Los problemas Medio Ambientales que afectan la actividad pesquera en el Golfo del Guacanayabo
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 
•    Situación antes del año 1959.
 
Al realizar el estudio de la actividad pesquera en Cuba, resulta previamente indispensable hacer una breve reseña histórico – legislativa, tomando en consideración  que la misma forma parte  del Medio Ambiente y así se encuentra jurídicamente regulada en las disposiciones  legales marco, como en las disposiciones complementarias.

Y ello es así por cuanto no puede hablarse de esta importante actividad sin antes hacer una valoración de su trayectoria a través de los años y con fundamento  en los normas de Derecho que le han dado vida, es por ello que, antes de entrar al análisis de esta actividad, se hará ana breve valoración de su surgimiento desde la óptica Medioambiental.

Los antecedentes de la legislación sobre Medio Ambiente se remontan al siglo XIX, en la etapa en que Cuba era una colonia de España y la que en su dominación, hacía  extensiva sus disposiciones jurídicas a las colonias, sin importarles las condiciones económicas y sociales del territorio, como presupuesto indispensable para la promulgación y aplicación de las mismas. No obstante a ello, ya en ese periodo España había alcanzado un amplio desarrollo en las ciencias jurídicas, influenciadas por la legislación francesa y, en especial, por las disposiciones emanadas de puño y letra del entonces Emperador Napoleón.

Fue en esa época de colonia Española en que las disposiciones acerca del Medio Ambiente comenzaron a “invadir” el territorio cubano, pudiendo citarse entre las leyes extendidas a nuestro país, la Ley de minas de 1859 (extensiva a nuestro país en el año 1883), la ordenanza de Motes  y su reglamento, de 1981, La Ley de aguas de 1879 (extensiva en 1891) y la Ley de puertos de 1880, la que entró en vigor  en el año 1890.

Más las antes citadas disposiciones jurídicas se referían, en especial, a legislaciones que, aunque con cierta relación con la  materia del Medio Ambiente, nunca tuvieron esa finalidad, sino que, por el contrario, su objetivo fundamental era el mantenimiento del régimen esclavista en nuestro país.

En relación a las mismas puede decirse que las antes citadas disposiciones legales, entre otras,  califican  en la actualidad como “Legislación” ramal o sectorial de trascendencia ambiental, dirigidas fundamentalmente a la regulación de los recursos naturales sobre los que recayó su objeto, es de significar que muchas de dichas disposiciones legales rigieron   en nuestro país por más de cien años. (12)

En la etapa de la  pseudorepública, es decir, entre los años 1902 – 1959 la legislación estuvo caracterizada, en esencia, por mantener una tónica, si no igual harto similar a la referida en la anterior etapa, dirigiéndose las regulaciones dictados a las materias de la flora y la fauna, llamando la atención aquellas normas encaminadas a establecer la veda permanente del manatí, especie autóctona de nuestro país, que ya se encontraba en fase de extinción, así como  otras regulaciones destinadas al establecimiento de una política impositiva   sobre el uso de determinados recursos, poco podían hacer los gobernantes de turno ante el despiadado azote del capital extranjero y nacional contra nuestros recursos vivos  y naturales, así como tampoco nada podían hacer en relación con el impacto negativo y explotación indiscriminada, todo lo que  trajo en esta etapa un efecto catastrófico en contra del Medio Ambiente y de las especies de toda clase, incluyendo la marina y los bosques.
En esta etapa  de la pseudorepública tuvo connotación la promulgación del Decreto número 277, de fecha 26 de febrero de 1932, denominado “Reglamento para la recolección y conducción  de arenas marítimas, fluviales y yacimientos minerales”, el que posteriormente fue modificado mediante el Decreto número  4537, de fecha 19 de octubre de 1951 que regulaba lo relativo a la extracción de arenas de los lugares señalados en el mismo, así como los mecanismos para el traslado de ésta.

En ninguna de estas etapas según la investigación realizada, se dictó disposición alguna relativa a la actividad pesquera pues esta era realizada fundamentalmente por pescadores particulares para su subsistencia y el abastecimiento familiar como medio de vida, no hubo preocupación alguna por parte de los gobernantes de turno, desconociendo la importancia de esta actividad.

•    Situación después de 1959

Con el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959 comenzó un nuevo y verdadero período  dentro de la actividad pesquera en cuba, tomando en consideración la preocupación del Gobierno  revolucionario por la protección de los recursos vivos, naturales y minerales del país, lo que en ningún momento constituyó una excepción  para el incipiente gobierno, adoptándose las medidas más necesarias a fin de sentarse las bases para la creación de un ordenamiento jurídico regulador de ello, a medida que se fueron creando las condiciones económicas, políticos y sociales para una completa institucionalización de la cabal protección de esta actividad.

La importancia de la rama pesquera dentro del contexto económico general cubano  viene dado no solo por lo que representa ésta en el balance de la oferta de proteína animal a la población, sino también por su contribución  a las exportaciones totales del país; por todo esto, el Gobierno revolucionario ha emitido una serie de  normativas legales con el objetivo de regular esta importante actividad y con ello contribuir a la preservación del medio ambiente y los recursos naturales relacionados con la misma.

El Decreto Ley No 164(13) Reglamento de Pesca de fecha 22 de julio de 1996 del Consejo de Estado de la Republica de Cuba,  constituye un gran avance en el ordenamiento jurídico cubano relativo a la actividad pesquera ya que el mismo regula la investigación, conservación, extrac
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2575 invitados y ningún miembro en línea