Totoaba, un negocio redituable
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

9 de enero de 2017

Sólo hay una guerra que puede permitirse el ser humano: la guerra contra su extinción.
Isaac Asimov

El día 30 de diciembre del pasado año, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) pusieron a disposición del Ministerio Público a una persona por posesión de un buche de totoaba (pez mexicano que puede medir hasta dos metros de largo y pesar unos ciento cincuenta kilos) en Baja California. El producto decomisado, con un peso de 1 kilo 400 gramos y 56 centímetros de longitud, tiene un valor aproximado de 20 mil dólares en el mercado negro nacional, llegando a costar hasta 60 mil dólares por kilogramo en el mercado asiático. El ejemplar provenía de Puertecitos, Ensenada, y era transportado con fines comerciales a Mexicali.

Esta especie originaria y exclusiva del Golfo de California en el mar de Cortés (en ningún otro lugar en el mundo se reproduce) y en peligro de extinción, se le conoce como totoaba y su pesca y comercialización de forma ilegal ya preocupa a las autoridades mexicanas y estadounidenses e incluso la Organización Internacional de Policía Criminal Interpol, el 1 de diciembre de 2014, emitió una Alerta Púrpura a petición de la PGR, como una medida tendiente a combatir el ilegal tráfico de esta especie ya que las ganancias que se obtienen de su venta comienzan a superar a las de la cocaína.

La totoaba macdonaldi (nombre científico) cuando es pescada, se le retira únicamente el buche o vejiga natatoria (órgano que controla la flotabilidad neutral del pez en el agua, sin la necesidad de un esfuerzo y se trata de una bolsa de paredes flexibles llena de gas que se encuentra bajo la columna vertebral), desechando en el mar o en tierra el resto del cuerpo del pez, generando adicionalmente un serio problema de contaminación. Las vejigas natatorias pasan por un proceso de secado a base de sal que las mantiene en buen estado durante años. Esta carne se ofrece en restaurantes exclusivos a precios exorbitantes, así como en mercados chinos, que la consiguen de manera ilegal.

La totoaba es una de las primeras especies en el país en mostrar evidencias de sobreexplotación desde 1940, por tal motivo mediante decreto se convirtió en una especie protegida, encontrándose en veda desde 1975 y está considerada como especie en peligro de extinción de conformidad con la NOM-059-SEMARNAT-2010, así como por el Instituto Nacional para la Conservación (IUCN, por sus siglas en inglés). La PGR indica que en los últimos cuatro años se han incautado más de 7 toneladas de totoaba, además de otras 327 piezas (cuyo peso no se detalla, ni tampoco si se trata de peces o solo vejigas natatorias). El 16 de abril de 2015 el presidente de México anunció un programa para el rescate y la conservación de la totoaba, el cual incluye vedas y apoyo económico a los pescadores de la zona.

¿Pero qué es lo que hace a la totoaba ser tan codiciada? En China este pez es considerado un tesoro por sus supuestas cualidades afrodisíacas y curativas en la medicina tradicional de ese país. La cocina china descubrió que con su buche o vejiga podía prepararse una sopa denominada “seen kow”, la cual se comenta es una especie de caldo gelatinoso y que además de que su sabor es delicioso, se asegura sirve para dar mayor potencia sexual, disminuir el colesterol, mejorar la circulación e incluso rejuvenecer la piel, ya que la totoaba es una de las especies que más contiene colágeno, así mismo se le atribuyen efectos curativos contra el cáncer.

De acuerdo con testimonios de empresarios chinos, esta sopa -“seen kow”- se hace desde hace cientos de años, pero se realizaba con una especie marina ya extinta en aquella zona del mundo, y según indican los asiáticos, el sabor de los buches de totoaba sería similar a los de aquel pez. De acuerdo a datos de la United States Fish and Wildlife Service, se tiene referencia que desde antes de la década de los 20, llegaron las primeras cargas de “buche” de totoaba a China, lo cual hizo popular a la especie bajacaliforniana.

Es por ello, amable lector, que mientras haya demanda (los compradores de buche de totoaba tienen muchísimos recursos y los pescadores siguen teniendo muchísimas carencias) seguirá habiendo quien se arriesgue a sufrir la acción de la ley en el intento de obtener una ganancia rápida en el desempeño de una actividad prohibida pero altamente lucrativa.

Juzgue Usted.

Imagen: npr.org

Jorge A. Rodríguez y Morgado
Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; sabersinfin.com

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1528 invitados y un miembro en línea

  • Dany Dharma