24 de febrero de 2014
Arrinconados en estantes
yacen libros que gritan su silencio
mientras anidan las polillas
en lo pensado desde siempre.
En cada diccionario hay tumbas y patíbulos
donde mueren palabras caídas en desuso
que como los ancianos,
no encuentran con quien hablar.

  Mientras surge el poema, visualizo la importancia del escritor en la cultura universal. En el presente y utilizando el cine y la televisión como algunas de las referencias, es fácil comprobar con qué abrumadora frecuencia y de cuántas maneras, aparece el escritor en cientos de filmes, seriales y telenovelas de todas las categorías e idiomas, y procedentes de cuanto país realiza películas o exporta seriales y telenovelas. Sobre esa base fílmica el escritor-escritora es un personaje tan frecuente como el pistolero, el mafioso, el asesino, el cosmonauta, el pelotero o el psiquiatra.

  Lo interesante es que ya sea en el enfoque biográfico, o protagonizando un personaje de ficción; su vida, sus intereses, su realización amorosa, económica o laboral, tanto como autor o como ser humano; encuentra su culminación y alcanza su climax, cuando la obra es publicada, se convierte en un libro impreso: en objeto  tangible y aparece el autor firmando ejemplares durante la presentación, para un público numeroso que compra la obra: admirador incondicional y fascinado ante el privilegio de poseer ese ejemplar dedicado por el autor o por la autora.

  Mirando hacia atrás llegamos a los petroglifos, donde el ser humano dejaba para la posteridad el testimonio de su vida, sus creencias y sus logros y continuando con los papiros, los códices y las pictografías, nos encontramos al trovador que que pone en música y versos la memoria viva que lleva de pueblo en pueblo, el alma y el saber de cada lugar, así como el areíto era la forma en que nuestros pueblos originarios guardaban y transmitían la historia como siempre lo han hecho los pueblos ágrafos.
 
Cuando aparece el escriba, nace el "escritor", que Virgilio era un escriba; y  sólo es suplantada la vigencia del escriba, por la aparición de la imprenta con la que Gutenmberg revoluciona el mundo de la comunicación.   

   La imprenta logra el milagro de que todos los seres humanos, al menos en teoría; tengan la posibilidad de acceder a las fuentes de la cultura universal; como teórica o potencialmente, todos tenemos el derecho y la  posibilidad de acceder a la radio, la televisión y la internet. Con estos logros, si bien ia totalidad de los seres humanos no sean o hayan sido beneficiarios del progreso; cuantitativa y cualitativamente la humanidad ha sido beneficiaria de esos avances que son sinónimos de progreso.

  Actualmente, cientos de trabajos aparecen con el tema de que el libro impreso está en crisis y en peligro de desaparecer, suplantado por la tecnología digital. Antes de analizar ese problema es imprescindible esclarecer algunos aspectos que, entre otros factores, han conducido a priorizar el tema de la supuesta crisis que el libro impreso confronta.

   No es el el progreso como secuencia de éstos y otros hechos, el que  provoca el fenómeno existencial-económico-editorial que padece en este siglo, el escritor y la publicación de su obra; y las contoversias que cada día leemos en libros, periódicos, revistas y cuanto soporte digital existe.

   Es la aparición de la sanguijuela-vampiro de la cultura o la de un fenómeno que puede ser identificado como  la "subversión de valores", el que se ha "apoderado", o sea: ha "asumido el poder", al tomar posesión de valores que no le pertenecían ni le pertenecen en buena lid y ejercen las funciones de las sanguijuelas; al vivir de las obras de los creadores de cultura.      
    Para demostrar lo anterior no hay que recurrir a complejas estadísticas ni a sofisticados análisis socio-político-económicos; basta aplicar el saber popular y decir que "obras son amores y no buenas razones".

    El fenómeno de lo que representa en pleno Siglo XXI, la "subversión de valores", simbolizada por la "sanguijuela-vampiro" a la que está sometido el escritor, el músico, el artista plástico o el creador de bienes culturales logra que las víctimas sufran la situación, sin protestar apenas, por temor a las consecuencias del hecho de que se haya subvertido, o sea, usurpado el papel que le corresponde jugar a cada profesión.

   Sin detenernos en aplicar el lied periodístico que nos compromete a decir dónde, cuando, cómo, quién y por qué se produjo un hecho o un fenómeno determinado; aclaro que aunque el fenómeno existe, no todas las editoriales, las galerías, las curadurías, las subastas, los concursos y otros farctores que viven y dependen del talento de los creadores; actúan de la manera que a continuación se expresa.

   Actualmente quien determina si un escritor publica un libro o no, es el editor, la editorial:y es la crítica, la difusión mediática y el dinero que se  invierta en el montaje del show, lo que le da "nombre" y "prestigio" al escritor; no importa que esa empresa y sus empleados y acólitos ni siquiera lean la obra, aunque vivan del talento de quien la produce. Si a lo largo de los siglos el escritor éra por derecho propio el "protegonista", el que "prestigiaba" a quien lo publicara; actualmente ¡qué ironía!; la editorial es la que se abroga el derecho de dar prestigio al creador; por haber subvertido los papeles y haberle usurpado el protagonismo a quien lo tiene por derecho propio.

   Quien detemina el éxito, la venta y la publicidad de las obras de un pintor o un escultor es el galerista, el curador y el subastador; no la obra en sí, aunque algunos sean artistas frustrados y vivan de las obras de aquellos a quienes les arrebatan el protagonismo. Es un hecho poco estudiado que ni los Borgia ni otros mecenas tan polémicos como ellos en la historia de las artes, se atrevieron a hacerlo.

  Lo mismo ocurre con la música, algunos implicados en la industria discográfica y con algunos de los premios que se otorgan, aunque los manipuladores ignoren el do, re mi....aclarando que no es la totalidad.

   También la cultura popular aconseja que "lo que no tiene remedio, olvidarlo es lo mejor" pero ¿seguirán las sanguijuelas-vampiros drenando a esos talentos creadores, mientras " en los estantes, en libros y diccionarios con palabras en desuso, las polillas construyen nidos nuevos?
 
thelvia marin 2013*Marín Menderos, Thelvia (Sancti Spíritus, Cuba, 1922). Escultora, pintora, escritora, periodista y psicóloga. Conde-corada y reconocida nacional e internacionalmente. Hija del músico y poeta espirituano Rogelio Marín Mir y la canaria Armantina Mederos Lorenzo, su actividad literaria comenzó, siendo una niña, en su ciudad natal, donde se publicaron sus versos en el periódico El Fénix y en la revista Horizontes. Después de ganar una beca en Sancti Spíritus, se traslada a la capital en 1941: Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de La Habana y de Profesora en Teoría, Solfeo y Piano (1943); concluyó estudios de escultura (1947) y pintura (1949) en la Escuela Nacional de Bellas Artes San Alejandro; y culminó Periodismo, Publi-cidad y Psicología en 1958. En 1947 fue galardonada con el primer premio de poesía del Club de Mujeres Profesionales y en 1954 con el segundo de escultura del Círculo de Bellas Artes. Colaboró en El Diario de la Marina, entre otras publicaciones periódicas. Entre 1959 y 1962 fue Coordinadora Nacional de Enseñanza de Artes Plásticas y Periodismo del Ministerio de Edu-cación y del Consejo Nacional de Cultura (1959-62). Fue Jefa de las Páginas Culturales de los diarios La Tarde y Juventud Rebelde:, investigadora del Centro de Documentación del Consejo Nacional de Cultura (1967/1973), fue Consejera Cultural de la Embajada de Cuba en la RDA (1972/1981) y realizó importantes trabajos literarios y plásticos en Ecuador, Perú y Costa Rica, a donde había sido invitada. A lo largo de su país existen obras escultóricas suyas, de grandes proporciones, como el monumento al Mayor General Serafín Sánchez, en Sancti Spíritus (1980); numerosas figuras de Martí en el extranjero, y obras de ambienta-ción para centros turísticos nacionales. Por su monumento al indio Hatuey, en la Plaza Indoamerica de Quito, fue declarada Huésped Ilustre de esa ciudad, en 1974. Su obra poética ha sido antologada en La décima culta en Cuba (1963), Antología de jóvenes y viejos (1964), y Poesía social cubana, entre otras. Ha sido traducida al búlgaro, al checo, al italiano, al ruso y al inglés. Ha colaborado en El Caimán Barbudo, Opina, Santiago (Órgano de la Universidad de Oriente), La Gaceta de Cuba (Órga-no de la UNEAC), El Mundo, Plural (revista cultural del prestigioso Excelsior) y Presencia (estas dos de México), Cormorán y Delfín (Argentina), Andrómeda y Universidad (Órgano de la Universidad Nacional de Costa Rica) y Kulturny Zivot (Checoslova-quia). Ha visitado (orden alfabético): Alemania (donde residió durante años como diplomática), Ángola, Bulgaria, Canadá, Costa Rica (donde residió largo tiempo), Checoslovaquia, España, Estados Unidos de Norteamérica, Guatemala, Hungría, Japón, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Polonia y la URSS. En 1986, comienza una fase profesional con la Universidad para la Paz, creada por la ONU en Costa Rica, donde gana el primer lugar, para realizar el Monumento al Trabajo, al Desarme y la Paz, el más grande de mesoamérica y uno de los mayores del mundo dedicados a la Paz.. En 1988 fue ponente en evento del CSUCA (Consejo Superior de la Confederación de Universidades de Centroamérica) con trabajo sobre la cultura caribeña que luego presentó en encuentro internacional de la Universidad de Kingston (Jamaica). Durante ese período, en sus viajes a Cuba, realiza trabajos escultóricos y estrena la performance poético-plástico-musical La Casa de Nadie en el Gran Teatro de La Habana, mientras en el Museo Nacional de Bellas Artes, se representa Encuentros, única obra teatral creada en versos y estrenada en Cuba con la temática del llamado Encuentro de las dos culturas (1492). Entre 1995 y 1997, viaja incesantemente a España, y llega a Canarias –convenio de colaboración propiciado por la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE)–; de las ciudades más relevantes: Barcelona; en España realiza varias esculturas y presenta su plaquette: Rezo a los Cemíes: oraciones para hacer hablar a los dioses / Entrevista con Cuatro Dioses / Óleos sobre tela y piezas en cerámica de arte "Neotaíno". Diseña el cartel oficial de uno de los Festivales del Sur, y participa sobre escenario narrando un cuento suyo en una de las ediciones del Encuentro Iberoamericano de Narración Oral Escénica (Canarias, fundado y dirigido por Francisco Garzón Céspedes) a lo que sumó otras participaciones en ese evento. Su obra artística y literaria motivó un documental de Andrés Torres premiado en el Festival de Radio, Cine y Televisión de la Unión Nacional de Escritores y Artistas (UNEAC) de Cuba (1984). Es Miembro de Honor de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y pertenece a las secciones de Artes Plásticas y Literatura de la UNEAC. Ostenta la condecoración Distinción por la Cultura Nacional y la Orden Félix Elmuza, y ha sido galardo-nada con varias medallas y otras órdenes. Es Hija Ilustre de Sancti Spíritus su ciudad natal y tiene la Giraldilla de la Ciudad de La Habana y de su Oficina del Historiador de la Ciudad. A su obra se han dedicado ensayos, artículos, libros. Obra literaria publi-cada en libros: Desde mí. Poesía. La Habana, Cuba, 1957. Poemas de la Revolución. Universidad Central de Las Villas. Cuba, 1962. Grito de paz. Poesía y Teatro. Editorial Nacional. La Habana, 1964. Condenados. Novela testimonio. Editorial Siglo XXI. México, España y Argentina, 1976. Una gran moneda sin escudos. Poesía y narración. C.T.C. La Habana, 1973. Proa desde la historia. Ensayo. La Habana, 1975. La casa de nadie. Ensayo artístico literario. Extensa entrevista introductoria de F. Garzón Céspedes. EDUCA (Universidades Centroamericanas). Coedición con la Universidad para la Paz, ONU. San José, 1989. Reina de la noche. Cuentos parasicológicos. Prólogo del poeta hondureño Juan Ramón Saravia. 1ra. Edición: EDUCA, Costa Rica, 1989; y, 2da. Edición: Ediciones Unión. La Habana, 1993. Corocote. Entrevista con cuatro dioses. Investigación sobre Cosmogonía Taína. La Habana, 1993. Atabey. Entrevista con cuatro dioses. 1993. Bayamanaco. Entrevista con cuatro dioses. 1993. Yucahuguama. Entrevista con cuatro dioses. 1993. Rezo a los cemíes. Poesía y obras escultóricas sobre dioses tainos. La Habana, 1993. Vigencia del pensamiento martiano en el siglo XXI. Ensayo. COFAHACA. San Salva-dor,1995. Las culturas precolombinas costarricences y del área. Ensayo. Editorial Universidad Nacional de Costa Rica. San José, 1996. El camino infinito. Antología poética. Prólogo conformado por opiniones de intelectuales de numerosos países. Ediciones Unión (UNEAC). La Habana, 2004. El ritual de la Cohoba. Ensayo. Nuevo Milenio. La Habana, 2006. Viaje al sexto sol. Ensayo novelístico. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 2007. La amante japonesa del obispo kamikaze. Novela EE. UU., 2008. Ego sum qui sum, obra éscultórica, pictórica y literaria. Prólogo de Guillermina Hernández. Gobierno de Canarias. La Orotava, Tenerife, I. C., España, 2009. Entre las personalidades cubanas que han prologado sus libros: Rafael García Bárcenas, Lisandro Otero, Julio Le Riverend, Manuel Rivero de la Calle... Su libro más reciente Piel de sílabas / Antolog-ía Poética 1957/2011, cerca de 300 páginas con selección, edición y exordio de Rafael Orta, palabras al lector de Carmelo González, se complementa con un disco que incluye versos musicalizados por ella y por su hijo Jorge López Marín, uno de los directores de la Orquesta Sinfónica Nacional y renombrado músico, mezclando la voz de la escritora con lo melódico. No todos los poemas de la presente antología (COMOARTES) aparecen en Piel de sílabas. Ha participado en más de 100 exposiciones y tres de sus obras escultóricas han sido declaradas Monumento Nacional. Es la autora del conjunto escultórico más grande de Mesoamérica y uno de los mayores del mundo dedicado al tema de la Paz. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.