¿ARTE PREHISPÁNICO?
Minuto a Minuto

 

 

 

 

 

 

Para Schaphiro (1962, pág. 12) “la descripción de un estilo se refiere a tres de esos aspectos: elementos de las formas y cualidades (incluyendo una cualidad emergente del conjunto que podríamos denominar expresión)”. Si eliminamos a los motivos, que nada tienen que ver con los elementos de las formas, ni con las relaciones, podríamos decir que la enumeración que hemos hecho más arriba [diseño, rasgo, manera, secuencia, ritmo, armonía, expresión y emoción] incluye las dos características fundamentales (formas y cualidades) mencionadas por Schaphiro, no obstante lo cual los otros dos aspectos añadidos por nosotros y que se refieren a la manera o modo de hacer, y a la colocación espacial de los elementos, consideramos que son tan importantes o más que los mencionados.

 

Resumiendo, podríamos decir que los componentes del estilo pueden agruparse de la forma siguiente: (a) componentes formales (diseño y rasgo); (b) manera o modo de hacer; (c) ordenación espacial (secuencia, ritmo y armonía), y (d) cualidades (expresión y/o emoción).[7]

 

 

 

Es clara la utilización de una teoría para abordar un nuevo problema, pero sobre todo la adaptación y los agregados a la teoría original. Esto nos presenta otra cuestión a resolver en los problemas de la historia del arte para lo prehispánico y su relación con el arte y que en el ejemplo anterior se presenta como solución ideal; nos referimos a la ética del investigador. Esta cuestión no es propia de esta área sino de todos los ámbitos donde las relaciones humanas tienen que ver, pero exclusivamente aquí es importante prever que el círculo de investigadores es pequeño y que los trabajos hechos por cada uno es importante para crecer el acervo sobre la temática; así que en cualquier momento es necesario citar otros trabajos, lo que incluye trabajar con el otro de alguna u otra forma. Pues a pesar de que alguien descubra o encuentre material para la problemática, no le pertenece;  si alguien trabaja un tema específico, es necesario dar crédito a trabajos anteriores; los puntos de vista en las teorías planteadas no deben ejercer pugnas personales; los puestos ocupados para llevar a cabo las investigaciones no deben ser utilizados como centros de poder; etcétera. Las relaciones humanas son difíciles pero necesarias, pero aquí es muy importante la comunicación –el acuerdo- entre investigadores para avanzar en la investigación  a través del reconocimiento del trabajo del otro.

 

 

 

La investigación de la historia del arte en el  ámbito de la plástica prehispánica es abundante y fértil, por ello también sus problemas, pero lo importante es afrontarlos y no olvidar que se está frente a un producto humano que muestra la riqueza de las capacidades de nuestra especie en un contexto muy distinto al que conocemos. 

 



[1] Agustín René Solano Andrade ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ) es Maestro en Comunicación y Diseño (UIA) y Maestro en Estética y Arte (BUAP). Combina su quehacer académico con las letras y las imágenes. Sabersinfin.com agradece a Agustín René la autorización para publicar el presente trabajo. 

 

[2] Marchán Fiz S., El universo del arte, Salvat, Barcelona, 1981, p.4

 

[3] Marchan F., Op. Cit., p.6

 

[4] Acha J., Introducción a la teoría de los diseños, Trillas, México, 1995,

 

[5] Alcina Franch J., Arte y antropología, Alianza Forma, Madrid, 1988, p. 16

 

[6] Schaphiro Meyer, Estilo, Ediciones 3, Buenos Aires, 1969, p. 8

 

[7] Alcina Franch J., Op.cit., Pp. 109-110

next
prev

Hay 1051 invitados y ningún miembro en línea