ADOLESCENCIA... UN NUEVO ENFOQUE (V). LA AUTOESTIMA Y LAS ALTAS EXPECTATIVAS DE LOS ADOLESCENTES
Minuto a Minuto

 

 


ADOLESCENCIA… UN NUEVO ENFOQUE (V). LA AUTOESTIMA Y LAS ALTAS EXPECTATIVAS DE LOS ADOLESCENTES

Por: Jesús Tamariz Saldaña* 

Introducción

Bienvenidos a esta que es la quinta parte de la serie “Adolescencia… un nuevo enfoque”.

Como ya saben, esta columna está diseñada para hablar de temas propios de la psicología de un modo digerible y comprensible para la mayoría. Está dedicada a los padres jóvenes con un lenguaje que puede entenderse y disfrutarse a cualquier edad.

 

En esta primera serie aprovecharemos el espacio para hablar de la adolescencia desde una perspectiva diferente, ágil y agradable; pero con las bases del conocimiento científico, la experiencia de muchos años en el ejercicio de la psicoterapia y de la convivencia con los jóvenes en la educación.

En la quinta entrega de esta serie hablaremos de las altas expectativas que ponemos en los adolescentes y el modo en que puede afectarles en la construcción de su autoestima si son demasiado altas.

 

Espero lo disfruten y me hagan llegar pronto sus sugerencias acerca de los temas que deseen conocer y las dudas que quieran resolver

Entremos en materia

Hacer creer a los adolescentes que no pueden equivocarse, que deben ser perfectos, no es la mejor idea a la hora de fomentar su autoestima.

¿A qué me refiero?

A esas expresiones (y presiones) que  utilizas con tus hijos y en las que les exiges la perfección… la cara que le pones cuando la calificación es menos que perfecta o cuando les dices: “está bien, pero…” y tiras por la borda todo el esfuerzo de tus hijos con ese “pero” .

¿Qué hacer?...

Aprende (y enseña) a disfrutar todo lo que tus hijos hacen y celebrarlo como un logro en si mismo, y no sólo como una parte de algo mayor que tu quisieras.

Cuando los adolescentes, empezando desde niños, sienten que tienen la obligación de ser los mejores en todo, empiezan a desarrollar un muy bajo umbral de tolerancia a la frustración ya que fracasar no es una alternativa en su vida. Se acostumbran a ganar siempre y llegan a creer que la vida es así y así va a funcionar siempre… Nosotros sabemos que no es así; sabemos que en esta vida se pierde y se gana con la misma facilidad, que un día puede ser todo lo perfecto que deseamos y al siguiente puede salirnos todo mal, sin que dependa directamente de nuestra voluntad.

Cuando un joven no es consciente de esto y las cosas no le salen como esperaba, o esperabas tú, no comprende lo que está sucediendo y surge la frustración.

¿Qué es esto?

La frustración es un sentimiento difícil de explicar y más aún de vivenciar; es la sensación del fracaso, de ira, de tristeza por la meta no alcanzada.

Todos necesitamos aprender a lidiar con la frustración en nuestra vida, ya que bien manejada nos impulsa a mejorar y facilita nuestro desarrollo; se puede convertir en la plataforma que impulse mejoras sustanciales en todos los aspectos de nuestra vida. Esto lo aprendemos normalmente a lo largo de nuestra vida a la hora de equivocarnos y tener que corregir, pero cuando el error no es una alternativa no aprendemos a sacarle provecho, y lo que pudo ser una experiencia de aprendizaje se convierte en un evento traumatizante y doloroso que los lleva a desanimarse, dudar de sus propias capacidades y disminuir su autoestima.

Por último, la mejor manera en que podemos influenciar en la autoestima de nuestros hijos sin imponerles cargas extraordinarias es por medio del ejemplo… así es, tan sencillo como suena, pero tan difícil como es; el ejemplo es el mejor motor para la acción y la manera más sencilla de influir en los demás.

 



 

 

No exijas a tus hijos más allá de lo que tú mismo (a) estés dispuesto (a) a dar, no esperes que hagan cosas que tú mismo (a) no deseas para ti o no puedas realizar… una buena idea es recordar tus cargas y calificaciones en tu época de estudiante… “no es lo mismo por que era otra época”… sí, era “tu” época y tus intereses y tus inquietudes y tu vida; pero esta es “su” época, intereses, inquietudes y vida; al igual que tú, lo viven, disfrutan y sufren a su propio estilo y nunca desde tu perspectiva, como tú no lo viviste desde la perspectiva de tus padres.

Tremendo paquete es el que les entrego, porque al hablar de ejemplo damos por sentado que el único modo en que tu hijo va a saber que su palabra vale es cuando te vea a tí hacer que tu palabra valga, que cumplas lo que dices. Del mismo modo, él va a saber que es una persona valiosa en la medida en que vea que tú te consideras una persona valiosa y como tal exiges ser tratada, él sabrá que es bello en la medida en que tú te sientas, expreses y vivas bellamente; sentirá que merece ser respetado en la medida en que el respeto sea parte de la convivencia en el hogar, en la medida en que papá y mamá se respeten y manifiesten respeto por todo y por todos (incluyendo el reconocimiento de sus propias capacidades, esfuerzos y limitaciones) ; sabrán que son dignos de amor en la medida en que en casa vivan rodeados del mismo amor que sus padres se profesan y les dan a ellos al corregirlos amorosa y firmemente.

¿Ya ves que no es sencillo?... lo sé, es todo un reto; pero también sé que es posible y que empezando por no poner cargas excesivas en los jóvenes y enseñándoles a tolerar mejor la frustración vamos a vivir mejor y a ayudarles a vivir mejor con una  autoestima saludable. Suerte.

En la próxima entrega redondearemos estas ideas y veremos cómo la actitud adecuada puede ser la verdadera solución a la hora de mejorar la autoestima de los chicos.

Recuerda sintonizar tu radio en el 105.9 de FM, SICOM RADIO, todos los jueves a las 8 p.m. en donde podrás escucharme en el programa “Sexo Sentido”, hoy (3 de enero de 2008) vamos a hablar de los mitos y tabúes que rodean a la sexualidad, no tenemos invitado especial, pero la charla va a estar muy rica con mis compañeras al micrófono.

Espero sus comentarios, dudas y sugerencias de temas a tratar.

*Jesús Tamariz Saldaña (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es Licenciado en Psicología por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, realizó estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Mayor Palafoxiano.

Referencias Bibliográficas

Papalia. Diane E. Psicologia del desarrollo. Edt. Mc Graw Hill. Quinta edición. México 1992.

Aguilar Gil José Angel, Máyer Hernández Beatriz, compiladores. Hablemos de sexualidad: lecturas. Mexfam. México 1996.

Satir, Virginia. Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar. Edt. Pax. México 1995

Calle, Ramiro. Guía práctica de la salud emocional. Edt. Improve. España. 2002

Más artículos del mismo autor: 

ADOLESCENCIA… UN NUEVO ENFOQUE (I)

ADOLESCENCIA… UN NUEVO ENFOQUE (II).  LA SEXUALIDAD DE LOS ADOLESCENTES…

ADOLESCENCIA… UN NUEVO ENFOQUE (III).  LA AUTOESTIMA… EN LOS ADOLESCENTES...

next
prev

Hay 258 invitados y ningún miembro en línea