3 de marzo de 2021

 

La política exterior de Obama podría tener un resurgimiento a costa de retomar acciones militares en Medio Oriente.

Poco más de un mes en la presidencia y el demócrata Joe Biden ya ha autorizado su primera ofensiva militar sobre el medio oriente, con la intención de mandar un mensaje de respuesta a un ataque a una base militar en Iraq, el Pentágono lanzó misiles en suelo sirio para atacar posiciones estratégicas donde fallecieron 22 milicianos iranís.

Estados Unidos ha justificado esta acción militar, el portavoz del Pentágono, John Kirby mencionó “esta respuesta militar proporcionada fue llevada a cabo junto con medidas diplomáticas y en consulta con los socios de la coalición.

Sin embargo, estas acciones no han tenido el respaldo, incluso sus partidarios no están de acuerdo en la forma en que actuó el presidente, argumentado que los bombardeos fueron llevados a cabo sin autorización de los legisladores. “Una acción militar ofensiva sin la aprobación del Congreso no es constitucional cuando no hay circunstancias extraordinarias” comentó el senador Tim Kaine. Incluso los republicanos como el senador Jim Inhofe aprobó la acción argumentando que era “la respuesta correcta y proporcional para proteger vidas estadounidenses.

Debemos tener en cuenta el contexto sobre la política exterior de Estados Unidos en Medio Oriente, mientras que Obama negociaba un acuerdo nuclear con Irán, donde el objetivo era impedir durante al menos un decenio el acceso iraní a la bomba atómica a cambio de levantar sanciones económicas; Trump decidió cancelar este tratado.

Biden fungió como vicepresidente de Obama y ahora tiene el interés de retomar las políticas del expresidente y con ello lograr que Irán retome las pláticas, a pesar de este ataque.

Por un lado, Biden tiene que asegurarse que Irán no se levante de la mesa de negociaciones, así como evitar que los aliados de Siria como Rusia que ya condenó el bombardeo, abandonen el acuerdo que Obama pretendía firmar. Por otro, defender a sus militares que mantiene en Medio Oriente. El fondo de este conflicto pasa necesariamente por temas religiosos y étnicos, además del petróleo y el gas que siempre han sido “la joya de la corona” para los Estados Unidos y sus aliados en Medio Oriente. Al final todo esto llevará a un reacomodo político en Siria y en la región entre los intereses de Rusia y EU.

 

René Sánchez Juárez (@rene_froc) es politólogo,sindicalista y catedrático de la BUAP.