SIMULACION CULTURAL Y DESIGUALDAD SOCIAL

Sin alfabetización no hay política cultural (2ª. Parte)

Por: Roberto Martínez Garcilazo*

  
“Basta recordar esa idea oprobiosa de Metrodoro de Kío

según la cual todas las cosas son lo que uno piense de ellas.

Cuántos gobernantes lo citaron para justificar infamias.

Cuántos lo citan hoy. Sobran ejemplos lamentables”

La Muerte del filósofo

Vicente Herrasti


Pareciera asunto de evidente y urgente necesidad en un país con desigualdades sociales profundas como México retomar el paradigma vasconceliano que une cultura y educación en una sola acción de política pública.  Sin embargo no emerge tal idea en la mente burocrática, no ocurre tal acción política, en beneficio de los oprimidos, en el territorio nacional. 

 

I.

 

Sergio Vela es un modelo. Es parte de una nueva generación de políticos profesionales que se han formado básicamente en las oficinas de los altos mandos del gobierno sin contacto alguno con la vida social del país y que actualmente medran en todos los niveles de gobierno y en todas las entidades federativas. Es un burócrata sin ideología, ni moral social. Nunca ha tenido militancia partidista. Su programa es la preservación de sí mismo en la burocracia dorada y la obsequiosidad irrestricta al jefe en turno.

Según la pagina de la presidencia de la república: Habla, lee y escribe en español, inglés, alemán, italiano y francés, y traduce otras lenguas. Es autor de diversos ensayos sobre arte y humanidades, como Donde se dice que el sol es nuevo cada día (glosas heraclitianas); Celebración del arte fausta (cuestiones etimológicas); El arte lógica (notas sobre estética a partir de Heidegger); Recensión a manera de pre-ludio (comentarios sobre estética a partir de Schiller); Otras Noches Áticas; Glosa mínima a Arístides y Kant; Res Severa uerum gaudium: “The Visitors” de Carlos Chávez; El sibarita o del champaña; Goethe y la música;  Irene ancilla sophiæ, e Isagoge y cincuenta cuestiones a vuelapluma en torno al arte y  el ácido desoxirribonucléico, a cincuenta años de un fasto inmarcesible, entre otros.

Hace mas de un año, este director de ópera que estudió en Viena, Aspen y Chicago, declaró, antes de arribar al cargo, que consumía sus horas leyendo La Muerte del Filósofo de Vicente Herrasti. Tal vez, mera especulación, lo hacía esperando hallar en las páginas de la novela la sabiduría necesaria para asumir el cargo que hoy detenta.

 

Copio el siguiente párrafo de la cuarta de forros de La muerte del filósofo:

 

“… es una terrible fábula sobre el precio de la lealtad en un mundo de realidades endebles, conspiraciones y dobles juegos (de las palabras y las cosas, del amor y la filosofía)”

 

II.

Dice el adagio que A confesión de parte, relevo de prueba. Copio un fragmento del reportaje “Vela, esceptico en la revisión del TLCAN”  de Judith Amador Tello, aparecido en PROCESO1624, del 16 de diciembre del 2007: “

 

Para Sergio Vela, presidente del CONACULTA, el Programa Nacional de Cultura presentado el pasado 10 de diciembre en el Museo Nacional de Antropología no es el descubrimiento del hilo negro, ni significa que a partir de este cambie el funcionamiento de las instituciones”

 

III.

 

Según el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México Rogelio Castillo, en la actualidad persisten cerca de 35 millones de personas mayores de 15 años en situación de rezago educativo. De ellas, de seis millones no saben leer ni escribir y otras tantas no han concluido su educación básica. La población de México es de 120 millones de habitantes.

 



 

 

El académico universitario detalló que el analfabetismo y el rezago educativo afectan de manera importante a una nación, porque constituye una gran pérdida de capitales cultural y productivo; e impacta de manera directa en la economía al provocar un quebranto de mano de obra calificada.

Por otra parte, Allan Herrera Moro, académico de la Universidad de las Américas Puebla (UDLA) afirma que: En México la distribución del analfabetismo es geográficamente desigual, debido a que el 52 por ciento de esta población se concentra en Veracruz, México, Chiapas, Puebla, Oaxaca y Guerrero. El analfabetismo es un problema que debe erradicarse de manera urgente, ya que un país con gente sin preparación, es un país que está sometido a los intereses y voluntades de otros. El no saber leer ni escribir atenta contra uno de los derechos que tenemos como ciudadanos ya que coarta la libertad y hace de esa persona una posible víctima de abusos.  

Informa, además que, de acuerdo a un análisis que se hizo a nivel municipal, el 50 por ciento de la población analfabeta radica en 274 municipios entre los que destacan, por concentrar el mayor número, ciudades importantes como León, Acapulco, Puebla, Culiacán, Guadalajara, Toluca, Irapuato, Naucalpan, Morelia y el municipio de Ecatepec. 

El derecho de las niñas y los niños a una educación de calidad, como un derecho en sí mismo y habilitador de otros, es un aspecto fundamental para el desarrollo de México. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que todos los mexicanos tienen derecho a una educación básica gratuita, que incluye el nivel preescolar, primario y secundario. Las principales causas para no ingresar o abandonar la escuela están relacionadas con la pobreza y el trabajo infantil: 58% de los niños menores de 18 años viven en hogares pobres. La niñez indígena es la población con menores índices de asistencia escolar. El 40% de la población indígena de 15 años y más no ha terminado la escuela primaria.

El incumplimiento de los derechos básicos de los niños indígenas también se refleja en su bajo nivel de logros educativos. Se estima que la tasa de analfabetismo entre los pueblos indígenas es cuatro veces más alta (más de 40% de la población de 15 años y más) que el promedio nacional (8.5%). Según datos del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) de 2005, apenas el 13 % de los estudiantes del 6to. grado de primaria en las escuelas indígenas se encuentra en el grupo más alto en términos de comprensión lectora, comparado con el 33% de promedio nacional. El 51% se encuentra en el nivel más bajo (el promedio nacional es de 25%).

IV

¿Cómo hablar de política cultural, ignorando la realidad social? ¿Para qué citar La patria es continuidad y nosotros obreros de su grandeza, de Jaime Torres Bodet, en un escenario de creciente depauperación material de los mexicanos? ¿Qué significa esa declaración de Vela de “situar a la cultura en la búsqueda del desarrollo humano sustentable como objetivo nacional, es decir, convertirla en un poderoso factor del desarrollo”, sin hacer referencia a la desigualdad social y al analfabetismo? ¿Ignorancia, simulación, cinismo o demagogia? 

* Roberto Martínez Garcilazo (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es poeta y escritor poblano, Director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura de Puebla.

Más artículos de Roberto Martínez Garcilazo: