El origen emocional de la enfermedad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

7 de marzo de 2017

La enfermedad es el resultado de nuestra forma de pensar y de sentir, y sobre todo de nuestra actitud frente a los sucesos de nuestra vida que modifican nuestra energía. Porque muchas veces no es lo que nos pasa en la vida, sino como nosotros reaccionamos frente a los acontecimientos.

Las enfermedades tienen su origen mucho antes que se manifiesten los síntomas físicamente. Se gestan a lo largo de años a partir de emociones negativas repetitivas y muchas veces no reconocidas conscientemente.

Nuestra forma de ver la vida, es lo que determina cómo nos va en la vida.
 
Los síntomas y enfermedades, son manifestaciones físicas de conflictos psicológicos y emocionales, como la punta del iceberg. Lo que se ve a simple vista, es una pequeñísima parte. La verdad permanece oculta en nuestro subconsciente.

El que busca verdaderamente una solución a su enfermedad tiene que ir hacia su interior para poder sanar.
 
La enfermedad es un mensaje del alma, un aviso del universo, es hora de hacer un cambio en nuestra vida. Muchas veces es cuestión de cambiar nuestra forma de pensar, de sentir y de ver la realidad.
 
La enfermedad es un proceso físico visible de un proceso psicológico invisible. El síntoma no es un monstruo al que debamos eliminar, es sólo un sistema de alarma que se ha puesto en funcionamiento, es una lucecita roja que se ha encendido, avisándonos de que algo en nuestro interior no anda bien.

Para curarnos hay que investigar en nuestro interior más profundo y buscar la causa de la enfermedad. Hay que apartar la mirada del síntoma o de la enfermedad y buscar más allá. Ir al origen, a la raíz del problema.
 
El síntoma y la enfermedad ponen en evidencia cuestiones reprimidas y ocultas.
 
El ser humano tiene que aprender a comprender lo que la enfermedad viene a decirle. Cada trastorno, molestia o síntoma que ocurre en nuestra vida significa que hay una necesidad no cubierta. Debemos descubrir cuáles son esas necesidades y las pautas mentales causantes. La mayoría de las veces suelen ser rabia, crítica, auto-crítica, resentimiento, culpa, problemas afectivos, agresividad sin canalizar, problemas sexuales y todo tipo de pensamientos y emociones negativas.
 
Nosotros somos responsables de nuestra salud y de nuestra enfermedad. Pero esto no se tiene que percibir de forma negativa, sino todo lo contrario, hay oculto un mensaje positivo.
 
De la misma forma que tenemos el poder de crearnos una enfermedad, tenemos el poder de curarnos esa enfermedad. Nuestra mente es muy poderosa, nos puede hundir y enfermar, pero al mismo tiempo nos puede salvar y curar.

Quien realmente se cura es el paciente, el propio enfermo, y se cura cuando decide curarse. Cuando decide ir hacia su interior y preguntarse qué está haciendo mal, pensando mal o sintiendo mal. Es responsabilidad de cada uno de nosotros, el buscar, hasta poder encontrar el mensaje, la enseñanza valiosa que se oculta en cada síntoma y enfermedad.

Necesitamos cuidar bien nuestro pensar y sentir. Hay que tener una actitud mental positiva ante nosotros mismos, hacia los demás y hacia la vida en general. A todos nos resulta doloroso asumir nuestra responsabilidad en nuestra vida, nuestras circunstancias y situación de vida. Y siempre tendemos a evadirnos de esa responsabilidad y buscar la culpa en el exterior.

Cuando nuestro cuerpo, mente, emociones y acciones estén en armonía será cuando estemos en sintonía, en un óptimo estado vibracional y por tanto se manifestará una salud plena. La única forma de empezar a controlar nuestra propia vida es controlar nuestra forma de ver la vida, nuestra forma de pensar y de sentir, y así controlaremos nuestra palabra y nuestras acciones. Todo lo que pensamos y creemos, justamente va creando nuestro destino y futuro.
 
Todos nuestros problemas no son, sino que oportunidades para crecer interiormente, la mayoría de ellos proceden de las vibraciones que hemos estado emitiendo en el pasado.
 
Puesto que no siempre nos ha sido posible liberar las emociones negativas, la mayoría de nosotros solemos estar bloqueados en mayor o menor medida, sin embargo, hay algunos síntomas que pueden indicarnos que algo va más allá de lo “normal” y que debemos atenderlo con urgencia: insomnio, pensamientos negativos, echar siempre la culpa a los demás, encontrarse mal sin motivo aparente, sentirnos habitualmente tristes, experimentar miedo, inseguridad irracional, etc.

Salud perfecta es pensar positivo, sentir positivo, ser positivo y vivir de la manera correcta.

También te puede interesar:

Medicina de la Nueva Era. Primera emisión

Regreso al naturismo

 

 

 Hugo Enrique Meneses Cervantes.  Médico de la Nueva Era, del cerca y del junto.

Imagen: laopinion.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1751 invitados y ningún miembro en línea