita el mundo durante un año.

Específicamente en Rusia, todos los experimentos o prácticas relacionadas con la energía no son nuevos. Para los años 70, el Estado soviético construyó una torre para canalizar los rayos eléctricos generados en las tormentas, y por lo tanto será capaz de analizar su impacto.

Veremos y diremos de los logros obtenidos en los próximos años por los científicos rusos para obtener energía libre y gratuita para todo el planeta.

Imagen: altminds.blog.lemonde.fr

 

Jorge A. Rodríguez y Morgado
Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2163 invitados y ningún miembro en línea