Sabersinfin.com
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

rene sanchez juarezEn medio de un deteriorado contexto socio-económico el H. Consejo de Representantes de la Comisión de Salarios Mínimos ha declarado el incremento de lo que será el salario mínimo para el siguiente año, de $2.23 quedando en $56.70 para la zona “C” en la cual se encuentra Puebla, así como el dato de que 9 de cada 10 nuevos trabajadores reciben menos de dos salarios mínimos de acuerdo con la Encuesta Nacional de ocupación y empleo, muestra claramente lo que bien podrá ocurrir con los salarios mínimos.

El poder adquisitivo de la clase trabajadora se ha visto mermado por las políticas económicas del actual régimen panista, por poner un ejemplo en el año 2000 el precio de la tortilla con un salario mínimo se podían comprar casi 9 kilogramos, ya que costaba $4 y el salario mínimo se encontraba en $37.90 el próximo año sólo se podrán adquirir 7 kilogramos.

El incremento que han impuesto es aún insuficiente para satisfacer las necesidades de la clase obrera, que es quien resiente el aumento de los precios a la canasta básica.

Nada de cuanto se dijo del “presidente del empleo“ se ha podido cumplir. A finales del año 2006 cuando inició la actual administración la población que declaró tener alguna ocupación o empleo ascendió a 42 millones 846 mil personas, para el tercer trimestre del 2010, ya sumaban 44 millones 480 mil personas.

La diferencia en los cuatro años transcurridos es del 1.6 millones de personas más que disponen de algún trabajo pero la mayoría gana menos de 3 mil 477 pesos al mes, según la referida encuesta.

De tal manera, que el grupo que más creció fue el de los trabajadores que reciben más de un salario mínimo y hasta dos salarios diarios de 74.6 a 114.92 pesos, los cuales llegaron a 10 millones 23 mil personas, cuando en 2006 eran 8 millones 215 mil.

Esta es una diferencia de 1.3 millones de trabajadores en un cuatrienio.

En tanto 185.9 mil trabajadores que consiguieron empleo, lo lograron a cambio de un salario mínimo o menos mientras que 112.5 mil personas pudieron ocuparse con una paga de más de dos salarios mínimos y hasta tres, lo que representa que como máximo percibieron 5 mil 171 pesos mensuales.

De lo anterior se concluye que sólo s crearon 1.6 millones de empleos, pero ganan menos, estos datos muestran la incapacidad de poder desarrollar un mercado interno derivado de empleos formales, eficientes y bien remunerados.

En realidad las llamadas “turbulencias económicas” consecuencia de las políticas de contención salarial demandadas por las cúpulas patronales y aplicadas cabalmente por los gobiernos neoliberales, pueden sentirse satisfechas con la destrucción del mercado interno y la caída del poder adquisitivo de la población.

La contracción de los mercados internacionales y la recesión que se padece, sigue colocando a muchas empresas en condición de sobrevivencia, que no es el caso de las transnacionales que han controlado el mercado.

En México, los salarios se han contraído a nombre de las políticas de control inflacionario, por eso el promedio salarial es de apenas 5 dólares diarios.

Este es el contexto, en el que ocurren las negociaciones en torno a “los incrementos del salario mínimo”.

El gobierno de la república, debe comprender que la “lucha antiinflacionaria” no es la mayor vía para la contención salarial y con ello cerrar el consumo de millones de trabajadores.

A grandes rasgos, no puede haber “rentabilidad y productividad” en tanto se mantenga una población con salarios de infrasubsistencia, lo que crea una situación catastrófica que construye un circulo vicioso, en la supuesta recuperación del país, porque la restricción de circulante y de salarios a todos limita incluyendo a algunos empresarios que no pueden ir más allá de su punto de equilibrio.

El riesgo, está superando lo económico y está llegando a los espacios políticos y sociales a través de la angustia y la desesperanza en un ya largo proceso de espera, de una presunta “recuperación” que no llega y si minará las perspectivas de la gobernabilidad en un país que también enfrenta una guerra y un éxodo de miles de trabajadores hacia el extranjero y a las ciudades que aún son polo de desarro

Más artículos de René Sánchez Juárez:
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2848 invitados y ningún miembro en línea